La música latina se queda sin su ‘Caballo mayor’
El titulo es:La música latina se queda sin su ‘Caballo mayor’
Foto detalle: 
aldia_web
Jonathan Díaz Cárdenas

La música latina se queda sin su ‘Caballo mayor’

13

Un infarto puso fin a toda la sabrosura del cantautor dominicano Johnny Ventura.

La tristeza se apodera de los bailadores. Ha muerto el cantautor dominicano Johnny Ventura, conocido internacionalmente como ‘El Caballo Mayor’. A los 81 años, sufrió un infarto en la clínica Unión Médica de la ciudad de Santiago, República Dominicana, donde había sido llevado de urgencia. La noticia fue dada a conocer este miércoles hacia las tres de la tarde por su hijo, el también cantante Jandy Ventura.

Su colosal figura comenzó a visibilizarse en las décadas de los 50, 60 y 70 en su natal República Dominicana, y luego se internacionalizó, encontrando alta resonancia en países como el nuestro donde sonaron éxitos como: Capullo y sorullo, Pitaste, La resbalosa, Rebeca, entre otros.

Juan de Dios Ventura Soriano, su nombre de pila, además de la música de su tierra, también creó éxitos salseros como: Dilema, Triángulo, Domilanchan y Trampolín. Este último lo compuso para El Gran Combo y en los tres últimos años ha sido una de las salsas más sonadas en emisoras y estaderos barranquilleros, tal como lo sostiene el programador Víctor Buelvas, El Terror.

“Su primer gran éxito a nivel carnavalero y verbenero fue en la década de los 50 con La resbalosa. El sello Discos Tropical a raíz de su éxito internacional comenzó a prensar su música en nuestra tierra y por eso aumentó su popularidad”, contó Buelvas.

Ventura innovó con sus letras y su pegajoso ritmo acompañado de su grupo El Combo-Show con el cual realizaban unas llamativas coreografías. Además modernizó el merengue al introducir saxofones, trompetas, piano, tambores, efectos electrónicos y timbales.

Se apropió de la música colombiana

El experto en música tropical, Henry Cervantes, explicó que Johnny Ventura se convirtió en uno de los merengueros que más ha grabado canciones hechas por compositores colombianos. La primera de ellas La piragua, de José Barros; le siguieron La hamaca grande, de Adolfo Pacheco; Las tapas, de Ivo Otero; Patacón pisa’o, de Ramón Chaverra; El Hombre enamorao’, de Gabriel Rumba Romero; Matilde Lina, de Leandro Díaz, entre otros. “En noviembre de 2015 en medio de un homenaje que le hicieron en los Premios Luna lo entrevisté y me contó que Colombia se convirtió en una plaza muy importante para su carrera y que cada vez que se presentaba en el Festival de Orquestas debía interpretar un éxito colombiano, así que siempre se jactó de nuestro folclor”.

La discografía de este padre de 7 hijos fue extensa. Logró grabar 105 producciones, siendo el artista dominicano más prolífico en ese sentido, y cuyas grabaciones han sido premiadas con 28 Discos de Oro, 2 Discos de Platino, un Grammy Latino en el 2004 y un Grammy a la Excelencia en el 2006.

Seguía vigente

El espigado vocalista que acumulaba 61 años de carrera artística, mantenía casi que intacta su voz de barítono y su swing cargado de energía y mucha teatralidad.

A finales de marzo de 2020, permaneció tres días hospitalizado tras dar positivo a la covid-19, enfermedad de la que logró recuperarse.

Su reconocimiento fue absoluto, en Miami, Johnny fue el Rey de la Calle 8 en 1987; en el Carnaval de Barranquilla ganó cuatro Congos de Oro y fue homenajeado en el Festival de Orquestas del 2016, donde se le vio alegre bailando junto a la reina Marcela García.

También fue el primer artista dominicano en conquistar la codiciada Antorcha de Plata que otorga el clamor popular del público que asiste al Festival Viña del Mar en Chile. En su país obtuvo el premio El Soberano, la máxima distinción que otorga la Asociación de Cronista de Arte de la República Dominicana.

Su legado recae sobre sus hijos Juan De Dios, Jandy Ventura y Juan José y Ana Yahaira, quienes tienen su propio proyecto musical.

Su faceta política

Además de su trayectoria artística, este abogado se mantuvo activo en la política durante 45 años.

Su popularidad le permitió adentrarse en el mundo político y de paso ganar la alcaldía de la capital dominicana en 1998.

Ventura fue militante del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) por 45 años tras formar una gran amistad con el líder político José Francisco Peña Gómez, llegando a ser diputado de esa institución y alcalde del Distrito Nacional.

En las últimas elecciones municipales, aspiró sin éxito a la Alcaldía de la capital dominicana. ¡Paz en la tumba de este gigante!

Te puede interesar

Compártelo en: