Luis murió de un balazo cuando quedó atrapado en un tiroteo entre la Policía y delincuentes
El titulo es:Luis murió de un balazo cuando quedó atrapado en un tiroteo entre la Policía y delincuentes
Foto detalle: 
Los dos sujetos que se enfrentaron con los patrulleros lograron escapar, pe­ro dejaron en el lugar de los hechos una pistola marca Taurus | ALDÍA
aldia_web
Redacción ALDIA

Luis murió de un balazo cuando quedó atrapado en un tiroteo entre la Policía y delincuentes

1.0K

Todavía no se sabe si la bala que impactó al hombre fue disparada por las autoridades o los bandidos.

A las 7:50 de la mañana de este miércoles, Luis Manuel Hernández Correa cami­naba por la calle 29 con carrera 23, barrio Rebolo, cuando de repente se vio sorprendido por un tiroteo entre policías y delincuentes.

Una bala, que no era para él, lo impac­tó en el abdomen y le causó la muerte a las 9:25 de la mañana cuando era atendi­do en la Clínica Campbell.

La familia de este hombre, de 39 años, ajeno a los hechos, quedó sumida en el dolor y en medio de la desolación su com­pañera sentimental acusó en las redes sociales a la Policía de ser la responsable de su muerte.

CÓMO OCURRIERON LOS HECHOS

De acuerdo con un reporte preliminar de la Policía Metropolitana, una patrulla motorizada del Grupo de Infancia y Ado­lescencia se percató de la presencia de dos hombres que iban en una moto en ac­titud sospechosa, en la calle 30 con carre­ra 21, a la altura del barrio Los Trupillos.

Los patrulleros le dieron la voz de alto a los sospechosos, pero estos aceleraron la moto y huyeron. De inmediato se inició una persecución que culminó en la calle 29 con carrera 23, Rebolo, donde los su­jetos sufrieron una caída

Detrás de ellos iban los policías, quie­nes fueron recibidos a plomo limpio por los individuos. Los agentes respondieron con sus armas de dotación. Infortunada­mente, en medio del tiroteo una bala hi­rió a Hernández Correa, quien fue lleva­do a la Clínica Campbell, donde falleció. El proyectil, del cual aún no se sa­be si fue disparado por los policías o los delincuentes, le causó a Hernández Co­rrea daños en el intestino delgado y un shock hipovolémico (hemorragia).

Los dos sujetos que se enfrentaron con los patrulleros lograron escapar, pe­ro dejaron en el lugar de los hechos una pistola marca Taurus, con un proveedor y nueve cartuchos. El arma quedó bajo custodia para ser analizada por los ex­pertos en balística. Hasta el cierre de es­ta edición los sujetos involucrados en el tiroteo no habían sido capturados.

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: