Lo llaman por otro nombre mientras se cortaba el cabello y lo asesinan
El titulo es:Lo llaman por otro nombre mientras se cortaba el cabello y lo asesinan
Foto detalle: 
Marco Raad, de 22 años, quedó tendido en el piso de la peluquería con la capa puesta. El barbero estaba terminando de motilarlo cuando llegaron a matarlo. | AL DÍA

Lo llaman por otro nombre mientras se cortaba el cabello y lo asesinan

aldia_web
Amylkar Alvear Ariza
4.2K

Un desconocido le segó la vida a un joven al que le arreglaban el cabello en una peluquería del barrio La Ceiba.

Ayer era el primer día de vacaciones de Marco Antonio Raad Mosquera, un joven de 22 años que se desempeñaba en el área de contabilidad en un reconocido casino del norte de la ciudad.

Durante toda la mañana de ayer permaneció en su residencia del barrio La Ceiba, calle 59 No. 11 - 62; y a las 12:00 del mediodía se dirigió a la barbería Puchi Barber Shop, situada en la carrera 11 con calle 56C,  en el mismo barrio, para acicalarse.

Media hora después de haber llegado al establecimiento, y cuando el estilista terminaba de pulirle el corte de cabello; irrumpió en el negocio un sujeto armado.

El hombre ocultaba el rostro con un casco cerrado de motociclista, de esos que solo permiten ver los ojos del que lo usa.

“Le apuntó en la sien izquierda, y antes de dispararle dos veces lo llamó por el nombre de Marcelo”, contó un testigo de los hechos, que pidió la reserva de su identidad. Los dos proyectiles le segaron la vida de forma instantánea a Marco Antonio Raad, quien cayó de espaldas en el piso aún con la capa de peluquería puesta.

El homicida salió corriendo del establecimiento, subió en una moto que lo esperaba afuera y huyó con su cómplice.

Para la familia el hecho de que el asesino lo haya llamado "Marcelo", prueba que los asesinos fueron en busca de una persona y se confundieron con "Marquitos", como le decían.

Marco Antonio era tan juicioso –según sus familiares–, que tenía como 16 días que no salía de casa, pues guardaba reposo tras una operación por estrabismo.

Marco Raad era el menor de cuatro hermanos. Estaba soltero y no dejó hijos. Estudió una carrera tecnólogica de contabilidad en el Sena, y gracias a ello laboraba en el casino. “Era un ‘pelao’ de bien”, reconoció un vecino. 

 

Compártelo en:
Construido para ti con info de: