ESPECIAL | El show de Freddy Colombo debe continuar
El titulo es:ESPECIAL | El show de Freddy Colombo debe continuar
Foto detalle: 
"No entiendo a los que dizque me iban a ayudar y no lo hicieron, les serví fue para fotos en redes sociales y programas en la televisión”. | AL DÍA
aldia_web
Roberto Llanos Rodado

ESPECIAL | El show de Freddy Colombo debe continuar

242

Este artista popular atraviesa por un duro momento que lo tiene a punto de quedar ciego.

Ni él mismo tiene claro si son las penurias por las que atravie­sa, la nostalgia por el aplau­so del público, o las voces de aliento de sus amigos... O las tres cosas juntas, fueron las que lo impulsaron a retornar a la escena de la rumba nocturna de Barranquilla.

Es Freddy Colombo, reconocido ar­tista popular que en la Semana Santa pasada, días que muchos dedican a la reflexión y a reordenar sus periplos de vida, tomó la decisión de volver a actuar en su espacio natural: los es­taderos y las verbenas.

Regresa luego de tres años de au­sencia obligada, y reaparece en lo que más le ha gustado hacer todo el tiempo: la fonomímica y bailar salsa en medio del bullicio de la música, el vaho a licor y cerveza; y las conver­saciones a gritos de quienes lo aplau­den y admiran.

Freddy Tejedor Medrano, su nom­bre de cédula, se reencontró el Miér­coles y Jueves Santos con estos espa­cios en los estaderos ‘El Baúl de los recuerdos’ y ‘Donde Alberto’, en los que volvió a brillar como en sus vie­jos tiempos.

“Reaparezco en un momento jodi­do de mi vida, estoy sin trabajo esta­ble y a punto de quedar ciego. Perdí la vista por un ojo y el otro va en las mismas”, cuenta con un semblante sereno que parece desmentir su dra­ma real. Es que Colombo no se amila­na ante la adversidad. Todas las ma­ñanas se echa la bendición y deja su casa en el barrio Los Cusules de So­ledad, en búsqueda de una mano ami­ga que lo favorezca en medio de este trance. “Camino dando tumbos, tro­pezando, veo muy poco y todo nubla­do, pero salgo y regreso bien a casa, sigue diciendo.

En una de esas salidas tras una ma­no benefactora, encontró a un amigo, Federico Hernández, exjugador de Ju­nior que al verlo en semejante estado le recomendó buscar ayuda en Carna­val S.A.S.

Hernández le informó que la entidad que organiza las carnestolendas cuen­ta con un rubro para artistas y actores de las mismas, que atraviesan situa­ciones difíciles como la que padece. “Carnaval me ha lanzado un salvavi­das en estos momentos duros, y me está ayudando en la operación que necesito para no perder el úni­co ojo que me sirve. Le estoy agradecido”, dice.

En 1994 Freddy Colombo padeció glaucoma y tuvie­ron que extraerle el ojo izquierdo, en el que tie­ne una prótesis de vidrio. “Ahora sufro cataratas en el derecho, en el único que me sirve. La visión me disminuyó en 80 por ciento, y corro el riesgo de que también me lo ten­gan que sacar si no me ope­ran pronto. He perdido mucho tiempo por falta de recursos y ayuda”, señala.

En este viacrucis que le ha tocado padecer se lamenta de algunos que le prometieron apoyo, lo entusiasmaron y finalmente terminaron abandonán­dolo a su suerte. “Perdí mucho tiem­po esperando una promesa que nunca llegó, y eso empeoró mi situación. De mi se burlaron, me presentaron en un programa de televisión con la prome­sa de ayudarme, y aún estoy esperan­do esa colaboración”, recordó. “No voy a revelar nombre, pero sí es alguien conocido en medios”, añadió.

Mientras llega el momento de la ciru­gía, Freddy Colombo sigue ‘rebuscán­dose’ entre sus amigos que visita o en­cuentra en las calles del Centro, donde permanece gran parte del día.

“Después de la operación me viene una incapacidad larga de cuatro me­ses. Eso me preocupa”, añadió.

SUS INICIOS

Freddy Colombo pertenece a una generación de artistas callejeros que surgieron espontáneos a fi­nales de los 60, siguieron en los 70 y parte de los 80; en la épo­ca de oro de las verbenas y los picós. “En realidad soy más fonomímico que bailarín. Mi modelo fue Montedgardo, un caleño al que contrataban en las verbenas como ‘gancho’ pa­ra atraer más público con su fonomímica. Era todo un show man, rememora.

Con él aparecieron otros como ‘Hazbell’, Alcides Buenaventu­ra, ‘el Sastre’; el Negro Ray y un grupo que se llamó los ‘Presidentes de la fonomiímica’. Además de las verbenas tenían otros ambientes para sus presentacio­nes, la zona de tolerancia del barrio La Ceiba con sus bares la Gardenia Azul, la Fuente, el Íntimo, la Charan­ga, el Palo de Oro, el Sicodélico, para mencionar algunos. Y otros como el Boricua.

“En mis shows representaba a los rockeros Tom Jones, Elvis Pres­ley, James Brown; y a los baladistas Raphael, Sandro, Palito Ortega, ídolos de la época a los que veía en cine para apren­der sus movimien­tos y gestos”.

Un cuarto de su casa acondi­cionado con un espejo, además de un toca­discos con las baladas y rock del mo­mento; fueron su primer escenario.

“En una fiesta de cumpleaños en mi barrio San Roque me atreví a repre­sentar a Raphael. La cosa gustó y salí aplaudido. Después de aquello empe­zaron a invitarme a otras fiestas case­ras, y fui perdiendo el miedo”, asegura ahora con tono emocionado como via­jando a través del tiempo a aquellos años maravillosos de sus inicios.

“Mi salto al ‘profesionalismo’ fue en la verbena ‘Yo soy yo’, que hacía un se­ñor Silvera en San Roque. De ahí para adelante ya es historia”.

Colombo señala que en los shows vestían a la usanza de los artistas que imitaban, con ropa brillante, elegante y llamativa.

“En ese agite duré unos nueve años, pero veía que el ambiente era de mucha rumba y desorden; y necesitaba sentar cabeza. Decidí ingresar a la Policía, y por ende me tocó dejar a un lado el pa­pel artístico. Solo actuaba en los even­tos culturales de la institución”, añade.

En la uniformada permaneció sie­te años hasta que en 1989 tuvo pro­blemas con el comandante de ese en­tonces, el coronel Jesús Emilio Duque Montoya. “Salí de la Policía y quedé ‘brazos abajo’. ¿Ahora qué hago? Me preguntaba. No tenía trabajo yme da­ba susto volver a los escenarios”.

WILLY SALSITA

Durante esa ‘duda metódica’ sobre lo que iba a hacer en la vida, encontró en la calle a ‘Willy Salsita’, destacado bailarín de salsa de la ciudad. “Me in­vitó a que lo acompañara en un reco­rrido por estaderos. Su apoyo me dio valor y salí de nuevo al ruedo con bala­das y música americana, en tanto Wi­lly se fajaba con la salsa. La sorpresa fue que todavía me recordaban, volví a gustar. Esa noche recogí $50 mil, un platal en la época”.

A partir de ahí renace el Freddy Co­lombo artista, y comienza de nuevo a recorrer estaderos, fiestas y eventos empresariales.

“En el Centro reinaban el Taboga, Mi Gente, el Milán, pero también me pre­sentaba en otros estaderos. Eduardo Gutiérrez, del Taboga, organizó una vez el primer concurso de fonomímica y lo gané yo”. En el Taboga Colombo pa­só luego a otro papel: presentador de espectáculos con micrófono en ma­no. “Los sábado allí había encuentros de coleccionistas, de disc-jockeys, de clientes, etc, y me encargaron de la animación de esos especiales”.

JAIRO PABA Y MAURICIO RIEDER

Con la experiencia en el micrófono Freddy Colombo se relacionó con dos figuras de la radio local, Jairo Paba y Mauricio Rieder, vinculados enton­ces a RCN. Con Jairo permaneció 15 años, hasta su muerte el 5 de junio de 2015. “Le colaboraba en sus espacios Buenos días con Jairo, Viernes para recordar y Sábados de Rumba”.

Con Rieder estuvo apoyandolo en las Caravanas de la alegría, progra­mas musicales de radio descentra­lizada que recorría los barrios de la ciudad.

“Fue una experiencia maravillo­sa con ambos, pero Jairo Paba era muy especial conmigo. Yo lo con­sideraba un padre, ahora me hace mucha falta. Cuando el problema del glaucoma Jairo no solo costeó la operación en la clínica Yepes Porto, sino que me mandó a poner el ojo de vidrio que aún conservo. Eso no lo hace todo el mundo. Eter­namente agradecido con él, dice con melancolía.

Tras la muerte del ‘Líder’, Freddy Colombo se dedica a la animación promocional en los almacenes del Centro.

De esto sobrevivía cuando en el 2016 lo sorprendió una isquemia ce­rebral en momentos que dormía.

Al recuperarse de las secuelas de movilidad que le dejó el accidente cerebro vascular, le ocurrió lo del ojo que ahora lo tiene a punto de quedar ciego. Sin embargo, espera optimista que la ayuda de Carnaval S.A.S se concrete este mes, porque según él mismo afirma, el Show de Freddy Colombo, debe continuar…

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: