“‘Cato’ fue el más noble y virtuoso de los gaiteros de San Jacinto”
El titulo es:“‘Cato’ fue el más noble y virtuoso de los gaiteros de San Jacinto”
Foto detalle: 
aldia_web
Jonathan Díaz Cárdenas

“‘Cato’ fue el más noble y virtuoso de los gaiteros de San Jacinto”

98

Adiós a Catalino Parra, el último juglar de la reconocida agrupación.

Catalino Parra, uno de los grandes pilares de los Gaiteros de San Jacinto dijo adiós el pasado viernes a las 7:30 p.m. en la tranquilidad de la casa de su hija Ana Isabel en el barrio San Fernando en Cartagena. “No corran, siempre vayan con calma”, fueron las últimas palabras que alcanzó a decir este colosal cantautor y percusionista.

El creador de éxitos como El morrocoyo, Donde canta la paloma, La vaina ya se formó, Negrito cabeza de cera, Manuelito Barrios, Animalito del monte, Josefa Matías, entre otros, venía afectado por un cáncer que le hizo metástasis en los pulmones y los huesos.

“El 25 de noviembre cumplió 95 años, fue un hombre muy fuerte, el año pasado se fracturó la cadera y me dijo ‘mija hasta aquí llegué’. Fue un padre magnifico, maestro de sus 10 hijos y con una nobleza única”, contó a AL DÍA, quien agregó que el cuerpo del maestro está siendo velado en su natal Soplaviento (Bolívar) y que el sepelio se cumplirá hoy a las 4:00 p.m. en medio de un homenaje que le harán las autoridades.

Pascual Castro, quien tuvo la oportunidad de compartir escenario con esta leyenda de nuestro folclor, sostuvo que ‘Cato’, como le decían de cariño, deja un legado musical que deben seguir defendiendo. “Debo destacar ese cañón de voz que tenía y su genialidad para crear canciones basado en las mujeres y hasta en los animales. Tocaba tambora y llamador al mismo tiempo y de ñapa cantaba (risas), un virtuoso inigualable que en 1978 introdujo a nuestro grupo de gaitas la tambora, antes solo eran gaitas y maracas”.

Pascualito también contó a este medio que Parra fue algo travieso. “Una vez en el teatro Colsubsidio de Bogotá, una muchacha que admiraba su talento lo quería conocer y se le metió al camerino, allí me dijo bueno Pascualito es hora de perderte, porque viene lo bueno. Hoy los gaiteros lloramos a un buen compañero, jamás discutió con nadie, sentimos un vacío muy grande”.

Letras genuinas

Carmen Alicia Caro Ortega, mánager de Los Gaiteros de San Jacinto Nueva Generación y quien también tuvo la oportunidad de laborar a su lado, explicó que  cada una de sus canciones está basada en una historia real. “El morrocoyo, por ejemplo, la hizo debido a que en Soplaviento tenía una cría de morrocoyo en el patio y vio como un perico liguero correteaba a uno de sus animales. Se inspiraba en las situaciones cotidianas y en el entorno en que se desenvolvía. Algo de admirar es que a sus 95 años tenía la mente lúcida, podías sostener una conversación muy cuerda y te entregaba datos históricos muy precisos que podías corroborar al tomar cualquier elepé”.

Caro Ortega reveló que este año estrenarán un documental que en 2018 grabaron en San Juan con el productor David Cobo. “Estuvimos conviviendo con él en Soplaviento para grabar sus anécdotas. Catalino era una persona muy amable, hospitalaria, recibía a uno siempre con cariño y una nobleza única. Este documental tiene ahora un alto valor histórico y se convierte en el homenaje póstumo que le hacemos desde la agrupación”.

El decimero Lisandro Polo, Rey Momo 2016 y organizador de La Noche de Tambó, dijo que es tanta la importancia de este músico que en su evento, el cual se realiza el viernes como antesala a los cuatro días de Carnaval, le dio la distinción de invitado vitalicio. “Aún en convalecencia me dicen sus hijos que estaba pendiente del evento y que anhelaba cantarle a los carnavaleros, esta fue una fiesta en la que se consagró. En el 2000 fue nuestro homenajeado y de ahora en adelante lo seguiremos tributando por ese vasto legado que nos dejó”.

Te puede interesar

Compártelo en: