Ezequiel Julio: un ‘cheque’ con fondos de buena radio
El titulo es:Ezequiel Julio: un ‘cheque’ con fondos de buena radio
Foto detalle: 
Ezequiel Julio De Ávila, de 65 años, comenzó su carrera radial el 22 de noviembre de 1973. Se ha destacado en la parte musical , deportiva y noticiosa.
aldia_web
Jonathan Díaz Cárdenas

Ezequiel Julio: un ‘cheque’ con fondos de buena radio

54

El locutor barranquillero celebra 45 años de carrera. Ha estado ligado a lo musical, deportivo y noticioso.

El único ‘cheque’ que no se hizo efectivo en plata contante y sonante, sino en puras palabras; es Ezequiel Julio De Ávila, locutor barranquillero que por estos días celebra 45 años de carrera. El ‘Cheque’, como le dicen en el gremio, ha pasado por casi todos los frentes de la Radio: lector de noticias, locutor de cabina en emisoras musicales, narrador deportivo y animador de espectaculos al aire libre.

Relata que en sus años de bachiller en el Colegio Inem se la pasaba metido en el radioteatro de La Voz de la Patria; y un día cualquiera se le acercó al famoso hombre de radio Pompilio ‘el Tocayo’ Ceballos, conductor del programa humorístico La hora de la Simpatía, uno de los de mayor audiencia de la época.

“Le dije que quería intervenir en su programa. Me preguntó qué sabía hacer y le contesté que narraría un partido de béisbol. El hombre me quedó viendo algo incrédulo y quedó en avisarme. Pasaron varias semanas hasta que una vez llegó tragueado y me dio la oportunidad. En un par de minutos logré convencerlo de mi talento”, rebobina el casete El Cheque Julio.

Su talento captó la atención de Eduardo ‘Chichi’ Vasallo, propietario de la emisora, quien le permitió ingresar a estudios para observar cómo se hacían los programas, y luego le ofreció hacer turnos nocturnos.

De esta manera, con solo 20 años, inició su carrera radial el 22 de noviembre de 1973. Enseguida creó el programa Noches Vallenatas, en el que le dio rienda suelta a otra de sus pasiones, la música.

UNA BIBLIA VALLENATA

Su portentosa voz y conocimiento de la música folclórica captaron la atención de Dorian Fayad, dueño de Radio Piloto, quien lo contrató en 1975. “Me convertí en investigador del folclor vallenato, hice buenas migas con los grandes del género y aún conservo en mi ‘disco duro’ mucha información.

Me preguntas por una canción y además de decirte quién la compuso y su intérprete, también te cuento alguna anécdota y datos que muchos desconocen”, expresó el hombre de 65 años. Para confirmar lo que dice le preguntamos por el tema Dime pajarito, y tras mirar al techo comienza a soltar una retahila: “El autor es Octavio Daza, oriundo de Patillal (Cesar), asesinado en inmediaciones del Coliseo Cubierto en 1980. Fue grabado por Rafael Orozco y el Pollo Irra en 1980 en el álbum Clase aparte, con el que empiezan a abrirse campo en Venezuela”.

‘El Cheque’ también trabajó como animador de grandes grupos vallenatos como los Betos, los Diablitos y Juan Piña. “Era muy distinto a lo que hacía en cabina, debía sacar todo mi carisma para mantener activo al público, fue una experiencia que me gocé al máximo”, manifiesta el locutor criado en el barrio Chiquinquirá. De andar recorriendo el país como animador de agrupaciones vallenatas, guarda un no grato recuerdo.

“En 1988, en El Bagre (Antioquia), me metí al río, creí que estaba llano, pero no fue así y me estaba ahogando. Beto Zabaleta me salvó de morir, me agarró por el afro y me arrastró hasta la orilla. Ese fue mi renacer y lo aproveché para volver a las cabinas”.

APRENDIÓ DE LOS GRANDES

En su paso por estaciones radiales como Emisora Atlántico, Olímpica AM, Radio Universal y RCN, El Cheque tuvo grandes maestros. “En 1977 fui control de Juan Gossaín en el programa El Paredón, que hacíamos de 9 a 12 de la medianoche por Emisora Atlántico.

Le aprendí mucho a Gossaín, siempre tengo en mente uno de sus consejos: ‘Antes de emitir una noticia debes tener la certeza de que sea verídica, no puedes salir con una primicia sin confirmarla’. Es algo básico, pero fíjate Gustavo Castillo, fue testigo directo de lo que era creatividad.

“Con una sola noticia era capaz de hacer un noticiero completo, tenía un don para manejar todo el espectro noticioso y lo hacía con un lenguaje muy popular. Por ejemplo, con los méndigos que mataron a trancazos en la Universidad Libre hizo varios especiales. Cuando sonaba la sirena paralizaba la ciudad”.

También fue voz comercial en las transmisiones futbolísticas de Édgar Perea. “No me dio ni un peso, me dijo que yo era muy pelao, que mi paga era la vitrina que estaba teniendo en su espacio (risas), eso me proyectó mucho”.

‘JAIRO PABA ERA UN GENIO’

Si bien su génesis radial fue gracias que muchos pecan en este principio noticioso”. En el radio periódico La Costa en Noticias por Radio Reloj, bajo la dirección de a un dramatizado que hizo como narrador de béisbol, solo a inicio de los 80 logró hacer realidad ese sueño en Radio Universal. Junto a Jairo Paba transmitió pelota caliente desde el antiguo Tomás Arrieta.

“Cada uno narraba tres entradas, los comentaristas eran Rúgero Manotas y Mariano Orozco. Se hacían chistes y también nos visitaban artistas en cabina, la sintonía era impresionante”. Precisamente fue el difunto Jairo Paba quien lo bautizó como el ‘Cheque’.

“Insistía en que mi nombre era muy largo, y me puso el ‘Cheque’, así le decían al beisbolista Ezequiel Teherán, jardinero central de la novena del Terminal. Hoy todo el mundo me conoce así. Jairo era un genio para todo, me impresionaba su carisma, indiscutiblemente ha sido el mejor locutor de cabina que he conocido, las ideas le salían a diario y con su férrea disciplina logró quedar en la historia. Nadie lo ha podido reemplazar”.

‘LA RADIO NO ESTÁ EN BUENAS MANOS’

En 45 años de vida radial Ezequiel Julio De Ávila ha hecho de todo. Sin embargo, no quiere parar, su nuevo objetivo es crear una fundación para enseñar a los nuevos locutores a expresarse adecuadamente.

“La radio no está en buenas manos, hay locutores, especialmente en la banda FM, que son muy vulgares y maltratan a las mujeres con sus comentarios. Esto es algo que me entristece, porque la radio debe ser utilizada para transmitir cultura, noticias y para educar”.

Finalmente lamentó que en su época no contó con las herramientas tecnológicas que existen ahora. “Hubiésemos hecho maravillas con los teléfonos inteligentes, internet y redes sociales, pero nos tocó con las uñas”.

Ahora presenta junto a Lao Herrera el noticiero Alerta Barranquilla, que se emite por La Cariñosa (1.550 AM) y Radio Uno (95.6 FM), de RCN, de lunes a viernes entre 5 y 9 de la mañana. Desde ese espacio sigue haciendo sus aportes para que los oyentes permanezcan actualizados y escuchando la mejor música.

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: