Pornovenganza, cuando el placer se convierte en pesadilla
El titulo es:Pornovenganza, cuando el placer se convierte en pesadilla
Foto detalle: 
aldia_web
Redacción ALDIA

Pornovenganza, cuando el placer se convierte en pesadilla

1.2K

El caso de la congresista norteamericana Katie Hill estremeció la política en EE.UU. En Barranquilla dos artistas fueron víctimas de este delito.

Compartir fotografías intimas con alto contenido sexual entre parejas se ha convertido en una práctica cada vez más usual en los últimos años, esta actividad es conocida como sexting o sexteo. Este tipo de imágenes pueden, en su momento, generar placer entre quienes comparten una relación sentimental, pero en algunos casos se convierten en una pesadilla cuando el amor dice adiós.

Esta semana se conoció el caso de una política estadounidense llamada Katie Hill, del partido Demócrata, quien renunció a su curul en el Congreso de ese país tras la apertura de una investigación por parte de la Comisión de Ética de la Cámara de Representantes debido a que unas fotos de alto contenido sexual se difundieron en medios de comunicación y redes sociales dejando a la legisladora, de 32 años de edad, sometida al escarnio público.

La exdiputada fue víctima de una ‘pornovenganza’, una práctica que han popularizado individuos que tras la ruptura de una relación o por el hecho de hacer sentir mal a una persona se encargan de publicar contenido multimedia íntimo del afectado.

En el caso de Hill, a la luz pública salieron unas fotografías en las que aparece desnuda cepillando el cabello de una asesora de nombre Morgan Desjardins.

Dichas imágenes fueron divulgadas por un tercero y posteriormente publicadas en la página de orden conservador web RedState y en el tabloide británico ‘The Daily Mail’, las fotos de inmediato encendieron un debate moral en el país norteamericano.

Hill, notablemente enojada por su incómoda situación, al presentar su renuncia afirmó que además de ser víctima de este delito, es atormentada por la misoginia que hay en ese país y exclamó que en las instituciones quedan hombres acusados de violencia sexual.

“Me voy, pero los hombres acusados de cargos creíbles de violencia sexual intencionada permanecen en las juntas, en la Corte Suprema, en esta Cámara y, lo peor de todo, en el Despacho Oval”

La exdiputada señala a su esposo, Kenny Heslep, con quien está enfrentando un proceso de divorcio, de ser el responsable de compartir las fotografías íntimas. La víctima señaló que Heslep en compañía de conocidos en medios de comunicación conservadores se encargaron de manchar su imagen. 

En Colombia

La situación por la que está atravesando Hill, por desgracia no es nueva. En el país se dió uno de los casos más recordados en el entretenimiento, cuando Luly Bossa fue víctima de esta misma pesadilla. 

Corría el 2001 cuando en los medios de comunicación nacionales se desató el escándalo por el vídeo de la actriz. En el material audiovisual se ve a Luly manteniendo relaciones sexuales con su expareja.

Unos años después, la artista responsabilizó a Alberto 'Beto' Pérez, creador del programa Zumba, con quién sostuvo una relación sentimental. Bossa afirmó que había aceptado grabar el material, pero posteriormente a la realización del mismo lo destruyó. Según ella, Pérez pudo haberle sacado una copia y esta fue la que llegó a las manos de la periodista Graciela Torres, más conocida como La Negra Candela, quién por este hecho en 2007 fue condenada por la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá a pagar una millonaria suma de dinero por el delito de injuria agravada y tuvo que estar 17 meses fuera del ejercicio periodístico.

La barranquillera en su momento expresó que atravesó muchas adversidades puesto que dicha situación llevó a qué muchas productoras le cerraran las puertas en la cara. 

Los daños colaterales de la difusión del vídeo tocaron el seno de su familia. 

Cuando toda esta situación se dió, Luly estaba embarazada de su hijo menor y tenía cinco meses de gestación. Ángelo nació con problemas genéticos desarrollando distrofia muscular de Duchenne lo que conllevó a qué la actriz tuviese que enfrentar otra prueba, luchar para que a su hijo se le brindará una buena atención médica.

Otra barranquillera

Andrea Valdiri en febrero de este año también fue víctima de "pornovenganza". En el caso de ella, se difundió un  material explícito en el que se  observa la bailarina sosteniendo relaciones sexuales con su expareja, el futbolista Michael Ortega. 

En su momento, Valdiri se mostró notablemente afectada en las redes sociales, pero con el paso de los días normalizó sus actividades. Se desconoce a quién se tomó el trabajo de difundir el material. 

Delito

De acuerdo con el abogado experto en delitos informáticos, Arean Velazco, este tipo de conductas están tipificadas en la ley 1273 como violación de datos personales con una sanción penal que puede ir desde los 48 hasta los 96 meses de prisión para quienes incurran en difundir, sin ningún tipo de consentimiento, material de carácter privado.  

El experto invita a quienes sean víctimas de este delito a denunciar ante la Policía en la Unidad de Investigación de delitos informáticos a través del Cai virtual. 

Según el informe Tendencias en CyberCrimen en Colombia, dado a conocer la semana pasada por la Policía Nacional, en Barranquilla este 2019 se han registrado 643 casos de cybercrimen. 

Velazco explica que la 'pornovenganza' está tipificada dentro de este item, pero que no se tiene claridad sobre los casos puntuales en el informe, por lo que comparte espacio con otras conductas delictivas que van en línea con delitos informáticos.

Con información de: Javier Mendoza.

Te puede interesar

Compártelo en: