¿Sexo en el embarazo?: basta de mitos y tabúes
El titulo es:¿Sexo en el embarazo?: basta de mitos y tabúes
Foto detalle: 
Si el ginecólogo prohíbe las relaciones sexuales durante el embarazo por cualquier motivo, hay que acatar esa recomendación. | Sexpectation
aldia_web
Don Juan Casanova

¿Sexo en el embarazo?: basta de mitos y tabúes

4.4K

Nuestro experto en sexo, Don Juan Casanova, sigue respondiendo sus inquietudes.

Creo que no les había confesado algo: alguna vez estuve casado (no mucho tiempo) y tengo un hijo al que amo y trato de ver al menos tres días a la semana, aunque ya no viva con su mamá. Me llevo bien con ella, de hecho. Mal haría yo —por una separación— andar peleado con la madre de mi heredero. Al contrario, vivo agradecido con ella por lo que me dio y lo que vivimos.

Esta introducción con una reseña de mi vida íntima vale la pena para el tema de hoy: sexo durante el embarazo. No a todos los hombres les parece el embarazo una situación atractiva o excitante. Yo pienso diferente. Cuando mi esposa quedó encinta tuve miedo —al igual que muchos de ustedes en este momento— de tener relaciones. Creía que le hacía mal a ella y al bebé.

Conozco amigos que pasaron nueve meses de abstinencia forzosa, ya sea porque sus parejas aborrecieron el sexo o porque ellos mismos se negaban a intimar, por ese miedo mal infundado.

Contrario a lo que se cree, tener relaciones durante el periodo gestante es sumamente beneficioso tanto física como emocionalmente. Las mujeres, por ejemplo, se sienten atractivas y deseadas, eso mejora su autoestima.

Además, para la futura mamá existe una gratificante sensación psíquica tras el acto sexual, que también percibe el feto. El sexo durante el embarazo es placentero para los bebés, ya que en el útero los pequeños están mejor oxigenados gracias a la mayor afluencia de riego sanguíneo durante el coito.

Durante el embarazo la vagina está más sensible y más lubricada. De este modo, es más probable que las relaciones sean mucho más placenteras.

Además, con las relaciones sexuales se ven beneficiados uno de los elementos más importantes durante el embarazo y, sobre todo, de cara al parto. De este modo, los músculos vaginales se irán preparando para las contracciones y la dilatación de ese momento.

Solo si el ginecólogo se los prohíbe, no se priven de ese placer tan delicioso y gratificante que es el sexo con tu esposa embarazada.

Compártelo en:
Construido para ti con info de: