Historias de amor y hermandad enlazadas por los trazos

El Festival Killart llena de color el gran Malecón, Barrio Abajo y el Centro.

Por: Jonathan Díaz Cárdenas
aldia_web 165
1
/
aldia_web
Foto tomada por Jesús Rico. | Al Día
aldia_web
Foto tomada por Jesús Rico. | Al Día
aldia_web
Foto tomada por Jesús Rico. | Al Día
aldia_web
Foto tomada por Jesús Rico. | Al Día
aldia_web
Foto tomada por Jesús Rico. | Al Día
aldia_web
Foto tomada por Jesús Rico. | Al Día
aldia_web
Foto tomada por Jesús Rico. | Al Día
aldia_web
Foto tomada por Jesús Rico. | Al Día
aldia_web
Foto tomada por Jesús Rico. | Al Día
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
aldia_web
Compártelo en:

Una mujer trigueña, trepada en una grúa a ocho metros de altura lanza brochazos sobre una pared rústica sorprendiendo a quienes se pasean por la nueva entrada del Malecón de la Vía 40 con calle 78.

Se trata de Gleo, una de las 11 artistas urbanas que participan en la cuarta edición del Festival Killart, organizado por la Alianza Francesa, y que este año convocó a jóvenes de Chile, Venezuela, Francia y Colombia. La jornada para esta caleña cuya familia materna es barranquillera inicia desde las 6:30 de la mañana y culmina hacía las 7:00 de la noche.

La técnica que utiliza está basada en el vinilo y le exige el doble de tiempo de quienes pintan con aerosol. Ella no está sola en este proceso, cuenta con la asistencia de su novio, el brasileño Felipe que la ayuda a colorear el fondo de su obra: una mujer que mide 8 metros de alto y 20 de ancho. Los colores morados y amarillo, sobresalen en elmural, cuya temática está inspirada en el poder femenino.

Gleo, conto a AL DÍA que lleva seis años pintando a gran formato, pasión que la ha llevado a pasearse por Europa, África y América.

“Retrato personajes inspirados en gente del común, y hago unas máscaras que simbolizan poder. Lo que intento es convertirlos en seres espirituales que trascienden en medio de esta selva de concreto en la que estamos viviendo. A través de mis obras hago una invitación a conectarnos con lo espiritual y el amor”, expresó la vallecaucana que hace siete meses, luego de pintar a dos mujeres en edificios de 40 metros en Sao Paulo (Brasil), se enamoró de Felipe a quien trajo a Barranquilla a pintar.

 

“Ella es una gran artista que cautiva por su temática inspirada en lo cotidiano, utiliza mucho las flores y los ojos, para que quienes lo vean abran sus sentidos”, explica el brasileño mientras esparce con brocha el vinilo morado en la parte inferior del mural.

Para esta obra denominada ‘Ángela’, que comenzaron a dibujar hace cinco días, la pareja ha utilizado 15 cuñetes de pintura con el propósito de darle la textura necesaria a su creación.

“En este caso la temática es muy personal porque mi familia materna es de aquí y pocas veces la veo, así que pinté a la menor de mis primas quien lleva el nombre de mi abuela (Ángela). Las flores que lleva alrededor representan a mis tías que tienen nombre de flor: Jazmín y Magnolia. Este ha sido sin dudas uno de los trabajos más especiales que haya hecho”, concluyó la joven que con su zurda mágica comienza a cambiarle la cara a la pared de la empresa Quintal.

Cabe anotar que además de la entrada del Malecón, también son intervenidas paredes debajo del puente de la carrera 54 con avenida Murillo; en la calle 33 con carrera 41 y en la carrera 54 con calle 49, Barrio Abajo.

HERMANOS DEL ARTE CALLEJERO

Los artistas soledeños Osvaldo Blanco (White) y Johan Quintero (Bancomia), pintan juntos hace cinco años. Este arte ha fortalecido su amistad al punto de considerarse hermanos. Ellos pintan un mural cerca al gran Malecón en el que combinan dibujos y letras. Bancomia es el encargado de pintar figuras homenajeando siempre la cultura indígena.

“Estoy haciendo un guerrero que mató a muchos españoles y de otro lado a una Diosa. Ambos dibujos van unidos por la palabra Killart, que hace mi gran amigo White, con quien he logrado complementarme”, dijo este residente en el barrio Manuela Beltrán.

A su turno White explicó que quiso resaltar nuestra esencia Caribe. “Utilicé mucho el verde, rojo y amarillo.La idea es que quienes pasen por aquí sepan que hay talento local”.

LA CULTURA PICOTERIL PRESENTE

Rafael Matos, habitante de Las Moras, reconocido como Matos, tributa con su mural al Caribe, es por eso que dibuja el turbo El Africano, rodeado de animales de nuestra región como el Tití Cabeciblanco y los enlaza con el mar.

“Quise mostrar nuestra esencia, especialmente con los turbos que han tomado mucha fuerza y nos ponen a bailar, escogí El Africano porque representa un pedazo del Continente Negro en nuestra ciudad, aquí esta música se baila mucho”.

Finalmente el director de Killart, el francés Cart 1, quien trabaja en la pared de la carrera 54 con calle 49, manifestó que cada año siguen creciendo. “Este año traemos a Inti, de Chile, quien desde mañana (hoy), estará en el Centro, este es uno de los artistas que muchos festivales quieren tener y no han podido, nosotros tenemos la fortuna de que haya aceptado la invitación. La idea también es que como yo manejo el Festival de Lyon también llevemos talento barranquillero a pintar en Francia, como lo hicimos el año pasado con Joyce Obregón y Omar Alonso”.

REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Compártelo en:
Anuncio
Aquí se habló de: