El extraño presagio que tuvo Yadira antes de saber el macabro final de su hermano
El titulo es:El extraño presagio que tuvo Yadira antes de saber el macabro final de su hermano
Foto detalle: 
Yadira Prens, hermana de la víctima, presintió el momento en que mataron al Mello.
aldia_web
Redacción ALDIA

El extraño presagio que tuvo Yadira antes de saber el macabro final de su hermano

3.9K

El CTÍ de la Fiscalía adelantó las diligencias de levantamiento y traslado del cuerpo a la morgue de Medicina Legal en el barrio Zaragocilla. La Policía adelanta las investigaciones.

Yadira Prens De Ávila sintió en su venta de fritos la necesidad de sentarse porque un intenso dolor, que semejaba una lanza, le atra­vesaba el pecho y no la dejaba se­guir trabajando, el pasado domingo a las 5:00 de la tarde. Una hora más tarde, una sobrina la llamaba para informarle que a su tío, Dagoberto Prens, de 43 años, lo habían asesinado sentado en la terraza de la casa. El atentado se registró en el barrio La Quinta al mediodía y solo seis horas después decidieron avisarle. Fue en ese momento que Yadira entendió que la taquicardia que sentía era su querido hermano que se estaba despidiendo.

La dolida mujer precisó que su allega­do era una persona sana que se ganaba la vida como cotero. El domingo trabajó du­rante la mañana y al llegar a la casa salu­dó a sus mascotas en el patio y se sentó un rato a tomar fresco en la terraza. Un pistolero llegó por la parte de atrás y sin mediar palabra alguna le hizo un solo tiro a la cabeza y cayó al pavimento sin que hubiera tiempo de que fuera trasladado a un centro asistencial.

Nadie sabe nada sobre lo que ocurrió y aún los allegados de la víctima no entienden quién pudo ha­ber asesinado a Dagoberto. Ellos coinci­den en que era un hombre dedicado a su trabajo, apreciado por los vecinos y no tenía enemigos ni amenazas.

En medio del dolor que se le refleja en el rostro, Yadira sostuvo ayer en Medici­na Legal que deseaba tener en frente al asesino para poderle preguntar la razón por la que había asesinado a su hermano. “Lo que más recuerdo de él era su buen humor porque pasaba mamando gallo todo el día. Era muy berrochón. La fra­se favorita de él era lo que decía Diome­des, con mucho gusto”, sostuvo la mujer mientras caminaba desesperada de un lugar a otro tratando de encontrar con­suelo en los brazos de su esposo.

Te puede interesar

Compártelo en:
Aquí se habló de:
Construido para ti con info de: