La maldición después de “Jackass” y el precio de ser un idiota profesional
El titulo es:La maldición después de “Jackass” y el precio de ser un idiota profesional
Foto detalle: 
Jackass 3D fue el culmen de este grupo de locos que cambiaron la forma de entretener | Foto: Hypebeast
aldia_web
Édgar Andrés Pedraza

La maldición después de “Jackass” y el precio de ser un idiota profesional

24.1K

La vida real de los cretinos más famosos de la televisión no da risa.

Hace más 16 años un grupo de jóvenes –"vagos y sucios", decían los padres que se topaban con el programa- dieron inicio a toda una era de dementes haciendo locuras en la pantalla para alegrar a miles de jóvenes que buscaban humor diferente y casi sádico. Ese extraño grupo de desadaptados, skaters, rockeros y bebedores de cerveza crearon un programa en MTV en el que su objetivo era simple: hacerse daño para hacer reír, vomitar y hasta enfadar a los espectadores. Eso era Jackass.

Ya ha pasado mucho tiempo desde esa época y la vida de sus protagonistas ya no es la misma que les mostraron a miles de seguidores por todo el mundo. El País de España hizo un recuento de sus historias y la verdad es que su actualidad no terminó siendo para nada graciosa.

Ryan Dunn


 Ryan Dunn murió en el 2011 en un accidente de automovilístico | foto: Googlezeitgeist

El 20 de junio de 2011, Dunn, quien conducía borracho, chocó su carro contra un árbol y murió de manera instantánea.

Aunque no era uno de los personajes más famosos, su muerte, junto a uno de los productores del programa, mostró el lado más sensible de Bam Margera –una de las estrellas más queridas del show-, pues no pudo soportar el fallecimiento de su amigo y entró en un peligroso círculo de depresión.

Bam Margera


Margera desmejoró su aspecto por culpa del trago y las drogas| Foto: Reddit 
 

Luego de la muerte de su amigo, quien fuera un alegre y extravagante skater, músico y adicto a los tatuajes, se convirtió en un borracho depresivo. Tras una entrevista, Margera aceptó que tenía constantes pensamientos suicidas y se le midió a mostrar su vida privada en un reality de VH1  llamado Family Therapy with Dr. Jenn para dejar el trago y recuperar su vida y, por supuesto, cobrar algunos miles de dólares.

Johnny Knoxville


Knoxville puso su voz para darle vida a una de las Tortugas ninja en la película de live action | Foto: Wallpapersglobe
 

El bueno de Knoxville fue el referente de la serie. Era capaz de montar toda clase de vehículos, dejarse disparar bolas de paintball para la portada de la revista Rolling Stone, disfrazarse de anciano para realizar escenas escatológicas y cualquier broma subida de tono que se les ocurra imaginar. Al acabar el show decidió convertirse en actor secundario de películas de éxito cuestionable como Hombres de negro 2, Las Tortugas Ninja o Los Dukes de Hazzard, fueron algunas de las cintas en las que participó.

Pero no todas las locuras en la vida de Knoxville han resultado divertidas. Luego de hacer un truco en motocicleta sufrió un accidente que le partió el pene y lo condenó a orinar a través de un catéter por el resto de su vida. 

Pero el hecho más oscuro es el pasado de su familia. Knoxville se obsesionó con conocer su árbol genealógico y en esa búsqueda descubrió que muchos de sus familiares practicaron  relaciones endogámicas e incestuosas. ¿Quién quisiera encontrarse con esto?

Steve-O


Steve-O lucha con sus problemas mentales | Foto: Etcanada
 

Era el más demente, sádico e intrépido del grupo. No tenía reparo en dejarse picar por una aguamala, graparse el escroto al pene y tatuarse su retrato en la espalda. Luego del final de la serie editó discos de rap, incursionó en el stand-up  y hasta llegó a escribir un libro. Todo con muy poco éxito.

Su estilo de vida se interrumpió abruptamente cuando intentó suicidarse y sus amigos lo internaron en un psiquiátrico. De allí salió con vida, pero su forma de ganarse la vida no dejó de ser peligrosa: ahora hace giras en las que el show central es prenderse fuego.

Chris Pontius


Pontius se volvío estrella de internet e instagram | Foto: 
 

Es el único que aprovechó Internet. Enfocó su "talento" en una página de Instagram donde tiene casi medio millón de seguidores y se dedica a hacer humor con algunos de sus ex compañeros.

 

Weeman

Jason Acuña es el nombre real del más pequeño del grupo. Paradójicamente, la acondroplasia que sufría lo hizo destacarse, pues era usado como una bala de cañón o conejillo de indias para todo lo que fuera para lanzar algo al aire. 

Weeman se dedicó al mundo empresarial y montó su propio restaurante en California.

Aunque la vida de estos personajes no pintaba mucho mejor de lo que ha resultado, esperamos que si les vuelve a llegar el éxito sea por una nueva entrega de Jackass como en sus mejores tiempos.

Más cultura pop en nuestra fan page

 

 

 

 

 

Te puede interesar

Compártelo en:
Aquí se habló de:
Construido para ti con info de: