Las crisis alimentarias podrían multiplicarse en el mundo: informe científico
El titulo es:Las crisis alimentarias podrían multiplicarse en el mundo: informe científico
Anuncio
aldia_web

Vas por aquí

Anuncio
Foto detalle: 

Las crisis alimentarias podrían multiplicarse en el mundo: informe científico

65

El informe llamado ‘Sistemas alimentarios en peligro’ señala los riesgos de escasez y hambruna en ciertos países, sobre todo en África, debido al calentamiento climático y los conflictos armados.

Las crisis alimentarias podrían multiplicarse en el mundo debido a efectos demográficos, medioambientales, climáticos y financieros, alerta un informe científico de la FAO y la Comisión Europea.

El informe llamado "sistemas alimentarios en peligro" señala los riesgos de escasez y hambruna en ciertos países, sobre todo en África, debido al calentamiento climático y los conflictos armados, pero también de obesidad.

"El planeta produce más productos agrícolas y alimentarios de lo que necesita para alimentar a su población, pero aun así la tasa de prevalencia de la subnutrición está en aumento desde 2015", señala la economista y coordinadora del informe, Sandrine Dury.

"La disponibilidad de alimentos en el planeta asciende a poco menos de 3.000 kilocalorías por persona y día, mientras que las necesidades son de unas 2.200 kilocalorías en promedio por persona y día, con variaciones según el género, la actividad, la edad y la región del mundo", explica.

Los problemas de malnutrición en el mundo se dividen casi por igual entre dos categorías opuestas: unos 2.000 millones de personas que carecen de micronutrientes (vitaminas y minerales) y cerca de 2.000 millones de personas obesas y con sobrepeso.

En Latinoamérica o en África hay gente "que sufre a la vez de obesidad y de carencias alimentarias" ya que hay un "gran consumo de malas calorías, a base de grasa o azúcar, sin elementos nutritivos", sostiene Dury.

"Se deben encontrar políticas públicas que permitan hacer frente a estos dos problemas al mismo tiempo".

El informe, publicado en abril en Bruselas en la primera reunión de la nueva Red mundial contra las crisis alimentarias (Global Network Against Food Crises) que reúne a organizaciones internacionales, donantes, gobiernos y ONG, fue presentado esta semana en la sede de la FAO en Roma.

Sus autores alertan también sobre el riesgo de volatilidad de los precios de los productos básicos agrícolas debido al efecto combinado del calentamiento global y la contaminación que afectan los rendimientos y las cosechas, al agotamiento de ciertos recursos como el petróleo o los fosfatos utilizados en los fertilizantes, al crecimiento de la población y a la financiarización de la agricultura.

 Aumentar las reservas mundiales

"La crisis de precios no afectarían a todos los países de la misma manera, ya que los países exportadores de granos o de productos agrícolas pueden protegerse frenando sus exportaciones, mientras que los países importadores estructurales estarían mucho más expuestos", advierte Franck Galtier, uno de los autores del informe, entrevistado por la AFP.

"El primer factor que influye en los precios de los alimentos es el calentamiento global", afirma Galtier, ya que el aumento de las sequías y/o las inundaciones provocaría una disminución de la producción agrícola.

"El aumento de las enfermedades en las plantas y animales también afecta a la producción y puede afectar al comercio", añade.

El informe destaca la necesidad de una coordinación internacional para aumentar las reservas mundiales de cereales y alimentos para garantizar una mejor seguridad alimentaria, tal y como ha pedido el G33 de los países en desarrollo, encabezado por India.

Los precios de los alimentos también están cada vez más vinculados a los productos no alimentarios, como la energía, debido a los grandes volúmenes de productos agrícolas utilizados para producir biocombustibles (maíz en Estados Unidos, colza en Europa y azúcar en Brasil).

"Para reducir la dependencia de los sistemas alimentarios a los combustibles, el economista de Berkeley Brian Wright propone que los gobiernos tengan la prioridad en la compra de maíz sobre la industria de los biocombustibles si los precios superan un cierto nivel", dice Galtier.

Además, los productos básicos agrícolas son "cada vez más utilizados por los gestores de carteras bursátiles" para equilibrar sus activos, lo que eleva artificialmente los precios en caso de crisis, como ocurrió durante la crisis financiera de 2007-2008.

Te puede interesar

Compártelo en: