“Llevo una guerra conmigo mismo en la parte mental”: Jefferson Gómez
El titulo es:“Llevo una guerra conmigo mismo en la parte mental”: Jefferson Gómez
Anuncio
aldia_web

Vas por aquí

Foto detalle: 
aldia_web
William González Badillo

“Llevo una guerra conmigo mismo en la parte mental”: Jefferson Gómez

18

Por las múltiples lesiones, el jugador barranquillero, de 25 años, no ha podido recuperar el gran nivel que se le conoció en sus primeros años como rojiblanco.

El tiempo pasa y Jefferson Gómez no ha podido ganar esa lucha constante que vive para poder recuperar el nivel que se le conoció en sus primeros años con Junior, siendo pieza fundamental en la consecución de la octava estrella y del subtítulo continental logrado en la Copa Sudamericana 2018.

Las lesiones —graves y menos graves— mermaron, sin duda, una carrera que iba en ascenso y que no ha vuelto a ser la misma, ya sea por falta de continuidad o de regularidad.

El defensor barranquillero, de 25 años, se quitó el ‘tapaboca’ y en diálogo con EL HERALDO habló de las lesiones, de su presente, de la guerra mental que vive consigo mismo por volver a ser lo que fue y de su futuro, ya que su contrato con Junior culmina en diciembre de este año.

¿Cómo vive su actualidad en Junior?

Tranquilo, trabajando, esperando la oportunidad. Tuve competencia en la primera fecha, contra América, y al final de ese partido me desgarré. Desde ese tiempo se ha venido trabajando con la parte médica, con los fisioterapeutas y con la parte técnica. Duré un mes recuperándome, más que todo fortaleciendo mi parte muscular. De rodilla hace un tiempo que estoy muy bien, me siento mucho mejor. Y bueno, ya estoy listo para cuando el técnico decida que sea importante en algún momento del torneo.

¿Cómo ha asumido todo este tema de las lesiones, que no lo han dejado tener continuidad en los últimos años?

La verdad es difícil sobrellevar eso, porque uno como jugador siempre quiere estar en el campo. La gente cree que uno se lesiona y se recupera en casa haciendo nada. Ha sido complicado. En la parte mental llevo una guerra conmigo mismo, de querer levantarme con la misma motivación sabiendo que no vas a poder jugar. Ha sido un trabajo difícil, muy desgastante mentalmente, porque el jugador lesionado trabaja dos o tres veces más que el resto. No hablo de la parte de intensidad, porque el que está en competencia hace mucho más en ese aspecto, pero hablando de la parte de trabajo, son más las jornadas las que uno vive al día. Gracias a Dios ya estoy entrenando con el grupo, esperando la oportunidad.

¿Considera que ese historial de lesiones que ha sufrido ha sido infortunio o mal cuidado de su parte?

La verdad, no sabría decirte algo preciso, porque si existiera la receta para que un jugador no se lesione los grandes clubes lo harían. Uno a veces hace el mejor trabajo de recuperación posible e igual las lesiones vuelven a llegar. Tener una lesión de ligamento cruzado es lo peor que te puede pasar como jugador. Es muy duro, porque no solo tu rodilla sufre un gran daño, sino que toda la parte muscular de tu cuerpo se descompensa. Al principio entrenas para recuperar la rodilla, pero estas descompensando los músculos de la otra pierna. El que se lesiona de ligamento cruzado al mes se lesiona la otra rodilla, porque se descompensa. Respondiendo la pregunta, yo creo que en mi caso ha habido un poco de infortunio, porque si tú me preguntas a mí, he entrenado duro cuando hay que entrenar, pero igual he sufrido lo que he sufrido. Ya lo que queda es mantenerme fuerte en lo mental y seguir adelante, porque no haces nada quedándote en el pasado.

¿En este momento está apto para jugar?

Sí, en estos momentos estoy bien. Se hizo un trabajo fuerte durante un tiempo largo, tanto en la parte de recuperación en la de adaptación a la competencia. En estos momentos estoy en buena manera para competir.

¿Siente que las lesiones no lo han dejado retomar el nivel con el que sorprendió en sus inicios en Junior?

Sí, claro que sí. Eso lo pienso todos los días. Yo por ahí, cuando pasé la primera lesión de rodilla, que había vuelto a coger competencia, el profesor Luis Fernando Suárez, que estaba a cargo del equipo en ese momento, me decía que estaba cerca de ser llamado a la Selección, y preciso me llega la otra lesión de ligamento cruzado. Seguramente si no hubieran pasado tantas lesiones seguidas tendría un mejor panorama o estuviera en otro momento, o simplemente seguiría aquí, pero de otra manera, más consolidado. Pero bueno, las cosas hay que aceptarlas cuando pasan y no puedo quedarme pensando en lo que pudo ser y no fue, porque eso mata tu mente. Toca seguir.

¿Cómo sobrelleva las críticas que recibe a diario?

Cuando el equipo no está bien o uno no está bien, los hinchas lo primero que miran es lo que tienen a la mano, y es su celular, y ahí descargan la rabia a través de las redes. Es muy fácil hablar y decir cosas, pero uno es humano y siente. Como te dije ahorita, la gente piensa que uno se lesiona y uno se queda en la casa recuperándose hasta que vuelva a estar bien. Uno trabaja  el doble para estar bien y, además, la guerra mental que sostienes es muy dura. Las personas que me conocen saben que trato de no prestarle atención a todo lo que se dice de mí.

¿Siente que ha fallado en su cuidado y eso ha repercutido en la cantidad de lesiones que ha sufrido?

Como te digo, es muy fácil hablar y decir cosas sin saber realmente lo que está pasando. Cuando he estado bien, te habló estando al 100%, le he aportado cosas al equipo. Pero es normal que cuando no estoy ayudando en el campo se generen todo tipo de especulaciones. Sé lo que hago, sé lo que trabajo y eso no me lo va a pelear nadie. Hay días en que, obviamente, trato de disfrutar, de desconectarme, porque tengo 25 años y el futbol más adelante no me va a devolver el tiempo. Cada vez que puedo disfruto y trato también de hacer mi trabajo. A las personas les digo que cuando me toca trabajar, trabajo, pero que también soy un ser humano de 25 años que me gusta escuchar música, jugar videojuegos. Nada, cuando llegan las críticas y las especulaciones lo que hago es entrenar, porque no queda más nada que hacer ni pensar.

Usted recibe muchas críticas de los hinchas por sus entretenciones fuera del campo…

Es que la gente cree que porque el fútbol le da al jugador ciertas comodidades, hablando del tema del dinero, entonces uno debe ser una máquina, que no puede hacer más nada, que no tiene una vida más allá del fútbol. Uno es una persona normal. Yo en Barranquilla estoy solo. Mi familia está en Medellín, mi papá, mi mamá, mi hijo. A mí me queda difícil ir y también es difícil que ellos vengan todo el tiempo. A veces es difícil estar en casa solo. Entonces, cuando tengo un espacio libre, cuando termino de hacer mi trabajo, que es entrenar, o no estoy estudiando algo, juego mis videojuegos o voy a disfrutar por ahí, escuchando música, como cualquier persona normal.

¿Qué sería de Jefferson Gómez sin las lesiones?

Sería una persona fuerte. Si tú le preguntas a alguien que me conoce, yo siempre tengo la mejor actitud para hacer las cosas. Esté por lo que esté pasando, nunca van a escuchar de mí que no estoy bien. Soy fuerte, tengo las ganas de jugar. Si el profe me necesita, ayudaré. Voy a dar lo mejor de mí el tiempo  que me quede en Junior. Trataré de darle a la gente lo que de alguna manera han esperado de mí. Y si no se da la oportunidad de jugar, pues tratar de que Jefferson Gómez sume en otra parte. Lo que quiero ahora es que mi carrera vuelva a un punto en que vuelve a hacer lo que más me gusta, que es jugar al fútbol con mayor regularidad.

¿Cómo ha sido la relación con el técnico Arturo Reyes?

Con el profe la relación es buena. Es una persona muy alegre, conversadora, ‘mamadora de gallo’, entonces por ahí el jugador se siente en confianza. Yo había tenido un periodo corto con él cuando era asistente de Comesaña. Entiendo que ahora a su llegada no estaba disponible por lesión y mis compañeros en defensa han tenido buenas actuaciones, así que por ahí él tiene sus jugadores de confianza y a mí me toca esperar la oportunidad. Cuando eso se dé, espero estar de la mejor manera para decir: ‘aquí estoy, estoy disponible’.

¿Cuándo termina su contrato en Junior?

En diciembre de este año.

Teniendo en cuenta todo lo vivido en los últimos años… ¿Siente que estos serán sus últimos meses en el equipo o confía en ser renovado?

Yo no sé. La verdad es que hasta el momento no me han dicho nada. Obviamente, entendería cualquier decisión que tomen, pero no me he puesto a pensar en eso. Cuando termine el contrato entraré en negociaciones para ver dónde sigo. Si me quedo, seguiré luchando; si me voy, trataré de buscar la continuidad que necesito. Para mí lo más importante es estar en la cancha todos los domingos.

¿Cómo ve el presente del equipo?

Con la llegada del profe (Arturo Reyes) se le ha dado una identidad al equipo. Hoy a nosotros no nos domina nadie. Si has visto los partidos, Junior siempre ha salido a buscar el resultado, juegue donde juegue. Por ahí a veces no se dan las cosas, pero ya son por cosas puntuales. En general el equipo domina a los rivales, llega, defiende bien. Estamos tratando de corregir los errores que nos han costado puntos. Ahora mismo el grupo está fuerte, motivado, con confianza. Lo más importante es que creemos en nosotros mismos y estamos seguros que estaremos en las finales, como todo estos años.

¿Qué puede esperar el hincha de Jefferson Gómez en estos últimos meses que le quedan en Junior, si finalmente no se da su renovación?

Las ganas de jugar que tengo. Yo conozco lo que puedo dar, conozco mi calidad. Cuando he estado bien les he dado al club y al hincha lo que le gusta, que es buen fútbol. Si me dan la oportunidad de jugar, haré lo que me gusta y ayudaré al equipo a llegar a una nueva final. Y si por ahí no vuelvo a jugar más, porque también es una opción existe y que respetaré, pues estaré contento, porque aquí conseguí mi primer título, una estrella (la octava) que hace rato buscaba el equipo y no se había dado. Yo salí campeón acá siendo protagonista y eso siempre será especial para mí.

¿Cómo calificaría su paso, hasta el momento, por Junior?

Por diferentes motivos, aquí no he terminado de potenciarme, no he podido llegar a mi techo. Hasta antes de mi primero lesión grave tuve continuidad y fui protagonista, pero luego han sido actuaciones esporádicas por el tema de las lesiones. Esa es mi respuesta a tu pregunta, no he podido potenciar mi juego.

Te puede interesar

Compártelo en: