Karina Rojas es un ejemplo de gran tenacidad en 1,20 metros de estatura
El titulo es:Karina Rojas es un ejemplo de gran tenacidad en 1,20 metros de estatura
Foto detalle: 
Karina Rojas es docente, conferencista y activista de los derechos de las personas de talla baja.
aldia_web
Dálida Orozco Ramos

Karina Rojas es un ejemplo de gran tenacidad en 1,20 metros de estatura

250

Hoy se conmemora el Día Mundial de las Personas con Talla Baja.

Para Karina Rojas el mundo se quedó pequeño cuando entendió que su baja estatura no determinaría la grandeza de su felicidad y mucho menos los agigantados pasos que podría dar en su vida. Esta cartagenera de sonrisa fácil, diagnosticada al nacer con acondroplasia, la condición más común dentro de la población con enanismo o baja talla, se ha convertido a sus 48 años en la inspiración de cientos de jóvenes y niños de Cartagena que ven en ella una verdadera muestra de tenacidad, pero sobretodo de amor por lo que es y lo que se hace.

Karina es una de las autoras de la campaña ciudadana ‘Si me ves’ con la que se busca sensibilizar a los colombianos acerca de la necesidad de acabar con los estigmas que rondan a las personas de baja estatura. La campaña difundida a través de redes sociales, colegios y organizaciones sociales, es una apuesta comunicativa para resaltar el ‘Día Mundial de las Personas con Talla Baja’, que nació hace nueve años como un reconocimiento a una de las primeras personas que trabajó para dignificar a los derechos de esta población en el mundo, el actor estadunidense William John Bertanzetti.

“Este no es un día para que nos feliciten. Es un día para sensibilizar, para tomar conciencia. La talla baja es la única condición de discapacidad que causa risa, es una condición que está estigmatizada desde la historia, y lo que buscamos es aportar a que se abra el debate sobre el respeto y la necesidad de exigir y hacer valer nuestros derechos”, aseguró la mujer de 1.20 metros de estatura, detrás de un pupitre acondicionado especialmente para ella en el Colegio Eucarístico de Santa Teresa, donde hace más de 20 años es docente y coordinadora de pastoral social.

La historia de Karina no es la misma de muchos de los hombres y mujeres con su condición. La licenciada en educación, conferencista internacional y activista, asegura que en promedio en Colombia, la población con enanismo que ha logrado profesionalizarse no sobrepasa en este momento los 40 años.

Dice, mientras detalla los problemas respiratorios y hasta a nivel óseo y muscular que enfrentan cada día debido a su morfología, que la estigmatización social los reduce a trabajar en espectáculos de circo, show de magia y/o comediantes, y que por ello, llegar a las universidades, no es la opción de muchos.

“Me gusta trabajar con jóvenes y niños porque son ellos quienes finalmente van a seguir luchando por reivindicar nuestra condición. Hay que mostrarles que somos diferentes, pero que eso no nos impide ser grandes profesionales, trabajar con buenas condiciones laborales y sobretodo no nos impide hacer lo que nos hace felices”, asegura la cartagenera que en el 2011 fue invitada al programa del famosísimo presentador Don Francisco, en la ciudad de Miami.

UN LLAMADO AL ESTADO

La ley 361 de 1997 estableció que las personas con enanismo en Colombia debían tener los mismos beneficios y garantías de la población con discapacidad, sin embargo Rojas detalló que en la actualidad son pocos- y casi nulos- los espacios públicos adaptados o creados para ellos, el acceso al mercado laboral sigue siendo muy bajo, y desde la institucionalidad no se está promoviendo la inclusión y el respeto hacia las personas de baja talla.

“Yo creo firmemente que tenemos que seguir adelante, tenemos que seguir trabajando y dando esta batalla para ganar el reconocimiento que merecemos. Es algo que no podemos hacer solos, necesitamos a las familias, a los amigos, a esas personas que no dan soporte y que nos motivan cada día”, recalcó la mujer.

Karina es feliz. No es necesario preguntárselo. Ella lo demuestra cuando en medio de una conversación de cinco minutos hace tres o cuatro chistes, cuando canta desparpajadamente mientras saluda a sus compañeras de trabajo, y especialmente cuando le sonríe a quienes con mirada escrutadora le recuerdan que no hace parte del promedio.

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: