Historias

La fatal caída desde las murallas en Cartagena que acabó con la vida de un turista alemán

En medio de la angustia, todos trataban de ayudar al ciudadano alemán de 80 años para que fuera trasladado de urgencia y en el menor tiempo posible.

Por: Rubén Darío Rodríguez

Un turista alemán de 80 años mu­rió ayer cuando recibía atención médica en un centro asistencial de la ciudad luego de caer de la muralla.

El visitante de nombre Gunter Kill Ei­sernyaslt cayó al piso y tras el fuerte gol­pe registró varias fracturas.

Verlo volar por el aire y caer al pavi­mento genero un tremendo impacto tan­to en las personas que lo acompañaban como en las decenas de vendedores que a las 10:00 de la mañana se concentran en seguir al grupo de turistas que recorren las calles del centro histórico.

De inmediato dieron aviso a un servi­cio de ambulancia que llegó con el grupo de paramédicos para prestarle la ayuda al turista alemán quien rabiaba del dolor tendido en el piso. Luego de entablillar sus piernas y colocarle un cuello ortopé­dico, lo acostaron en una camilla y se des­plazaron en la unidad medicalizada hacia un centro asistencial en el sector turísti­co de Bocagrande.

En medio de la angustia, todos trata­ban de ayudar al ciudadano alemán de 80 años para que fuera trasladado de urgen­cia y en el menor tiempo posible.

Adriana Meza, directora del Departa­mento Administrativo Distrital de Salud, Dadis, manifestó que se le prestaron las debidas atenciones e inexplicablemente falleció en el centro asistencial. “El ciu­dadano alemán falleció en extrañas cir­cunstancias que serán esclarecidas tras la práctica de la necropsia en Medicina Legal”.

Juan Carlos Vargas, un vendedor de sombreros, en cuanto vio lo que había su­cedido, no dudó en dejar su mercancía a un lado y trasladarse hasta donde se en­contraba el visitante.

Armado con uno de los sombreros le echaba fresco y trataba de darle áni­mo mientras llegaban las ambulancias. Precisó que no esperaba ver que una situación como esta lo conmoviera tan­to y fue por eso que llegó hasta el sitio para tenderle la mano al turista que se quejaba del tremendo impacto que ha­bía recibido.

“Pienso que esto es lo que tenemos que hacer cuando estamos aquí en el Centro Histórico ante una emergen­cia. Entre todos podemos dar la mejor imagen para que los turistas se sientan tranquilos, precisó el vendedor ambu­lante que luego de que se llevaran al tu­rista alemán se armó nuevamente con sus sombreros y comenzó la jornada del día que se vio aplazada por esta emer­gencia.

HACE DOS AÑOS OCURRIÓ LO MISMO

En la temporada de vacaciones de ju­nio de 2015, un accidente similar se regis­tró en horas de la noche cuando un turis­ta del interior del país cayó también al vacío y se fracturó varias costillas.

El visitante permaneció durante varias semanas en el centro asistencial mien­tras se recuperaba de las lesiones.