Les explicamos 12 pasos para distinguir a un político de un politiquero
El titulo es:Les explicamos 12 pasos para distinguir a un político de un politiquero
Foto detalle: 
Imagen para ilustrar la nota | Internet
aldia_web
Redacción ALDIA

Les explicamos 12 pasos para distinguir a un político de un politiquero

258

Para recordar... después no diga que no se lo advertimos, ojalá que hayan hecho buen uso de este documento para que la democracia resulte fortalecida.

Cuenta la historia que cierta vez en época de elecciones un joven inquieto le preguntó a un sabio de su ciudad acerca de por cuál de los candidatos le aconsejaba votar. El viejo pensador le respondió: “Votes por quien votes….te vas a arrepentir…” Para no llegar a ese razonamiento lleno de resignado escepticismo se requiere enfrentar esta experiencia electoral que hoy vive Colombia desprendiéndose de toda subjetividad y emoción. Es por esto que antes de tomar esta trascendental decisión de escoger nuestros padres de la Patria del próximo período, resulta útil analizar concienzudamente y con total objetividad las distintas opciones de candidatos a la luz de criterios como los que a continuación pasamos a desarrollar.

PERFIL DE UN “BUEN POLÍTICO”

Existe el consenso de que un buen candidato a cargos elección popular debe reunir al menos algunos de los siguientes requisitos:

1.Poseer una genuina vocación por lo social y lo público: su prioridad 1-A debe ser siempre servir a la comunidad y contribuir al éxito y el mejoramiento de la calidad de vida de la población a la que representan. Debe poseer una particular sensibilidad por los más necesitados. La pobreza, la falta de educación y empleo deben ser su principal preocupación. Es por esto que nunca se debe promover a aquellos aspirantes que se acercan a la cosa política porque no han encontrado nada mejor en sus vidas personales o profesionales.

2.Liderazgo: La capacidad de ser líder le da a un político la habilidad de influir positivamente en las personas que lo rodean, con sus ideales y sus acciones.

3.Excelente preparación académica: Las buenas ganas de ayudar al país deben estar acompañadas de una excelente preparación profesional y un pleno dominio de la administración pública.

4.Niveles excepcionalmente altos de energía y habilidad de enfocar en las tareas inmediatas. Los mejores políticos son muy organizados y priorizan sus actividades diarias, semanales y a más largo plazo sabiendo a qué objetivos dedicarles su tiempo, sus energías y sus demás recursos disponibles.

5. Notables habilidades de negociación: un bueno político escucha muy atentamente a la contraparte, no solo para entender sus razones, sino en especial para persuadirlos para llegar a un consenso.

6.Transparente: el político ideal no debe tener ningún secreto o tachadura en cuanto a su gestión pasada. Es por eso que quien va a votar debe investigar cómo han manejado los diferentes candidatos en el pasado el dinero público y los procesos que ha gestionado.

7. Consistente: un político debe cumplir lo que algún día prometió, sino perderá credibilidad. Durante la época de proselitismo sus promesas deben ser creíbles y razonables cayendo en los terrenos de lo realizable a futuro. Es de reconocer como normal que no todas las promesas se pueden cumplir por lo que cabe pedir a los políticos que reconozcan sus limitaciones.

8.Tener capacidad de Autocrítica: el ego y la grandilocuencia son dos de los peores enemigos de un político. Hay que saber cuándo se comete un error y cuándo disculparse. Un político es capaz de aprender de sus fallos y hacer mejor las cosas en el futuro.

9.Debe apoyar todo proyecto: bueno así haya sido propuesto por adversarios o por personas que no pertenecen a su organización política.

10. Tener un excelente equipo asesor: Todo político necesita estar bien informado para tomar decisiones efectivas. Para ello es fundamental que trabaje junto con un adecuado equipo asesor

11.Ser Realista: ser capaz de marcarse objetivos y metas factibles, posibles de alcanzar.

12.Ser decidido: Tener carácter y ser consciente y oportuno de cada decisión u opción que escoge. Poseer alta autoestima: son muy cuidadosos de preservar la limpieza de su nombre, su prestigio y su imagen profesional. Son buenos comunicadores y muy empáticos: por lo que suelen caer bien a todo tipo de persona.

13.Humildad: nunca olvidarán de dónde son y provienen lucharán por no sucumbir ante las ínfulas de poder y excesos del ego. Algunos de ellos llegan a ser ególatras, tienen la necesidad de ser admirados y se creen superiores al resto de las personas.

PERFIL DE UN “POLITIQUERO”

Partamos de la base de que un politiquero es aquel que piensa que cualquier tipo de poder es un medio para conseguir sus propios intereses eliminando los de su comunidad. Cuando llega a ser gobernante el politiquero ejerce el poder para enriquecerse a cambio de la pobreza de los más necesitados. El politiquero tiene un modus vivendi y un modus operandi que a continuación detallamos:

1.Demagogo: no tiene argumentos ni propuestas conceptuales de peso e importancia. El politiquero habla de cuestiones políticas y de los problemas sociales sin capacidad para ello.

2. Se enriquecen de la política: los malos políticos viven y usufructúan de la política acumulando propiedades y bienes a costa de coimas, comisiones de contratos con el Estado. Han hecho una fortuna especializándose en sacarles recursos al presupuesto estatal.

3.Chanchullero y sinvergüenza: Su pasado está lleno de bribonadas, vivezas, hechos de engaño, deshonestidad, inmoralidad, traición, mentira, incumplimiento, etc. Es un pícaro, embustero, medio ladrón, oportunista e insensible al dolor ajeno.

4.Hace promesas irrealizables: en sus discursos presenta propuestas descabelladas ( actualmente existe un politiquero en el interior que propone aprobar casarse dos veces para combatir la infidelidad. Gozan mintiendo, prometen maravillas y jamás cumplen lo que prometen.

5.Eterno candidato: aparece cada tres o cuatro años con las mismas mentiras a embaucar a un pueblo que ansioso espera mejores días.

6.Montan una obra teatral en épocas pre-electorales: en estas épocas se transforman en seres accesibles, sensibles, sonrientes y cariñosos. Cual camaleones mimetizan su mirada, la voz, la palabra, el gesto, los sentimientos fingidos los cuales han sido estudiados como instrumentos sutiles para la farsa y el alegre engaño colectivo.

7.Uso de prácticas de campaña desleales: practican el clientelismo, compran votos a gente necesitada, hacen trashumancia electoral, manipulan encuestas y planillas, hacen el”carrusel”, retienen cédulas, hacen guerra sucia difamando y desinformando a través redes y medios, etc.

8.Insensibilidad emocional: son fríos y calculadores Ignoran a los demás, no piensan en sus emociones, ni sentimientos. Carecen de empatía para conectarse emocionalmente con los demás,

9.Es imprudente al hablar: El mal político jamás trata de solucionar los conflictos sino que los incendia con declaraciones y acciones temerarias, y si no puede hacerlo, busca soluciones por salir del paso. Escenifican peleas con los demás candidatos sin argumentar algún ideal o concepto serio.

10.Tendencias psicopáticas: Algunos de ellos son manipuladores pues violan los derechos y libertades de los demás, cometen actos delictivos sin aceptar su responsabilidad o culpa de los delitos cometidos y nunca muestran arrepentimiento, al menos de cara de la sociedad.

11.Nula aceptación de las normas éticas y morales, aunque en muchos casos no se les note

12.Practican el arte del “Ocultismo” una vez son elegidos: después de elecciones se esconden y les “bailan el indio” a la mayoría de los que votaron por ellos. Gracias a Dios no todos los políticos son politiqueros....pero muchos se camuflan siendo difícil distinguir unos de otros. Es por eso que resulta vital hoy día de elecciones que los votantes agudicen sus sentidos para tomar sin equivocaciones esta decisión trascendental de escoger a quienes determinarán el futuro del país en los años venideros.

Información de Roque Herrera M.

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: