Anuncio

En fotos: ¡Diomedes sigue vivo para su fanaticada!

Con canciones, un arreglo floral y una gran afluencia de público fue recordado el 'Cacique de la Junta'

Por: Redacción ALDIA
aldia_web 162
1
/
aldia_web
Los fanáticos siguen llorando al 'cacique'
aldia_web
Aún son muchos lo que recuerdan a Diomedes como uno de los grandes del vallenato.
aldia_web
Una gran ofrenda floral adornó la tumba del cantante
aldia_web
Con rancheras fue conmemorado el aniversario de la muerte de Diomedes Díaz.
aldia_web
A los más pequeños se les sigue inculcando la música del 'Cacique'
aldia_web
Los fanáticos siguen llorando al 'cacique'
aldia_web
Cientos de personas se reunieron para hacer un homenaje al cantautor vallenato
aldia_web
Rafael Santos, hijo de Diomedes Díaz, agradeció a la fanaticada por seguir queriendo a su padre
aldia_web
Rafael Santos, hijo de Diomedes Díaz, agradeció a la fanaticada por seguir queriendo a su padre
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
Compártelo en:

Alrededor de la tumba de Diomedes en el cementerio Jardines del Ecce-Homo de Valledupar fue necesario instalar varias vallas metálicas para contener a los cientos de seguidores que llegaron al camposanto para rendirle tributo una vez más a su ídolo musical, con ocasión del segundo aniversario de su muerte. Detrás de las barreras, hombres, mujeres y niños cantaban sus canciones, portaban afiches, carátulas, gorras, camisetas y fotografías de El Cacique de La Junta, para ratificar el fervor y admiración por el artista, fallecido el 22 de  diciembre de 2013 a causa de un paro cardíaco. Aunque no se reponen de la pérdida, dicen que Diomedes sigue vivo en sus corazones, y que su mayor legado son sus canciones.

Desde tempranas horas ayer asistieron al cementerio para conmemorar la fecha, que para muchos es una de las más tristes de su vida, como lo señala Luz Elena Barros, quien asegura que después de la muerte de El Cacique entró en una profunda depresión, que la llevó incluso a tratamiento médico.

“Es como si hubiera muerto una parte de mí. Llevo dos años de luto, vestida de negro y lloro todos los días, no me repongo de esto”, señala esta mujer oriunda del municipio de Codazzi (Cesar), quien asegura creció escuchando los cantos del artista nacido en La Junta (La Guajira). Luz Elena llevó flores a la última morada de Diomedes, se aferró a la tumba y pedía fuerzas a Dios para soportar su dolor.

A pocos metros de esta seguidora estaba Yovanis González, otro fanático que sostenía en sus manos un afiche del ‘Papá de los Pollitos’. El hombre rememoró un poco lo que generaban sus canciones para esta temporada. Ni el inclemente sol, ni los empujones de quienes querían estar en primera fila, desde las 7 de la mañana para acompañar al ídolo del vallenato, le bajaron los ánimos a González. “Esta es una época triste porque sabemos que murió Diomedes, pero también lo recordamos con alegría, porque siempre acostumbraba a ponernos de fiesta con sus canciones”, dijo. Apolinar Olivera, no solo afirma ser un seguidor ferviente de Diomedes, sino que por su parecido físico con el artista, en los últimos cinco años se ha dedicado a personificarlo.

“Me visto como El Cacique, tengo la colección de todos sus discos, canto sus éxitos y la gente se toma fotos conmigo”, sostuvo este comerciante residente en el municipio de Cereté (Córdoba), de donde llegó a Valledupar. “Estaba en deuda con Diomedes, porque debí venir cuando murió y no pude,

Recordándolo con rancheras

Joaquín Guillén, amigo del fallecido cantante, manifestó: “A mi compadre Diomedes le gustaban las rancheras, especialmente de José Alfredo Jiménez y Antonio Aguilar, por eso hemos querido recordarlo con música mexicana”. El mariachis Garibaldi de Valledupar, fue el encargado de interpretar las canciones en honor a Diomedes. Con las voces de sus seguidores a todo pulmón cantaron los temas Amigo, Nadie es eterno en el mundo, Ya viene amaneciendo y El Rey.

A los actos conmemorativos se sumó Orlando Liñán, el actor que personificó la vida del artista en la novela Diomedes, El Cacique de La Junta, quien interpretó los éxitos La Vida y Tres Canciones’, siendo coreado por los fanáticos, que aplaudieron. “A Diomedes tenemos que recordarlo con canciones, él nos dejó este legado y tenemos que conservarlo”, indicó Liñán.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando Keiner Andrés Pineda, un niño de 6 años, logró colarse entre las vallas y la multitud, y con los ademanes propios de El Cacique empezó a interpretar algunas de sus canciones. Esto se convirtió en una muestra de que Diomedes Díaz está vigente en las generaciones futuras.

‘Gracias por querer a mi papá’

Rafael Santos Díaz, hijo del ‘Monstruo del Vallenato’, agradeció a la fanaticada por seguir queriendo a su padre y a sus canciones. “Gracias a todos los seguidores por esa manifestación de cariño que le han dado a mi papá, lo acompañaron en vida y lo continúan haciendo después de su muerte”, sostuvo. Dijo que “Diomedes fue un gran padre y el mejor cantante del mundo, por eso estamos aquí, por habernos dado tantas cosas bellas, por darnos su legado que hay que cuidarlo. Ahora nos hace más falta, pero aquí están sus canciones, todo esto nos hace recordarlo, él era un hombre noble”.

 

REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Compártelo en:
Anuncio
Aquí se habló de:
Construido para ti con info de:
Anuncio
Anuncio