La historia completa de la avioneta que se precipitó a tierra en Soledad
El titulo es:La historia completa de la avioneta que se precipitó a tierra en Soledad
Foto detalle: 
José Manuel Montenegro tuvo que salir de la avioneta y ubicarse en la cola de la aeronave, donde fue rescatado por unos pescadores de la zona. | AL DÍA
aldia_web
Luis Miguel Arango

La historia completa de la avioneta que se precipitó a tierra en Soledad

2.6K

El piloto José Montenegro, único tripulante, solo sufrió heridas leves.

“Permiso para aterrizar por emergencia...”, fue lo último que le escucharon a José Manuel Montenegro en la torre de control del aeropuerto Ernesto Cortissoz. Luego hubo silencio en la frecuencia radial, y más tarde se supo que la avioneta que este piloteaba, había terminado sumergida en aguas del Río Magdalena, frente a la isla Cabica, en Soledad. Por fortuna Montenegro solo sufrió heridas leves.

La aeronave, una Piper PA28 con matrícula HK-4664G de entrenamiento, despegó a las 8:17 de la mañana de ayer del terminal aéreo atlanticense al mando de José Manuel Montenegro, estudiante de la escuela de aviación Protécnica y único a bordo del aparato. El piloto tomó vuelo y comenzó así una nueva jornada del programa de maniobras básicas de la fase "Solo", del curso de piloto comercial que adelanta en la institución. En medio de la rutina el aprendiz notó que algo no andaba bien en el desempeño de la avioneta, y por ello solicitó “permiso para aterrizar en una bodega de la calle 30”, aseguró el centro de coordinación aeroportuario a la Defensa Civil.

Esta es la aeronave del accidente. 

“El joven, de 19 años, nos contó que tuvo fallas en el motor, a tal punto que se le apagó, provocando su precipitación a tierra”, dijeron los médicos que lo atendieron en la clínica Campbell de la carrera 14.

A las 8:30 de la mañana se oficializó la noticia del accidente en predios de la empresa Láminas del Caribe, carrera 15 con calle 26B, barrio Cruz de Mayo. Según testimonios de los lugareños, Montenegro dio un par de vueltas en el aire, “como viendo dónde caer”. Finalmente aterrizó en una zona fangosa, resbalando hasta el cuerpo fluvial.

Montenegro tuvo que salir del avión y ubicarse en la cola de la aeronave, donde fue rescatado por pescadores del lugar.

“Lo encontraron en la cola del avión, alcanzó a salir antes de caer al Río, y ahí lo rescataron unos pescadores”, dijeron policías que se hicieron presentes en el sector. El estudiante sufrió un trauma craneoencefálico leve y esguince grado uno en el tobillo derecho, está fuera de peligro.

Para atender la emergencia se actuó de acuerdo con los protocolos del Consejo Municipal de Gestión de Riesgo de Desastres e intervinieron la Policía Nacional, Bomberos de Soledad y Defensa civil. Albert Lachman, director de Protécnica SAS, expresó que la maniobra de su estudiante “fue perfecta, considerando que es un aprendiz”. Las fallas de la avioneta ahora son materia de investigación de la Aerocivil.

El accidente ocurrió en los predios de la empresa Láminas del Caribe, en el barrio Cruz de Mayo.

José Manuel Montenegro es bogotano y desde hace tres meses estudia en la escuela Protécnica, viene de Ibagué, donde inició sus estudios. Acumula 25 de las 200 horas de vuelo que requiere el programa de piloto comercial.

TENSIÓN EN SOLEDAD

Con la incertidumbre de no saber si había muertos tras el accidente de la avioneta en cercanías a Cabica, y con el recuerdo fresco del siniestro del avión que transportaba al club de fútbol Chapecoense, cientos de habitantes de Soledad vivieron horas de tensión durante la mañana del lunes.

Soledeños, alarmados, presenciaron la caravana de ambulancias que circuló por la calle 18.

“Dios mío, ¿esto qué es? ¡Los aviones se están cayendo!”, exclamó uno de los residentes del barrio Cruz de Mayo al percatarse de lo sucedido en las instalaciones de la empresa Láminas del Caribe.

 Incluso desde el aire fue monitoreado el accidente.

La calle 18, una de las vías principales del municipio soledeño, se convirtió en una autopista para ambulancias y patrullas de la Policía que intentaban dar con el lugar de los hechos. En los andenes la gente se asomaba y con rostros perturbados buscaban respuestas a lo que estaba pasando.

“Hace poco (lunes 28 de noviembre) fueron los muertos del equipo brasilero y ahora esto, ojalá no sea grave”, manifestó un vecino de la zona, que evidentemente aún no conocía los reportes del caso en el que José Montenegro cayó en aguas del Río Magdalena.

A las 10 a.m. inició el proceso de evacuación de ambulancias, patrullas y carros de bomberos, con ello volvió la calma a Soledad.

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: