La violencia no se apaga: tres asesinatos en la noche de velitas
El titulo es:La violencia no se apaga: tres asesinatos en la noche de velitas
Foto detalle: 
Said de Jesús era mecánico, comerciante y padre de 5 hijos. Alfredo Mario Núñez Osuna, de 16 años, era el segundo de tres hermanos. | AL DÍA
aldia_web
Redacción ALDIA

La violencia no se apaga: tres asesinatos en la noche de velitas

1.2K

Dos de las muertes fueron en Barranquilla y la tercera se presentó en Palmar de Varela.

Said de Jesús Mejía Polanía, de 39 años, años, no alcanzó a prender las velitas con su familia. Un concuñado suyo lo asesinó de un balazo a las 7:30 de la noche del pasado miércoles en la carrera 24 con calle 18, barrio Rebolo.

“Estábamos en la casa de mi papá, esperando que llegara la hora de encender las velas y en eso apareció Edwin (sin más datos) buscando problemas, contó Maryuris Carriazo, compañera sentimental de Said y hermana de la esposa del victimario.

Según cuentan los familiares del occiso, el agresor se presentó en la vivienda de los padres de Maryuris, cerca al lugar del crimen, y dijo en voz alta que se iba porque en ese lugar no querían a sus hijos. Luego empezó a caminar por los alrededores de la vivienda.

“Mi marido estaba incómodo y por eso le decía que se quedara quieto, que no se moviera de la terraza, pero no, se fue para la esquina y ahí le cayó Edwin, añadió Maryuris.

El asesino disparó en seis ocasiones, pero solo uno de los proyectiles hizo blanco en su objetivo. Said murió en el Hospital General de Barranquilla por el balazo en el abdomen.

A ese centro asistencial también fue llevada una mujer, que resultó herida por una bala perdida en ese mismo hecho.

Edwin, que está prófugo, al parecer tenía problemas con Said desde hace cinco años.

DE UN MACHETAZO EN LA CABEZA MATARON A ADOLESCENTE

"A ese muchacho le dieron con machete y palos”, así describieron los vecinos de la cancha de fútbol del barrio Pinar del Río el homicidio de Alfredo Mario Núñez Osuna, de 16 años. El crimen ocurrió a las 4:30 de la madrugada de ayer, en la transversal 34 con la diagonal 140.

En la cancha de fútbol del barrio Pinar del Río ocurrió el crimen.

Según testigos, Alfredo Mario, junto a unos amigos, persiguió a un grupo de asaltantes que lo había atracado y al momento de encararlos tropezó. Los delincuentes aprovecharon esto para agredirlo con palos y de un machetazo en la cabeza acabaron con la vida del estudiante de décimo grado del colegio Itsa.

El levantamiento del cadáver concluyó a las 7 a.m. “La masa encefálica estaba expuesta por la golpiza que le dieron. A ese joven no lo habíamos visto nunca por acá”, añadió un lugareño.

Núñez era el segundo de tres hermanos y vivía en la carrera 35, No. 83B-57, en el barrio Edén 2.000. “Él era un muchacho de bien. Tenía pensado cursar undécimo para luego estudiar derecho”, finalizó Osuna, de 45 años.

ASESINADO DE UNA PUÑALADA EN EL CORAZÓN

En Palmar de Varela se despertaron ayer con la resaca de una noticia trágica: Fernando López Marín, de 31 años, fue asesinado a las 3:20 de la madrugada de ayer luego que un desconocido le diera una puñalada en el corazón.

López, acompañado por su esposa Enalfi Navarro, iba llegando a su casa situada en la calle 13, No. 11-91, cuando fue interceptado por una persona con la que inició un forcejeo que terminó con la herida mortal.

El victimario después del crimen huyó en medio de la oscuridad de la calle del barrio Alfonso López. “Fernando se dedicaba a los oficios varios en una finca (Manzanares). Cuando lo apuñalaron lo trasladaron a un centro asistencia, pero murió”, expresó un hermano del occiso que se hizo presente ayer en Medicina Legal para reclamar el cuerpo.

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: