Murió perforado por tres varillas cuando intentó robar canastas en la Cervecería Águila
El titulo es:Murió perforado por tres varillas cuando intentó robar canastas en la Cervecería Águila
Foto detalle: 
Jorge Emilio González Cera permaneció en el sitio alrededor de 45 minutos con las varillas incrustadas en el cuerpo. | AL DÍA
aldia_web
Redacción ALDIA

Murió perforado por tres varillas cuando intentó robar canastas en la Cervecería Águila

5.8K

El hombre había intentado volarse un muro en construcción.

Un habitante de calle murió al intentar volarse una paredilla y caer sobre unas varillas que le atravesaron distintas partes del cuerpo.

Familiares del occiso llegaron hasta las instalaciones de Medicina Legal y aseguraron que se trataba de Jorge Emilio González Cera, de 32 años y cuyo deceso se confirmó en el Hospital General de Barranquilla a las 3:30 de la madrugada de ayer.

El hecho ocurrió a las 11:30 de la noche del domingo en una zona en construcción de las bodegas de la Cervecería Águila, calle 10 con carrera 38, sector de Barranquillita.

Testigos en el lugar de los hechos contaron que el Loco —como usualmente le decían por su aspecto— había intentado ingresar a los predios de la cervecería para hurtar unas canastas de cervezas, pero al parecer perdió el equilibrio y contó con la mala suerte de caer sobre tres barras de hierro de unos cien centímetros de longitud incrustadas en la tierra.

Las varillas le perforaron el cuello, oído derecho y tórax. Durante 45 minutos, seis bomberos de Barranquilla adelantaron todo un operativo de rescate para sacar al hombre herido y trasladarlo en el menor tiempo a un centro asistencial. Al final lo enviaron en una ambulancia después de cortar las varillas de hierro con una tijera hidráulica. Sin embargo, por la gravedad de las heridas las posibilidades de que lograra sobrevivir siempre fueron mínimas.

Uno de los hermanos comentó a AL DÍA que desconoce la versión del robo en la cervecería y que lo cierto es que Jorge Emilio terminó en el mundo de las drogas cuando era un adolescente, adicción que lo mandó a las calles y transformó su aspecto físico en un estado deplorable en poco tiempo.

Jorge sobrevivía recogiendo basura en el Centro y cada 15 días llegaba a la vivienda familiar en el barrio Rebolo, se bañaba, comía y permanecía por dos días junto a sus familiares antes de seguir su vida callejera. Tenía seis hermanos y no dejó hijos.

Compártelo en:
Construido para ti con info de: