La única mujer que se atreve a desafiar al Garabato
El titulo es:La única mujer que se atreve a desafiar al Garabato
Foto detalle: 
Hace tres años Marisol Meriño representa la muerte en el Garabato del Barrio Abajo |Foto: Luis Felipe de la Hoz
aldia_web
Jonathan Díaz Cárdenas

La única mujer que se atreve a desafiar al Garabato

534

"Me siento feliz de ser la única mujer que se pone este disfraz , con esto demuestro que el género femenino se le mide a todo", cuenta Marisol Mariño

“¡Mami, si así es la muerte que me lleve!”...Este es uno de los piropos frecuentes que le lanzan durante los desfiles de Carnaval a Marisol Meriño, la única mujer que se disfraza de muerte entre las muchas danzas de Garabato que recorren estas fiestas en Barranquilla.

La joven de cuerpo esbelto hace parte del Garabato del Barrio Abajo y lidera la coreografía del grupo. El personaje de muerte de esta  danza es más ‘carnuda’ que las otras, y por eso su show está cargado de mayores emociones, las cuales ni esta misma contadora pública, egresada de la Universidad de la Costa (CUC), puede controlar en ocasiones, según explica.

Meriño es una chica tímida, de pocas palabras, pero una vez se oculta detrás de la máscara de la muerte, se siente poseída por el espíritu de la alegría, y en vez de representar tragedia saca lo mejor de su expresión corporal para contagiar al público con su buena vibra.

Así luce Marisol cuando no caracterizala muerte. Se concidera una mujer  entusiasta y atrevida.

Mientras la maquilla Johan Parra Mazo, fundador de este garabato, Marisol Meriño comienza a contar lo que significa su experiencia, en la que lleva tres años consecutivos.

“Esto es lo más atrevido que he realizado en mi vida, pero es algo que me gozo. Me piropean mucho, me buscan para tomarme fotos, porque se dan cuenta de mi originalidad y esto finalmente me hace sentir muy feliz”, señala esta habitante del barrio Las Colinas Campestres.

El Garabato del Barrio Abajo fue fundado en 2010, y en su corta historia ya ha conquistado un Congo de Oro (2015), y un reconocimiento del Carnaval del Suroccidente, toda vez que han hecho que esta danza deje de ser elitista y llegue a diferentes barrios populares y municipios, con un concepto creativo en el que una mujer es como se dice coloquialmente, “la chacha de la película”.

Marisol asegura que contrario a las demás mujeres que prefieren lucir un maquillaje colorido y coquetear con sus parejas durante el baile, prefiere ir de blanco y negro, y aunque luzca sombría por dentro se siente iluminada y repleta de felicidad.

“No me llamaba la atención maquillarme para ponerme bonita y ofrecerle una sonrisa al público, lo mío es la adrenalina que se siente al estar metida en este disfraz, disfruto asustando a la gente, corriendo y llamando la atención de todos. Hacer este papel se siente genial, me lo disfruto y cuando entro en escena solo pienso en el goce y me meto en el papel de dañarle el baile al garabato”, expresa entre sonrisas.

Además de burlarse del garabato, esta muerte también lo hace de su competencia. “Las demás muertes son flacas y repetitivas en su acto, yo soy  diferente. Soy una mujer que deja a un lado la delicadeza y saca su locura a flote, porque para representar este papel hay que estar un poco ‘rayada’.Me siento feliz de ser la única mujer que se pone este disfraz, con esto demuestro que el género femenino se le mide a todo y cada año me siento más motivada para salir a desfilar, ya que el público me respalda”.

Esta trigueña además de destacarse con este disfraz, una vez se van los  Carnavales con las cenizas de Joselito es una mujer talentosa que también se destaca como deportista. Integra el equipo femenino de fútbol Crear FC, en el que se desempeña como defensora.

“En este deporte me gusta salvar a mi equipo de los goles, pero en el baile no salvo a nadie, por el contrario quiero ‘matarlos’ a todos”, sentencia.

Una Danza original

El Garabato del Barrio Abajo que cuenta con 20 parejas, no solo marca  diferencia por tener a una mujer que hace de muerte, también tiene otros elementos que la hacen única como lo es el hecho de tener al único caporal con ropaje blanco, representado en su creador Johan Mazo,que en ocasiones se viste de muerte y acompaña a Meriño en su goce, rompiendo así esquemas.

garabato

El Garabaro de Barrio Abajo trata de marcar una diferencia con los demás grupos

“Estamos marcando diferencia con la muerte y el papel del caporal, al cual bauticé como la vida y va vestido de blanco, ya que es la esperanza de esa lucha que se teje contra la muerte. Eso es lo que se representa con el garabato, pero nosotros hemos ido evolucionando”.

En esa transformación de la que habla Mazo, aparecen elementos como el mosquito transmisor del virus del zika, al cual matarán este año. “Al introducir este mosquito, hemos sido la sensación y nos han llamado varios artistas para grabar videos musicales.

Le quise meter esto porque nosotros somos vida, esperanza, el garabato siempre triunfa matando todas las pestes, entonces decidimos sacar el mosquito, el cual no pertenece a la danza, porque eso significa perder la tradición; pero si es un factor que nos  ha permitido distinguirnos”, acota este joven de 28 años que durante dos temporadas se disfrazó de muerte, pero que hoy se siente satisfecho con el reemplazo que tiene.

“Marisol es una mujer única que causa sensación a donde vamos por su personalidad. Hoy puedo decir que encontré el mejor reemplazo y me siento feliz que las mujeres nos igualen en todos los campos”.

A su turno Iber Ruiz, uno de los bailarines, señala que uno de los aspectos que hace aún más auténtico a este garabato es el hecho de que sea para todos los estratos sociales y que no cobre un solo peso a los miembros. “Nacimos del pueblo y somos para el pueblo, así que mientras que los otros se cohíben por mantener su estilo, nosotros sacamos a bailar a las personas del público y encendemos los ánimos.No somos un garabato aburrido, tenemos un show bien cimentado que causa una buena impresión”.

Finalmente la bailarina Angie Mendoza Camargo, quien debuta este año en el garabato más nuevo del Carnaval, muestra gran admiración por su compañera Marisol Meriño.

“Hay una canción que dice: Cuando bailo garabato, me siento tan poderoso, y eso es lo que pasa con ella, el ver gritar a las personas y toda la alegría que provoca, la hacen sentir protagonista. Toda esa energía nos la transmite a nosotros que finalmente complementamos su show y dejamos  al público satisfecho”. La representación hecha en la danza del garabato concluye con el triunfo del caporal sobre la muerte.Pero en este caso es Marisol Meriño quien pese a ser vencida, sale airosa al final del desfile ya que provoca los mejores comentarios y sabe que resurgirá para seguir siendo protagonista.

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: