"Mi pareja me pide hacer un intercambio": este es un trabajo para Don Juan Casanova
El titulo es:"Mi pareja me pide hacer un intercambio": este es un trabajo para Don Juan Casanova
Foto detalle: 
Las parejas swinger suelen ser de mente abierta. Algunas dicen estar tan seguras de su relación, que ni siquiera tener sexo con otras personas los perturba, al contrario, fortalece más su unión.
aldia_web
Don Juan Casanova

"Mi pareja me pide hacer un intercambio": este es un trabajo para Don Juan Casanova

1.5K

Nuestro experto en sexo responde sus inquietudes.

Un lector me envió el siguiente correo: “Muy buenos días. Me gustaría que en una de sus publicaciones hablara sobre el intercambio de parejas en una relación. Eso es algo que mi novia me ha propuesto y me siento como prevenido con el tema. Yo no soy de mente tan abierta y quisiera sus consejos al respecto. No quiero que eso sea motivo de peleas. Estar en un trío con otra mujer es algo en lo que no me sentiría tan cómodo si en algún momento quiere que fuese al contrario, es decir, con otro hombre. Agradezco su colaboración. Gracias”.

LA RESPUESTA

Primero que todo hay que empezar a diferenciar las cosas. El intercambio de parejas es algo más que un trío, en el que el hombre, por ejemplo, va a disfrutar de las dos mujeres a sus anchas.

La práctica swinger —así se conoce— implica tener sexo con la pareja de otro, mientras ese otro tiene relaciones con la de uno. Pueden estar los cuatro en una misma habitación o cada uno por separado.

entpoker.com

Si bien es cierto que para ser swinger hay que ser mente abierta, el psicólogo y sexólogo Esteban Cañamares indica que es habitual que las personas que buscan este tipo de relaciones necesitan tener un pie dentro y otro fuera de la relación, no se atreven a mantener un compromiso afectivo profundo, y “se suele dar en personas que han sido maltratadas por sus padres”.

Experimentarlo o no es una decisión que debe ser tomada en conjunto por la pareja. Se requiere, necesariamente, que ambos estén de acuerdo con lo que harán. Según Cañamares, los daños psicológicos “son enormes” cuando una de las personas no está de acuerdo con el juego y está sufriendo porque se siente forzada, porque no se atreve a romper.

Además, el experto opina que en ese tipo de situaciones hay que dejar los sentimientos a un lado. “La relación con terceras parejas no es un remedio contra la infidelidad, porque además si se está con otra mujer y no es algo genital sino afectivo, entonces eso sí es infidelidad y produce celos”.

Compártelo en:
Aquí se habló de:
Construido para ti con info de: