“Es un enredo convertirse en la abogada del diablo”: Paula Barreto
El titulo es:“Es un enredo convertirse en la abogada del diablo”: Paula Barreto
Anuncio
Foto detalle: 
Paula Barreto interpreta a la abogada Martha Cruz
aldia_web
Jonathan Díaz Cárdenas

“Es un enredo convertirse en la abogada del diablo”: Paula Barreto

381

En ‘Las Muñecas de la Mafia’ le toca asumir la defensa de un ‘narco’ estafador.

En casi 15 años de carrera actoral, la paisa Paula Barreto afirma no había tenido un papel tan complicado como el de la abogada Martha Cruz, quien en la serie Las Muñecas de la Mafia, le toca una tarea muy dura: defender al narcotraficante y estafador Raúl Jiménez.

La abogada de la mafia como es conocida es madre de dos hijos por los cuales está dispuesta a asumir los roles más arriesgados de su vida, entre ellos defender en los estrados, a los que nadie quiere defener.

En dialogo con AL DÍA contó que si Martha tuviera la habilidad de ver el futuro, se negaría a ser la abogada del jefe del cartel del Sur. Y lo haría porque este narco terminará haciendo con ella lo que no pudo hacer ninguno de los otros delincuentes a los que ha defendido: arruinarle la vida y poner en peligro a su familia. Ella nos contó sobre la experiencia de participar en esta producción al lado de un elenco de lujo encabezado por Amparo Grisales y Fernando ‘el Flaco’ Solórzano.

La vemos haciendo de abogada del diablo ¿cuáles son las sensaciones de estar en los pies de esta abogada?

Me toca hacer de abogada del diablo. Martha Cruz es una penalista muy exitosa y reconocida en el país debido a su inteligencia. Pegada a la ley logra ganar unos casos que nadie quiere defender porque son muy difíciles. Pero ella tampoco es que se haya visualizado defendiendo narcotraficantes, digamos que la misma vida la pone en esa situación sin ella buscarla. Justamente Raúl Jiménez estando en la cárcel pide que sea Martha Cruz quien lo defienda y eso ya es palabra sagrada, no puede negarse ante la petición de este temible narcotraficante y desde ahí la vida se le vuelve un ocho porque eso afecta todas las esferas de su vida y reputación.

Sin dudas es un caso muy complejo el que le toca

El caso que defiendo es similar al de DMG, hay muchas personas humildes que son estafadas y me toca defender al malo, pero por la vía legal demuestra que no está implicado en eso. Así que me convierto en la enemiga de los buenos, pero en realidad estoy haciendo mi trabajo bien hecho. Por fuera me muestro como una mujer de hierro, pero en el fondo hay mucha ansiedad, porque hay mucho en juego, es un enredo convertirse en la abogada del diablo.

No es la primera vez que participa en este tipo de historias rodeadas de narcos ¿qué tiene de especial esta serie?

Sí ya había estado en El cartel de los sapos 2, El Chapo, ahora estoy grabando Operación Pacífico que es otra historia ligada al narcotráfico, pero digamos que esta experiencia de Las Muñecas de la Mafia fue muy especial, primero que todo porque fue mi primer coprotagónico, algo que tomo como un regalo de la vida porque estoy rodeada de un elenco de mujeres maravillosas. Esta es una historia muy bien escrita y dirigida, sentía que estábamos haciendo un largometraje, el director de mi trama Lucho Orjuela, ha hecho mucho cine, así que para mí fue un regalo en todo el sentido de la palabra.  La historia es especial porque muestra el narcotráfico desde la perspectiva de las mujeres que rodean a estos hombres.

¿Para esta abogada existe un conflicto moral en algún momento?

Claro, ella está expuesta a un montón de dilemas éticos porque ella se lo deja claro al narco desde el principio y le dice que con ella le toca al derecho, pero cuando ya el tipo la comienza a apretarla le toca muchas veces estar entre la espada y la pared y va a cometer muchos errores que va a pagar caro.

¿En la vida real también le ha tocado hacer de abogada del diablo?

Sí, siempre me dicen que soy la abogada del diablo porque cuando alguien comienza a juzgar o a criticar duramente al otro, yo entro a mediar y a justificarlo. No me gusta ser juez y condenar, sino darle la oportunidad al otro de que se defiende también y entender las razones de su actuar.

¿Qué fue lo más difícil de hacer este papel?

Hubo mucho tecnicismo y escenas muy largas en los juicios en los que me tocó mostrar mucha seguridad, aprenderme al pie de la letra los libretos y parecer la abogada más tesa del mundo. Mis compañeras me decían que sí a ellas les hubiese tocado aprenderse esos diálogos no los hubieran sacado adelante.

¿Le tocó aprender de leyes?

Sí, sobre todo con amigas abogadas a las que les consultaba, iba a juzgados, también veía videos en los que cuando entra el juez todos se levantan y todos esos protocolos; Nunca había tenido nada que ver con el mundo del derecho, yo soy es psicóloga.

Te puede interesar

Compártelo en: