Hallan culpables a los “monstruos” que abrieron, asesinaron y quemaron a Kellys
El titulo es:Hallan culpables a los “monstruos” que abrieron, asesinaron y quemaron a Kellys
Foto detalle: 
Josefa Cardona Ortega y Andrés Díaz coautores de los delitos de desaparición forzada agravada, homicidio agravado y secuestro simple agravado. | Foto: Archivo
aldia_web
Redacción ALDIA

Hallan culpables a los “monstruos” que abrieron, asesinaron y quemaron a Kellys

4.6K

Los acusados son un expatrullero de la Policía y su esposa.

El Juzgado Segundo Penal Especializado del Circuito de Cartagena declaró culpables a Josefa Cardona Ortega y al expolicía Andrés Antonio Díaz Zabaleta por el asesinato de Kellys Zapateiro Guzmán.

El crimen ocurrió la madrugada del 12 de julio de 2014, en predios de la estación de Policía del corregimiento turístico de Manzanillo del Mar, ubicado en la zona norte de Cartagena.

La decisión se conoció la mañana de ayer tras la lectura del sentido del fallo hecha por la juez Mercedes Estela Bueno Bustos, luego de que el fiscal primero especializado, Pedro Díaz Pacheco, solicitara la pena máxima de 60 años de cárcel contra Díaz y Cardona —quienes eran pareja— como coautores de los delitos de desaparición forzada agravada, homicidio agravado y secuestro simple agravado.

Como ha sido informado por AL DÍA, a Zapateiro, de 28 años, le extrajeron del vientre su bebé de ocho meses de gestación con una cuchilla de hoja, luego de que la víctima fuera llevada por medio de engaños por Josefa Cardona hacia la estación de Policía en la que hacía su turno de guardia el entonces patrullero Andrés Díaz.

El crimen atroz ocurrió en la estación de Policía del corregimiento turístico de Manzanillo del Mar, en Cartagena.

Aunque la criatura se salvó de morir, Zapateiro fue descuartizada y posteriormente incinerada en una hoguera que fue hecha en predios de la estación policial, con el fin desaparecer su cuerpo.

Sin embargo, el crimen se conoció porque un perro halló un brazo de la víctima. Por medio de cotejos genéticos realizados por Medicina Legal, se confirmó que la extremidad era de Zapateiro. Hasta la fecha solo han sido encontrados algunos fragmentos óseos del cadáver.

El bebé de Zapateiro, según la Fiscalía, fue recuperado en la Clínica de Maternidad Rafael Calvo, adonde ingresó en brazos de Josefa Cardona Ortega, quien dijo ser su madre luego de fingir un parto.

Cardona suplantó la identidad de la víctima en la clínica.

Tras la determinación del Juzgado Segundo Penal Especializado del Circuito de Cartagena, el número de años de la sentencia condenatoria se conocerá a las 4:00 de la tarde del próximo 10 de agosto.

La Fiscalía, al igual que el abogado de la familia de la víctima, Enrique Del Río González, y el procurador delegado, Iván Díaz, ratificaron su petición de 60 años de cárcel contra los responsables del crimen. Sin embargo, la última palabra será del ente impartidor de justicia.

LAS RAZONES DE LA CULPABILIDAD

En un recuento del crimen de Kellys Zapateiro Guzmán, el Juzgado Segundo Penal Especializado del Circuito de Cartagena hizo saber en su relato las razones por las que Andrés Díaz y su expareja Josefa Cardona fueron hallados culpables.

El Juzgado asignado al caso recalcó que el 11 de julio de 2014, Josefa Cardona Ortega sacó de su casa a Kellys Zapateiro con la artimaña de que la acompañaría a una supuesta fundación para mujeres embarazadas en la que le brindarían ayuda y asesoría.

A pesar de que la abogada Patricia Pinto Mantilla, defensora pública que le fue asignada a Josefa Cardona, había solicitado el jueves que no se tuviera en cuenta el delito de desaparición forzada porque Kellys Zapateiro no fue sacada de su casa en contra de su voluntad, la petición no fue aceptada.

En su intervención, la juez Bueno Bustos recalcó que aunque Josefa Cardona y la víctima eran conocidas y salieron juntas del inmueble por voluntad propia, el  posterior traslado hacia la estación de Manzanillo del Mar y el crimen que se configuró en ese lugar son considerados suficientes para la configuración del delito de desaparición forzada.

Josefa Cardona Ortega permanece privada de la libertad en la Cárcel El Buen Pastor, en Barranquilla.

Recalcó que la finalidad del engaño fue quitarle el bebé que llevaba en su vientre Kellys Zapateiro, por lo cual los coautores del crimen se esmeraron en no dejar rastros del cadáver de la víctima.

El secuestro de la criatura se ratificó en el momento que Josefa Cardona fingió un parto casero y lo condujo hacia la Clínica de Maternidad Rafael Calvo, explicó la juez.

Con respecto al delito de homicidio, la juez consideró que, a pesar de que Josefa Cardona Ortega y Andrés Díaz no fueron vistos cuando le quitaron la vida a Kellys Zapateiro, las pruebas y los relatos de las testigos de la Fiscalía fueron considerados suficientes.

Se determinó que Josefa Cardona y Andrés Díaz estuvieron juntos la noche del 11 de julio y la madrugada del día siguiente, cuando se consumó el crimen, debido a una llamada realizada al Centro Automático de Despacho (CAD) de la Policía.

Josefa Cardona llamó desde el propio número celular de Andrés Díaz y pidió que le fuera notificado su supuesto parto, para que le otorgaran permiso para abandonar sus labores en la estación de Policía de Manzanillo del Mar.

Andrés Díaz está preso en Sabanalarga (Atlántico).

El expolicía quedó registrado en un video de la Clínica de Maternidad Rafael Calvo, adonde ingresó para visitar a Cardona después de que hicieran saber que ambos, supuestamente, eran los padres de la criatura que horas antes le había sido extraída a Kellys Zapateiro.

PETICIONES DE LOS DEFENSORES

Ante la culpabilidad del expolicía Andrés Díaz y de Josefa Cardona Ortega, determinada por la juez, sus abogados solicitaron que no sean condenados con la pena máxima de 60 años que pidió la Fiscalía.

La abogada Patricia Pinto dijo que su defendida, Josefa Cardona Ortega, no tiene antecedentes penales y que desde su captura también ha debido soportar insultos y agresiones físicas que la llevaron a no asistir a las audiencias. Por ello solicitó que la condena parta desde la pena mínima.

Después de la audiencia de acusación, el año pasado, Josefa Cardona Ortega — quien permanece en la cárcel El Buen Pastor de Barranquilla— recibió un taconazo en la cabeza por la madre de Kellys Zapateiro, quien se llenó de ira al observar que la procesada ingresaba riendo al Juzgado Segundo Penal Especializado del Circuito de Cartagena.

Por su parte, Eduardo Benedetti Márquez, defensor de oficio de Andrés Díaz Zabaleta —preso en Sabanalarga (Atlántico)—, expresó que este nunca tuvo antecedentes en 17 años de servicio dentro de la Policía, por lo que también solicitó que no le sea impuesta la máxima condena.

Díaz también desistió de asistir a las audiencias del caso desde el año pasado, debido a que muchas personas se aglomeraban para insultarlo e intentar agredirlo físicamente.

PRONUNCIAMIENTO DE LA MADRE

En diálogo con AL DÍA, Iris del Carmen Guzmán, madre de Kellys Zapateiro, dijo que recibió con satisfacción la decisión de la justicia con respecto a los responsables del asesinato de su hija. No obstante, expresó su preocupación, debido a que dos años después del crimen no aparecen todos los restos del cadáver de su hija.

“Creo que la misma conciencia se encargará de condenarlos. Desaparecieron a mi hija y nunca dijeron dónde está el resto del cuerpo de Kellys (…) Solo ellos son los únicos que saben. Si no lo hicieron antes, no sé si lo harán ahora. Ya Kellys cumple dos años de muerta y mi nieto el mismo tiempo de estar vivo”, aseveró Guzmán.

Con nostalgia, también se refirió a su hija.“Allá arriba Dios le tiene en un lugar excelente para ella”, puntualizó.

 

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: