A Darío lo balearon en su casa después de haber dejado a su hija en el colegio
El titulo es:A Darío lo balearon en su casa después de haber dejado a su hija en el colegio
Foto detalle: 
Darío Corchuelo Maldonado era comerciante y se dedicaba a la compra y venta de vehículos, sobre todo de alta gama | Archivo
aldia_web
Redacción ALDIA

A Darío lo balearon en su casa después de haber dejado a su hija en el colegio

1.8K

La víctima iba acompañado en ese momento por su esposa, quien trató de auxiliarlo cuando cayó baleado por el primer disparo, pero fue intimidada por el asesino, quien tuvo la sangre fría para rema­tarlo en el suelo con otro disparo.

Luego de dejar a su hija en el jardín infantil,  en la mañana de ayer, Darío Corchuelo Maldonado, de 40 años, regresó a su casa y fue sorprendido por un hombre que lo atacó a balazos sin ningún preámbulo. El hecho se registró en el barrio La Pradera, lugar donde residía la víctima.   

Recibió dos balazos que lo derribaron, cayó de bruces en plena vía muy cerca del andén frente de su vivienda. “El primer tiro se lo pegó en el pómulo derecho, el segundo en el cuello”, preci­só una fuente judicial en el lugar de los hechos. Corchuelo Maldonado murió de manera instantánea.

Panorámica del sitio donde ocurrió el homicidio.

La víctima iba acompañado en ese momento por su es­posa, quien trató de auxiliarlo cuando cayó baleado por el primer disparo, pero fue intimidada por el asesi­no, quien tuvo la sangre fría para rema­tarlo en el suelo con otro disparo.

Según informó el coronel Jesús De los Reyes Valen­cia, comandante operativo de la Policía Metropolitana de Barranquilla Darío Corchuelo Maldonado era comerciante y se dedicaba a la compra y venta de vehí­culos, sobre todo de alta gama.

“Los familiares nos cuentan que él lle­vaba cerca de 10 años viviendo en Ba­rranquilla, y que anteriormente había re­sidido en Europa. Estamos investigando cuál sería el posible móvil de este asesi­nato”, manifestó el alto oficial.

El criminal, no identificado, escapó en una motocicleta en la que lo esperaba un cómplice a po­cos metros. 

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: