CRÓNICA | La clarividente que lucha contra espíritus malignos en Barranquilla
El titulo es:CRÓNICA | La clarividente que lucha contra espíritus malignos en Barranquilla
Foto detalle: 
“Hay mucha gente que no sabe lo que está haciendo y abre canales innecesariamente con presencias malignas. Yo me dedico a cerrar esos canales. | Daniela Mercado
aldia_web
Leonardo Carvajalino

CRÓNICA | La clarividente que lucha contra espíritus malignos en Barranquilla

4.3K

Daniela Mercado asegura haber nacido con una habilidad que le permite predecir el futuro, comunicarse con espíritus, e incluso hablar con la Virgen María.

Llegué a su edificio, en la calle 91 con 64, a la hora acordada para la entrevista. El portero me dijo que no estaba, pero que la esperara, que ya venía. Media hora después recibí una llamada: era Daniela Mercado. Me contaba (predecía) que no iba a poder llegar pero que podría responder a todas mis preguntas a través del celular. Accedí...

“Esto no es un negocio, nací con un don, con un sexto sentido y busco ayudar a los que lo necesitan", me contestó cuando le pregunté cuánto tiempo llevaba en el negocio de ser medium. Madre de cuatro, se describe como una pintora, artista plástica, diseñadora de modas, pero principalmente una clarividente devota de la virgen.

Daniela recuerda su niñez llena de miedo por las apariciones constantes. “Era como la película Sexto sentido. Una vez uno me dijo: ¿No crees que existo? No me atreví a responderle”.

Hija del retratista barranquillero Wulfran Mercado, vivió su infancia en las cercanías de la clínica Asunción en una casa de cuatro pisos donde los objetos se desaparecían repetidamente. Su único consuelo era pasar su tiempo en la iglesia orando.

Estudió en un colegio de monjas, es católica y le atribuye a Dios los dones que tiene. Tuvo su primer contacto con la brujería a los 11 años, cuando encontró en la puerta de su casa una bolsa de basura con un gato negro muerto adentro. Dos años después, su padre murió de una cirrosis hepática que ella atribuye a una magia oscura, obra de una mujer y un amor no correspondido.

Como consecuencia de este evento tuvo un alejamiento de Dios, un periodo oscuro en su vida que culminó tres años después cuando, con apenas 16 años, se casó. Su suegra, Clara Pumarejo, también poseía la habilidad de la clarividencia.

No estudió en ninguna institución, ni pertenece a ninguna logia. Ha labrado su camino sola y a través de la investigación. De esta forma ha aprendido de diferentes culturas y ha recopilado sus pensamientos en una página web y un canal de YouTube. En estos toca temas variados, desde reseñas de la historia del ocultismo hasta explicaciones de los procedimientos de adivinación que conoce y estrategias de pensamiento positivo.

Planea escribir tres libros: “Uno de la virgen y todas las apariciones confirmadas que no cubren los noticieros, otro sobre mi trabajo porque hay mucha confusión y mucha gente que busca hacer daño con estas habilidades que están hechas para el bien. El tercero es mi autobiografía. Quiero compartir mis experiencias desde pequeña hasta hoy.”

Cuando hablamos del tema de la iglesia y el rechazo que presentan frente a sus actividades, ella mencionó el nombre de Pio de Pietrelcina, un santo canonizado en 2002 por el papa Juan Pablo II. Sufría del fenómeno de estigmas  pasionarios: heridas visibles en los lugares donde fue herido Jesucristo durante su muerte. Pio fue objeto de varias investigaciones por parte de la iglesia, en un intento por  corroborar la veracidad de su testimonio, de las cuales resultó excomulgado hasta que años después fue reintroducido, aceptado y venerado.

“¿Y la ciencia?”, pregunté. “Es muy importante. Dios le dio al hombre la ciencia. Hay que desarrollar el cerebro. Yo investigo todos los días y me instruyo. Nunca le he dicho a alguien enfermo que yo lo puedo curar, así como también hay muchos que ningún médico los puede curar y yo los puedo ayudar. Hay muchas personas con enfermedades mentales que piensan que están embrujados y muchos que les hicieron brujería que están en asilos. Mi objetivo es ayudar a todos los que pueda”. 

“¿Cómo se lee el futuro de alguien?”, indagué en un intento por aterrizar la conversación a sus procedimientos. “Las cartas, el café, las manos son medios, pero yo puedo usar cualquier cosa, te puedo leer hasta las baldosas del piso, solo con ver a la persona ya sé”, respondió en tono risueño.

“¿Cómo llega la información a usted?”, continué. “La información viene de afuera, en mi cabeza me siento como una figura muy pequeña en una biblioteca inmensa buscando unos archivos en carpetas. Cuando lo abro sé todo, lo que ha pasado y lo que le va a pasar a la persona y apenas lo cierro se me olvida todo. Se me puedo olvidar hasta el nombre de la persona. Una cliente mía, una psicóloga, me dijo una vez, ‘Ah es que tú tienes acceso a los registros akáshicos’. Habla con una inflexión factual, irradia seguridad en su manera de hablar y disfruta combinando palabras coloquiales con términos técnicos.

La muerte de su padre la ha llevado a querer ayudar a todos los que son víctima de la brujería. Cuando le cuento que iré en calidad de cliente a algunos lugares me recomienda tener cuidado:Hay mucha gente que no sabe lo que está haciendo y abre canales innecesariamente con presencias malignas. Yo me dedico a cerrar esos canales. Yo no amarro a nadie ni separo parejas, esas cosas se terminan devolviendo. Cualquiera puede convocar esos espíritus malignos y por eso es que hay tanta secta suelta por ahí. Como el caso de la muchacha que mató el chamán ese en Soledad, Estrella.*”

Por último, hablamos de astrología. Afirma que esta disciplina solo funciona cuando es practicada de manera personal y se remite a los Reyes Magos como astrólogos que trabajaron en conjunto con Dios.

Cuando quise agradecerle por la conversación me interrumpió para decirme: “Dios no creó solamente el mundo, hizo todo el universo e impuso diez reglas que se resumen en una: Amarnos todos. Y mucha gente hace caso omiso de eso y por eso es que hay tanta enfermedad, muerto y conflicto por ahí. ¿Si me entiendes? Que la virgen te bendiga y te proteja”. 

Por: Leonardo Carvajalino

Compártelo en:
Construido para ti con info de: