La historia del colombiano que superó una paraplejia y escaló el Everest
El titulo es:La historia del colombiano que superó una paraplejia y escaló el Everest
Foto detalle: 
Nelson perdió media pierna derecha y quedó parapléjico luego de caer en un abismo de 20 metros. | Foto: Archivo
aldia_web
Efraín Cuadrado Mendieta

La historia del colombiano que superó una paraplejia y escaló el Everest

507

Nelson Cardona ahora le apunta a un nuevo reto.

El manizalita Nelson Cardona, de 53 años, es uno de esos colombianos obsesionados con salir adelante pese a las adversidades. Su forma de ser y su empuje por sobresalir en la vida, lo tienen actualmente a las puertas de lograr una gesta histórica, a la cual muy pocas personas en todo el mundo se le ha medido.


Nelson Cardona tiene 53 años. | Foto: Archivo


Todo esto sin tener en cuenta que perdió parte de su pierna derecha (de la rodilla para abajo) mientras realizaba un ejercicio que él le llama de “rutina”, en las montañas del Volcán Nevado de Ruiz, el 12 de marzo de 2007.

Caí en un abismo de 20 metros y me fracturé la columna, perdí todos mis dientes, sufrí varios traumas craneoencefálicos, pero la peor parte la llevó mi rodilla derecha, que quedó destruida y preferí que me la amputaran”, cuenta tranquilo ya totalmente recuperado de sus lesiones físicas y emocionales.

Fuera de eso, el golpe en la espalda lo dejó parapléjico y lo envió a una cama a depender de otros, algo que por su forma de ser, odiaba completamente. “No me resigné y a los 6 meses empecé con mi terapia. Me costó mucho pero mira donde estoy, ya escalé los grandes picos de todo el mundoy ahora le apunto al último para marcar mi retiro”.

HIZO HISTORIA EN EL EVEREST

Dos años después de su terrible accidente, tuvo que volver al Nevado del Ruiz y pasó por el mismo punto donde casi pierde la vida.“Fue muy raro, porque no me dio miedo, solo ansiedad de ver que pude evitarlo, pero un mal paso en este deporte te cambia la vida y te pone en riesgo de muerte”.

Un año después desafiaría a todo el mundo y se convertiría en el primer latinoamericano en condición de discapacidad en escalar el Everest y el tercer ser humano en todo el mundo en lograr esta hazaña.

“Me pasaron muchas cosas, junto a mi equipo, se me partió una prótesis y terminé la expedición con la que llevaba de reemplazo. De resto mi estado físico es muy bueno y no sufrimos mucho en la altura”, cuenta de su increíble aventura.

El monte Everest es la montaña más alta del planeta, con una altura de 8.848 metros sobre el nivel del mar. Está localizada en el continente asiático y marca la frontera entre Nepal y China.

Entre los escaladores es llamada la ‘Zona de la Muerte’, debido a que las temperaturas hacen que el terreno esté totalmente congelado y resbaladizo, lo cual hace que los accidentes, casi mortales, sean muy frecuentes para los que se atreven a retar esta montaña.


Nelson (derecha) siempre va a sus expediciones con dos prótesis. | Foto: Archivo


LE APUNTA A UN NUEVO RETO

Este 16 de abril, junto a un grupo de 7 escaladores profesionales, partirá hacia una nueva aventura.Intentará escalar el Monte Carstensz (Papúa Nueva Guinea), que tiene una altura de 4.600 metros sobre el nivel del mar.

“Al lograr escalar este último monte, seremos el primer equipo del mundo en lograr conquistar las siete cumbres más peligrosas del planeta, por lo cual ya estamos preparados para este reto”, dijo Nelson durante la presentación oficial del evento la semana pasada en Bogotá.

“Yo soy un escalador de sueños. Me gusta inspirar a los seres humanos para que le agradezcan más a la vida. A cada uno de nosotros nos toca ser más protagonistas y dejar de ser víctimas. Ese es el mensaje que quiero dar. La única discapacidad está en la mente”, señaló.

Para llegar a la base de la montaña nos toca cruzar una selva durante cinco días. La Carstensz tiene la particularidad de que queda en un lugar muy lejano para los colombianos (Papúa Nueva Guinea) y eso era impensado para un equipo de acá. Tenemos que atravesar una selva con mucha humedad y acampar durante seis días”, cuenta con mucha emoción.

No cree que el Carstensz sea el que marque su retiro de las montañas, porque cree que alguna otra ‘locura’ se va a inventar. “Uno no tiene límites, mira que yo no podía ni moverme y hoy estoy a punto de lograr una hazaña jamás antes realizada”.

 

Para más historias inspiradoras síguenos en nuestra FanPage 

Al Día

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: