Todo lo que siempre quisiste saber y no te contaron sobre el cinturón de castidad
El titulo es:Todo lo que siempre quisiste saber y no te contaron sobre el cinturón de castidad
Foto detalle: 
Una de las cosas que no sabes, seguramente, es que hay un cinturón de castidad hecho de Legos. | Foto: Monsterbrick Lego
aldia_web
Redacción ALDIA

Todo lo que siempre quisiste saber y no te contaron sobre el cinturón de castidad

795

Muchos creemos haber conocido todo sobre los cinturones de castidad pero resulta que la historia que conocemos quizás no sea la verdadera. ¿O sí?

La mayoría hemos escuchado la historia del cinturón de castidad, sobre cómo los hombres se dejaban dominar por los celos y las mujeres eran obligadas a usar este artefacto que les impidedía tener relaciones sexuales hasta que sus maridos volvieran de la guerra. Sin embargo, hay cosas que desconocemos sobre este invento y quisimos despejar algunas dudas:

Era para evitar que las mujeres tuvieran sexo mientras sus maridos no estaban

Cuenta la leyenda que el cinturón de castidad se creó en la edad media para obligar a las mujeres de la época a ser fieles a sus maridos cuando estos se iban a la guerra. O en casos más extremos, los padres de esta manera obligaban a los hijos a llegar vírgenes al matrimonio.

Era totalmente efectivo puesto que una vez cerrado el candado de la braga de hierro, resultaba imposible que un hombre introdujera su pene en la vagina de la mujer, debido a las púas en el cinturón ubicadas a nivel de esta, imposibilitando la relación sexual.

No sólo el marido podía abrir el cinturón

Existían solo dos llaves que podían abrir el cinturón, una la tenía el esposo y otra un sacerdote. Si el marido no volvía después de 4 años de haber salido a la guerra, a un viaje de negocios, etc., el sacerdote le quitaba el cinturón a la mujer en señal de libertad.

Foto: webinteresante.com

Realmente el cinturón de castidad no se puede usar más que unas cuantas horas, como máximo un par de días. Puesto que la mujer podría morir de infecciones, abrasiones y laceraciones causadas por el metal, o incluso, si el cinturón entraba en contacto con el agua, podría causar tétanos a causa de la oxidación del metal sobre la piel.

La verdad es que el cinturón era utilizado por las mujeres como mecanismo de defensa contra la violación, en épocas de acuartelamiento de soldados, durante viajes y estadías nocturnas en posadas. Las enfermeras y religiosas eran quienes más los usaban mientras atendían los heridos en los frentes de batalla para evitar que las violaran.

No se crearon en la época medieval

Foto: eldeber.com

No existen referencias históricamente probadas anteriores al siglo XIX. Pero se presume que no fue en la Edad Media sino, como mínimo, en el Renacimiento. Ninguno de los cinturones de castidad ya existentes fueron hechos en el medioevo, todos los que estaban expuestos en museos fueron retirados tras comprobar que eran falsificaciones del siglo XIX.

¿Todavía se usan?

Hace unos días, los bomberos de la localidad italiana de Padua, tuvieron que ayudar a una mujer que quedó atrapada en uno de estos artefactos porque había perdido la llave. Según las investigaciones la mujer se puso el mecanismo de forma voluntaria para evitar tener relaciones sexuales y descartando cualquier posibilidad de abuso.  

Entonces sí, algunos todavía los usan. Hoy en día se comercializan generalmente para prácticas de BDSM o para hacer realidad cualquier tipo de fantasía.

Pero pilas, porque Ar Wear, una marca estadounidense que tiene como lema: “Confidence & Protection that Can Be Worn” (Confianza y protección que se puede usar), diseñó un cinturón de castidad que luce como braga, que sirve especialmente para evitar agresiones sexuales, ya que es imposible quitarla si no se tiene la llave para hacerlo. Está hecha a base de tela reforzada y con un material resistente a los cortes y a los desgarros, es imposible deslizarla hacia abajo y esto hace que sólo quien tenga la llave pueda liberar a la mujer que lo porte. ¿Extraño, no?

Sigue nuestras historias en  y 

Te puede interesar

Compártelo en:
Aquí se habló de: