ESPECIAL | “Ver jugar a Pelé en Suecia 58 fue maravilloso, era un fenómeno”: Enrique Macaya Márquez
El titulo es:ESPECIAL | “Ver jugar a Pelé en Suecia 58 fue maravilloso, era un fenómeno”: Enrique Macaya Márquez
Anuncio
aldia_web

Vas por aquí

Anuncio
Foto detalle: 
Macaya junto al periodista argentino Marcelo Benedetto en el Mundial de Rusia 2018.
aldia_web
Efraín Cuadrado Mendieta

ESPECIAL | “Ver jugar a Pelé en Suecia 58 fue maravilloso, era un fenómeno”: Enrique Macaya Márquez

186

Es el periodista que más Mundiales de Fútbol ha cubierto, 16, de Suecia 1958 a Rusia 2018.

Una leyenda del periodismo deportivo de América es el argentino Enrique Macaya Márquez. Los registros de la Fifa lo confirman como el que ha cubierto la mayor cantidad de Mundiales de Fútbol en toda la historia: 16 en total, desde Suecia 1958 hasta Rusia 2018. Tiene 83 años y es uno de los comunicadores más respetados de Sudamérica.

En la pasada cita orbital en Rusia varios medios deportivos le rindieron homenaje por su vasta trayectoria, pero más que todo fue un reconocimiento a sus calidades profesionales a la hora de analizar y comentar el deporte.

A pesar de sus blasones no pierde la humildad, y muy a su estilo le da inicio a esta charla con una aparente rigurosa advertencia: “Nada de ‘don’ ni ‘señor’, dime Macaya, somos colegas, esto no es la época medieval”, y ríe.

P. ¿Para qué medio está trabajando actualmente?

R. Estoy haciendo Directv. El Mundial lo transmití por la televisión pública y ahora estoy con Directv por las mañanas en un programa que se llama ‘De fútbol se habla así’. 

P. ¿Cómo fue su experiencia en Rusia?

R. Muy buena, en otros aspectos no tanto, pero en lo laboral muy buena porque más allá de lo que significaba en particular la diferencia horaria con la Argentina, es decir, terminábamos transmisión a las 2:00 a. m. en Rusia, y después teníamos que cenar y eso nos trastocó un poco las costumbres y los hábitos, pero bueno, el trabajo dio un buen resultado, más allá de la mala actuación de la Selección Argentina.

P. ¿Qué tal Rusia, cómo le pareció?

R. Ya yo conocía este país, pero vi otras cosas. No sé si porque era el Mundial, pero había una atención diferente, había muchos controles. Moscú realmente me pareció muy bueno. Después salimos con el equipo de trabajo a otras ciudades y el país me pareció muy bueno en cuanto a organización, muy limpio sobre todo, en cuanto a las calles, la limpieza que no tiene costo.

P. ¿Cómo inicia en el periodismo?

R. Bueno yo tenía 7 u 8 años y empecé a repartir diarios en el barrio Flores en Buenos Aires, ahí inicié aunque no con el periodismo (risas). Ahora que lo mencionas, te digo que lo recuerdo todo, repartía diarios y atendía un puesto en una esquina, aunque ya en ese momento tenía 15 años. Fíjate que a 50 metros de ese puesto vivía Alfredo Di Stéfano. Yo inicié en Radio Mundo en ese momento, que era una empresa inglesa que tenía productos como Diario El Mundo, Mundo Argentino, Diario El Hogar, la revista Selecta, Mundo Infantil, Mundo Deportivo, etcétera. Mis padres trabajaban en este diario y en la radio apareció una vacante, yo estaba haciendo secundario (bachillerato), y me presenté, me dieron el puesto. También empecé a realizar tareas administrativas, y aparte me pegué a la organización deportiva, que en ese tiempo era algo muy importante, tal vez menos que ahora. A mi realmente me gustaba mucho el fútbol, entonces empecé a tener mucho contacto con los periodistas deportivos y paralelamente fui realizando ese trabajo, después lo tuve que desarrollar profesionalmente cuando decidí elegir este camino.

P. ¿Cómo era un Mundial hace 60 años?

R. Era diferente en todo. Primero que no sabíamos cómo jugaban los rivales, no había forma de saberlo, no los veíamos, no había satélite. Después estábamos muy mal informados, había muy poca gente que podía viajar, a Europa sobre todo. Para el Mundial de Suecia 1958, a Argentina le tocó jugar en el sur del país, en Malmö, así que era un desconocimiento total, además estábamos muy lejos nosotros de Europa para saber con qué nos íbamos a encontrar allá, fueron muchas horas de avión. En esa ocasión trabajé con una emisora colega, debido a que el gerente de Radio Mundo empezó a trabajar con ellos y me dio la posibilidad de participar en una transmisión radial, me fui como relator y ahí la hicimos. Tenía 24 años.

P. ¿Cómo recuerda al Pelé que usted vio en 1958?

R. Sí claro, era un muchachito de 17 años, pero era impresionante. Físicamente era un fenómeno, Pelé era un atleta maravilloso. Ya antes lo había visto debutar en un partido amistoso contra Argentina en Brasil, pero verlo en el Mundial fue un espectáculo. Yo creo que él fue alguien que revolucionó el fútbol brasileño, más allá de la capacidad técnica que tenían sus compañeros, él le puso un temperamento tremendo y la fuerza física que antes los brasileños no tenían.

P. ¿Cómo nace la gran amistad que sostuvo con Alfredo Di Stéfano?

R. Alfredo era mayor que yo. Trabajaba muy cerca de su casa cuando era un pibe apenas. Nos fuimos haciendo amigos, nos teníamos mucha confianza, entraba en su casa, charlábamos mucho. Era un tipo que era una cosa muy rara, él fue un triunfador del fútbol surgido de clase media-alta, sus padres tenían campos y propiedades. Una cosa bastante extraña porque en esa época los jugadores se hacían sobre la marcha y venían de lugares sencillos, humildes, con mucho tiempo para jugar todo el día a la pelota y afiebrarse por este deporte. Él se cuidaba mucho, sin serlo todavía, se comportaba como un profesional. Cuando empezamos a hablar, él empezó en la cuarta división de River Plate y me contaba mucho acerca de eso, las sensaciones de aspirar a ser profesional. Yo le tenía mucha admiración.

P. Entre Pelé, Di Stéfano, Maradona y Messi, ¿con cuál se queda usted?

R. No no no, Pelé, Di Stéfano, Maradona y Cruyff, te corrijo ahí. Messi todavía tiene que dar mucho para llegar a ese punto. Estos señores tenían mucha capacidad de liderazgo en sus compañeros, mucha autoridad. Messi es un gran jugador y ha sido señalado como el mejor del mundo en varias oportunidades, pero quizás el ser líder no hace parte de su personalidad y no es culpa de él, te hablo de los rasgos que más allá de hacerlo capitán, lo convierten en líder.

P. ¿Cuál ha sido la clave para asistir a 16 mundiales?

R. Es tremendo, porque tienes que estar laborando en los medios que cubren los mundiales. A veces no fue así y me tocaba rebuscarme para asistir, la suerte también contó, sin esto último se me hubiera hecho imposible.

P. ¿De los 16 mundiales en los que ha estado, cuál lo marcó más como profesional?

R. El que ganó Argentina en México 1986 con Carlos Salvador Bilardo. Estuve muy cerca de esa Selección, fuimos campeones del mundo jugando de visitantes. Tuvimos mucho contacto con los jugadores, lo viví muy de cerca ese título mundial. Aunque te debo confesar que me causó mucha admiración el equipo de Holanda que jugó el Mundial de Alemania 1974. No salieron campeones, pero nunca más he vuelto a ver un equipo como el holandés.

P. ¿De tantos países que ha conocido, cuál es el que más le ha llamado la atención, por su cultura?

R. Bueno a mí me ha tocado hacer mundiales en países tremendos como Alemania o España. También en Inglaterra 66, en donde si bien la relación con los argentinos no es la más cordial de todas, también entra en esos sitios espectaculares que hemos conocido. Cada país tiene lo suyo, España por lo cercano que estamos por el idioma, Alemania porque conozco mucho de esta cultura y son muy ordenados en cada uno de los aspectos de su desarrollo. Francia lo mismo, mirá, uno va aprendiendo mucho de este mundo.

P. ¿Cómo manejó el tema de las restricciones para la prensa en el Mundial de Argentina 1978?

R. Yo para ese Mundial trabajé en el canal oficial y nosotros recibimos una comunicación en la que nos sugerían no hablar mal de la Selección, más no del técnico César Luis Menotti, porque supuestamente sería atentar contra la imagen de Argentina y demás y fíjate que ese mismo día le hicimos una nota muy crítica al Flaco Menotti y salió en el noticiero de la noche, pero nadie nos dijo nada. Es decir, habían unas cosas que se exageraban en cuanto a ese tema, el país estaba más ocupado en otras cosas con respecto a la censura en nuestro medio.

P. Un top 5 de los mejores jugadores argentinos de la historia...

R. Bueno, ya tenés a Alfredo Di Stéfano. René Pontoni, de San Lorenzo de Almagro; Ángel Clemente Rojas, de Boca Juniors. Hasta ahí, solo te estoy hablando de los que vi en el fútbol argentino, obviamente.

P. ¿Cuál es la fórmula para que despegue la Selección Argentina?

R. La fórmula es organizarse como corresponde, cosa que no están haciendo. Se dijo que se iba a nombrar una comisión, que no sabemos quién va nombrar esa comisión. Supuestamente este grupo iba a planificar sobre un proyecto de todos los juveniles y la de mayores y esto todavía no se hizo. Hay un técnico interino que estará hasta diciembre y después veremos si se nombra alguien en propiedad, y a la supuesta comisión y si se logra algo con el mencionado proyecto. Hasta ahora están en déficit total.

P. ¿Cómo ve el fútbol sudamericano en general?

R. Fíjate que estuvimos viendo ahora en la Libertadores a los brasileños que ya no juegan como los brasileños, históricamente hablando, juegan mucho más duro, pero igual de esa forma han alcanzado algunos objetivos. Los argentinos tanto Boca como River están metidos en la pelea constantemente. Pero creo que en general que el fútbol sudamericano es interesante, competitivo, además estos torneos les da la posibilidad de ganar algún dinero a los clubes para que prosperen administrativamente.

P. ¿Seguidor de qué equipo?

R. No tengo. Es una gran ventaja que tengo (risas). Lo hago también por mantener cierta distancia con los jugadores, nos tratamos muy respetuosamente, pero trato de seguir esa línea para no buscar esa línea que me parece equivocada con los futbolistas.

P. ¿Jugó fútbol?

R. Sí claro, jugué con José Sanfilipo en juveniles. Yo jugaba de ‘5’ en la mitad de la cancha hacia los costados, con salida y pegador, todo lo que quieras, era un fenómeno (risas).

P. ¿De sus dos hijos y cinco nietos ninguno se inclinó por el periodismo?

R. No, pero uno de mis hijos que es preparador físico, fue campeón con River Plate, trabajó en Francia con Marcelo Bielsa y en Valencia con Mauricio Pellegrino.

P. Uno de sus pasatiempos es la lectura, ¿qué le gusta leer?

R. El último que leí fue el mío, Mis Mundiales (risas). Pero ya en serio estoy leyendo cuestiones que tienen que ver con la sicología, con el liderazgo. Ahora hay mucha gente que te habla de eso, hacen seminarios porque está de moda pero no entienden nada de lo que están hablando.

P. ¿Cómo se relaja en sus momentos de descanso?

R. Nada especial. Tengo amigos y mi familia, paso el rato con ellos y charlamos, no tengo gustos exóticos (risas). A veces me voy fuera de la capital pero no tardo mucho, me gusta trabajar toda la semana, es una costumbre ya.

Te puede interesar

Compártelo en: