Después de robar el cáliz y la custodia en una eucaristía pide perdón
El titulo es:Después de robar el cáliz y la custodia en una eucaristía pide perdón
Foto detalle: 
El ladrón esperó a que el sacerdote terminara la misa para hurtar los elementos sagrados | EL HERALDO
aldia_web
El Heraldo

Después de robar el cáliz y la custodia en una eucaristía pide perdón

377

El personal religioso dio aviso inmediato a las autoridades.

Corriendo con un bolso en el que llevaba el cáliz y una custodia de oro que acababa de hurtar de la iglesia San Roque, en el municipio de Aguachica, fue sorprendido por una patrulla de la Policía, Luis Carlos Pérez, de 27 años, quien esperó a que el párroco terminara la misa para hurtar los elementos sagrados.

Después de la eucaristía, el ladrón llegó hasta la sacristía y sustrajo el cáliz de consagrar y la custodia, pero en su acción produjo ruidos que lo delataron

El personal religioso que aún estaba en el lugar dio aviso al cuadrante de la Policía, que acudió al sitio. Allí sorprendieron al ladrón cuando huía, por lo que no tuvo más remedio que entregar los elementos y pedir perdón.

Pero aunque el sacerdote Luis Alfredo Madarriaga, que ofició la misa, lo perdonó, las autoridades judiciales no. Un juez con funciones de control de garantías lo cobijó con medida de aseguramiento en centro carcelario.

El coronel Diego Rosero, comandante de Policía en Cesar, sostuvo que “de la iglesia San Roque fueron hurtados unos elementos, se escuchan unos ruidos y dan aviso a la patrulla del cuadrante, siendo capturada una persona que ya tenía antecedentes por hurto, porte de estupefacientes y violación de domicilio”.

Policía Nacional recupera elementos hurtados en la iglesia y se los entrega al párroco.

Reacción oportuna

El párroco de la iglesia San Roque dijo que “en medio de esta sociedad, primero existe un alto grado de inseguridad que afecta a todo el pueblo y la pérdida o decadencia de valores que evidentemente hace que las personas hayan perdido el temor por Dios y de las cosas sagradas”.

Para el padre Madarriaga, la presencia de la Policía fue inmediata, una vez el sacristán avisó a las autoridades. “Lograron recuperar el vaso sagrado, que es el cáliz, con el que oficiamos con solemnidad la eucaristía, y la custodia”, puntualizó el sacerdote.

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: