ESPECIAL: Los remakes más ridículamente deliciosos del cine de bajo presupuesto
El titulo es:ESPECIAL: Los remakes más ridículamente deliciosos del cine de bajo presupuesto
Foto detalle: 
Efectos especiales baratos, actores sin carisma y tramas con alto contenido de ridiculez y erotismo son algunas de las muestras del séptimo arte con bajísimo presupuesto. | Foto: ALDÍA.CO
aldia_web
Édgar Andrés Pedraza

ESPECIAL: Los remakes más ridículamente deliciosos del cine de bajo presupuesto

905

Cuando una película es taquillazo de Hollywood, en algún lugar de mundo un productor con poquísimo presupuesto y buenas intensiones se anima a hacer el remake. Este es un recuento de algunos de los más extraños, tiernos y fascinantes filmes hechos con las uñas.

Una de las fórmulas de Hollywood para mantener la popularidad y las taquillas llenas es hacer remakes en cantidades industriales, cintas como The IT, Poltergeist o Ghostbusters son solo unos ejemplos de lo que se viene el próximo año.  Pero en el mundo del cine existe una industria, en su mayoría de otros países, que se vale de cintas populares para convertirlas en extrañas obras audiovisuales.

Efectos especiales baratos, actores sin carisma -con muchas ganas de ser famosos- y tramas con alto contenido de ridiculez y erotismo son algunas de las más deliciosas muestras de séptimo arte con bajísimo presupuesto. Veamos...

Rambo Truco  o Rampage (1986):

Un tipo musculoso, efectos especiales que no tienen nada que envidiarle al Chavo del 8 y una trama que poco tiene que ver con la versión original, son los ingredientes que hacen de este Rambo un producto de culto dentro del cine de bajo presupuesto.

 

E.T y el Otto (1983)

Qué se puede esperar de una versión disminuida de E.T,  donde el tierno alien es representado por un actor cómico español de los 70 que compensaba su falta de maquillaje y producción con una buena dosis de caras grotescas.

 

Superman de la India o  Dariya Dil (1988)

Ya con ver a Superman bailando choke y una suerte de reggaetón habría suficiente, pero si a eso sumamos una cursi historia de amor entre el Hombre de Acero y la Mujer Araña (¿?) y un traje que ni siquiera protege del sudor al superhombre, tenemos una obra de arte que podría llevarse el premio a la peor adaptación de un superhéroe. Eso sí, vean el video, no tiene pierde.

 

Batman filipino  o Alyas Batman en Robin (1991)

Un Joker con prominente bigote y un maquillaje de mimo callejero son los elementos menos extraños que brinda esta versión asiática del hombre murciélago. Calculen el resto...

 

La Mujer Murciélago (1968)

Esta versión femenina/sexy de Batman se sirve de curvas, golpes y de sus pocas apariciones dentro de la propia película para considerarse un éxito en el cine de culto mexicano.

 

Spiderman japonés o Supaidaman (1978)

Está versión de Spiderman era una mezcla entre el hombre araña y los Power Rangers -Super Sentai, pero de eso hablaremos luego-. Aquí, el “Peter Parker” nipón no solo se vale de su telaraña, sino de armas, motos y, en uno que otro caso, de Leopardon: un robot gigante que lo ayuda a destruir monstruos colosales. (jajajajaja)

 

Capitán América turco y el Santo contra Spiderman  o  3 Dev Adam (1973)

Nuevamente Spiderman, pobre Spiderman. En este despropósito del cine de acción El Capitán America, símbolo de los valores americanos, y El Santo, héroe emblemático mexicano, se enfrentan contra el Hombre Araña, quien actúa como un villano desalmado que nada tiene que ver con el escrupuloso aracnido original.

 

E.T Turco o Badi (1983)

El tierno extraterrestre creado por Steven Spilberg se sorprendería al ver su versión turca, que no fue más que un traje de latex y una cabeza gigante en forma de patilla incapaz generar un mínimo de ternura o compasión por su destino, sino más bien por la audiencia que pagó para verla.

 

  1. T Turco 2 o Homoti (1987)

“Un alienígena homosexual perdido en la Turquía de los años 70”, con esta sinopsis de IMB ¿hace falta decir algo más?

 

Star Wars turco o Dünyayi Kurtaran Adam (1982)

Doble pecado, porque esto no es un remake, es un plagio de lo más descarado. El director utilizó escenas sacadas de la primera película de Star Wars, la Última Esperanza, y las convirtió en un historia con princesas, reyes y naves espaciales, todo con un trasfondo religioso.

 

Drácula de la India o Bandh Darwaza (1990)

Esta versión de Drácula no tiene nada que envidiarle a de Bram Stoker, a excepción la trama y de que en vez de odiar los crucifijos, este chupasangre indio le teme al símbolo budista de OM.

 

Superman Turco o Supermen Donüyor (1979)

Este remake turco fue de los pocos que trato de seguir la línea de la historia original, pero la embarró tomándose las licencias creativas más feas a la hora de hacer volar al superhéroe o de mostrar la fuerza del hombre de acero.

 

Bien, si quieren saber cómo se hicieron muchas de estas películas les recomendamos este documental que habla sobre el cine turco de los años 70 y 80:

Te puede interesar

Compártelo en:
Aquí se habló de:
Construido para ti con info de: