Columna de Jimmy Cuadros: Mena debe ser apartado del club
El titulo es:Columna de Jimmy Cuadros: Mena debe ser apartado del club
Foto detalle: 
Yorleys Mena tuvo un accidente en días pasados, causando controversia en el plantel tiburón |Foto: Archivo
aldia_web
Jimmy Cuadros Rojano

Columna de Jimmy Cuadros: Mena debe ser apartado del club

365

Jimmy Cuadros, en su columna A un toque, habla sobre Yorleys Mena y lo que debería hacer el Junior luego de lo sucedido en Medellín.

Deberíamos estar hablando hoy del buen arranque de Liga que ha tenido Junior. En dos partidos ha consegui­do sendas victorias, una de estas de visitante ante el Medellín, uno de los equipos que mejor se reforzó. Del ex­celente momento y nivel que mantie­ne Vladimir Hernández (dos goles en dos partidos). De lo compacto que se ven los tiburones en la cancha y la me­moria colectiva que los hace jugar a un toque, como el título de esta columna, poniendo a correr como locos al rival.

Pero no. El acto de indisciplina que protagonizó Yorleys Mena empaña esto por varias razones: la primera, por el he­cho en sí de que un jugador del club con­duzca en estado de embriaguez y se acci­dente después de un partido; la segunda, porque el delantero le mintió a los direc­tivos, al técnico —al que hizo quedar co­mo un zapato ante la prensa—, a los hin­chas y a los medios de comunicación al decir que no estaba tomado y la tercera, porque desde aquella trifulca que prota­gonizó Luis Narváez con un vecino en el barrio El Bosque, no se habían presenta­do actos de indisciplina en el club.

Y precisamente ese era uno de los aspectos mejor calificados de Alexis Mendoza, que había recobrado la dis­ciplina, el orden y el respeto dentro del plantel. Por eso, y porque el DT le tra­gó entero al delantero y lo defendió a capa y espada ante los periodistas que cubrieron el entrenamiento el lunes en la mañana, Mendoza debe apartar del equipo a Mena y no utilizarlo nunca.

Si no lo hace, su autoridad podría quedar en tela de juicio y daría pie pa­ra que la historia de Luis Quiñones y Luis Páez —y otros tantos— se repita. Los directivos deberían apoyarlo en es­ta decisión. La disciplina debe ser una política institucional.

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: