El terrible final de Elieser: fue a cobrar $15mil que le debían y lo mataron de un tiro
El titulo es:El terrible final de Elieser: fue a cobrar $15mil que le debían y lo mataron de un tiro
Foto detalle: 
Eliécer Simancas, de 23 años, falleció tras haber sido alcanzado por un disparo | Al Día
aldia_web
Redacción ALDIA

El terrible final de Elieser: fue a cobrar $15mil que le debían y lo mataron de un tiro

1.8K

El joven falleció en la puerta del Hospital Universitario del Caribe.

Cobrar una mudanza que habían he­cho el martes en horas de la madrugada junto con su hermano le costó la vi­da a Eliécer Simancas, de 28 años. El suceso ocurrió en el barrio Ola­ya Herrera, en los límites entre la calle Papa Negro y La Perimetral.

La dueña de la casa les habría dicho que llegaran antes de 9:00 de la mañana para cancelarles los $15 mil que habían acordado. Ellos aparecieron a las 8:30 a.m. tratando de concretar el dinero por el trabajo realizado, sin embargo, tras una intensa discusión, la dueña de la ca­sa decidió darles solamente $10 mil. El desencanto se apoderó de los hermanos Simancas quienes agarraron el billete y salieron para su casa.

A esa misma hora, cuando ya iban pa­ra su residencia, fueron abordados en la mitad de la carretera por el compañero sentimental de la mujer, un hombre iden­tificado en la zona como el Henry.

Las ofensas de palabras dieron paso a los gol­pes y a una confrontación en la que este decidió desenfundar un revólver calibre 38. Yesid, quien estaba ayer a la entrada del Hospital Universitario acompañado de su madre, recordó que forcejeó con el hombre intentando despojarlo del arma. Un disparo salió del revólver y rompió el silencio de la mañana alcanzando a dejar herido a Eliécer Simanca.

Henry se dio a la huida mientras que Yesid trasladó a su hermano al Hospital. Al llegar al centro asistencial su herma­no ya había fallecido. Unidades del CTI de la Fisca­lía adelantaron las diligencias de levanta­miento y traslado del cuerpo a la morgue de Medicina Legal.

El llanto y el dolor se apoderaron de los seres queridos de este joven y la madre en todo momento recordaba que sus dos muchachos se estaban congregando en una iglesia cristiana. “Lo único que pido es que capturen al que mató a mi hijo”.

Te puede interesar

Compártelo en:
Aquí se habló de:
Construido para ti con info de: