“Nací con esa impronta de la sensualidad, no me cuesta trabajo ser así”
El titulo es:“Nací con esa impronta de la sensualidad, no me cuesta trabajo ser así”
Anuncio
Foto detalle: 
aldia_web
Jonathan Díaz Cárdenas

“Nací con esa impronta de la sensualidad, no me cuesta trabajo ser así”

74

Lady Noriega, aactriz y cantante colombiana.

Una mujer sin filtros, así se considera Lady Noriega, quien en su vida se arrepiente de pocas cosas, entre ellas las cirugías que se hizo en el rostro, las cuales terminaron afectando su apariencia y generándole momentos de angustia durante muchos años.

Esta monteriana que ha dividido su carrera entre la actuación y la música, vuelve a ponerse de moda debido a que actualmente está al aire en Pasión de Gavilanes, telenovela que emite el Canal Caracol de lunes a viernes entre 8 a 9 de la noche. Con su inmortal papel de María Felipa De los Ángeles Trinidad Ronderos, mejor conocida como Pepita Ronderos, llega para hacerle la vida a cuadros a Rosario Montes (Zharick León) en el bar Alcalá.

Para ella esta producción siempre será una historia de amor, de ese que tiene todo en contra, de aquel que es “oscuro”, y del que carga una gran dosis de drama. Dice que la trama involucra a personajes divertidos, alegres, pasionales y amorosos; por su parte, el suyo retrata a una cantante desparpajada, transparente, noble y leal.

Lady habló con AL DÍA de sus proyectos musicales, de qué tan sexy se considera, sus dramas, alegrías y de sus raíces costeñas.

¿Qué significó para usted Pepita Ronderos?

Pepita es un personaje muy divertido con el que me identifico, es alegre, extrovertida, a veces es hasta imprudente por lo sincera que es. De hecho en muchas ocasiones raya en la comedia debido a su franqueza. Ella llega a hacerle la vida a cuadros a Rosario Montes y Armando, desesperado, se inventa una estrategia para recuperar el amor de Rosario y para eso utiliza a Pepita.

Esta novela tuvo mucho éxito, fue vendida a más de 70 países, traducida en ruso, inglés, árabe, hebreo, turco, traspasó todas las expectativas y se volvió tan importante que parece que no hubiéramos hecho nada antes, ni después. Yo tengo 30 años trabajando en televisión, he participado en 35 producciones, pero es muy satisfactorio que un producto de estos haya sido tan bueno y permanezca en el corazón de la gente.

Uno ve muchos rasgos de la personalidad de Pepita y la suya y son muy parecidas ¿Qué tanto le imprimió de usted a ese personaje?

Yo tengo la alegría de Pepita, lo que pasa es que ella la tiene a la décima potencia, ella es muy alborotada y yo no llego a esos niveles tan extremos, así que me tocaba hacer un esfuerzo físico y mental para poder estar en esa tónica. El director me ayudaba mucho y cuando estaba baja de nota me decía que no veía a Pepita. Yo tengo la alegría de ella, la transparencia y su franqueza, lo que pasa es que ella no tiene límites.

Pasó por encima de las reglas sociales por ser muy amiga de Don Martín Acevedo ¿en la vida real ha hecho algo similar?

Yo tengo amigos que son muy adultos y que los quiero mucho y se quedaron para siempre en mi vida. Las personas mayores están llenas de sabiduría y tienen mucho que enseñarnos, creo que Colombia es un país que menosprecia mucho a sus viejos, no los atesora como realmente se debería. También he sufrido ese mal entender de estas amistades, tengo tres personas de 70 o 75 años que son muy amigos míos, los consulto mucho para tomar decisiones y el entorno de ellos a veces no entiende porqué tanta cercanía, la verdad que yo respeto mucho las canas y las valoro.

En la novela canta La candelosa’, tema que la describe como una bomba sexy, ¿Qué tan sexy se considera?

Ese cuento del sexapil nunca lo busqué, ni lo he hecho con intención, creo que las mujeres nacemos con unas características físicas y una gracia. Algunas tienen más picante que otras, pero pienso que eso tiene que haber nacido contigo, yo nací con esa impronta de la sensualidad, no me cuesta trabajo ser así, me sale natural en mi caminar o en mi manera de hablar.

Sigue siendo un sex symbol, vemos sus redes y luce incluso mucho más joven que Pepita ¿cómo lo hace?

Cuando hice Pepita Ronderos se me había metido el cuento de darle más volumen a mis labios y me apliqué un producto que también modificó mi mentón. Eso me generó problemas, se me inflamó mucho porque el cuerpo lo rechazó y eso me cambió mis facciones, me veía más brusca. Eso es algo de lo que me arrepiento a diario, porque nunca hizo el efecto que quería, a la doctora se le fue la mano y tuve muchos cambios faciales que aprendí a manejarlos. Con el tiempo empeoró y mi actual esposo, Rodolfo Chaparro, que es cirujano plástico, me recuperó mis rasgos naturales. Quizá por eso ahora me veo como si me hubiese quitado 30 años de encima.

¿Qué debe tener un hombre para llamar la atención de usted?

Me mata un hombre alto y también que tenga una sonrisa bonita, que cuide mucho sus dientes. Esas son dos características que me llaman la atención de inmediato.

¿Ha contemplado tener otro hijo?

Traté, lo que pasa es que perdí a mi segundo bebé porque mi madre hace seis años murió, eso fue algo impactante, al punto que tenía dos meses de gestación y perdí al bebé. Después de eso me dijeron que tenía que esperar un año, pero nada, no se pudo y solo me quedé con mi hijo Paulo.

¿Qué es lo que más la conecta con nuestro Caribe?

Yo amo la costa profundamente, quisiera mostrarle al mundo las maravillas que tiene nuestra costa en culinaria, folclor, en alegría, la calidez de la gente bacana. Uno nunca ve a la gente aburrida, siempre hay una sonrisa fácil. Todo eso lo tengo y al criarme en Medellín me volví mucho más trabajadora y perfeccionista, así que tengo una mezcla interesante.

Usted representó a Córdoba en 1991 al Reinado Nacional de la Belleza ¿cómo ve ahora el futuro de este certamen y el prototipo de reinas?

Los prototipos son muy internacionales y eso hace que se pierda la posibilidad de impactar con una belleza más autóctona, porque los estándares indican que todas deben tener la cirugía de la nariz, la ceja levantada, la boca hinchada, el busto más grande, pesar 60 kilos, así que fabrican muñecas en serie, y se pierde ese toque racial que como latinas nos hace muy diferentes a cualquier mujer.

El Reinado está rezagado, se le perdió el encanto, antes ver Miss Colombia paralizaba al país, el noticiero se lo dedicaban a la reina, ahora el evento es algo intrascendental y los problemas que hay con la franquicia me parecen terribles porque le quitan el sueño a una chica que se había ganado el tiquete para representarnos en Miss universo. Así que si tú hablas hoy con las niñas, ya no les interesa ser reinas, sino cantantes o actrices.

¿Qué puede decir de su relación con El Tino Asprilla?

Aunque Faustino me propuso matrimonio yo nunca lo vi en el rol de papá, esposo y señor (...) recuerdo que en medio de nuestra relación en la disquera me dijeron: “O sales diciendo que no tienes nada que ver con ese negrito, o te quitamos el disco de los puntos de venta”; y a él le dijeron: “salga y diga que usted no tiene nada con ella”. Todo esto me resultaba invivible, así que lo hablamos y decidimos dejar todo a un lado.

¿Cuándo volveremos a verla en una nueva producción televisiva?

Acabo de presentar casting para una serie de Netflix y me están proponiendo algo chévere, pero no se pude rodar, todo está quieto y veo muy difícil con este virus desarrollar estas producciones sin abrazos y besos, así que hacer televisión es muy complicado.

¿Cómo va el tema musical, está cocinando algo nuevo?

Hace tres años lancé un álbum, en este momento estoy pasando un momento inigualable a nivel musical. Estoy número uno en el Top 5 de Música Popular con la canción Te estrellaste. Este es un trabajo que lo hice ‘encuarentenada’, aproveché estos días para impulsar mi carrera.

¿Se ha estrellado alguna vez con alguien?

¡Uff, ave María! uno se estrella mucho contra el muro del amor, pero hay que levantarse y echar pa’ lante con una sonrisa en la cara.

¿Alguna vez la escucharemos grabando vallenato o algún género costeño?

Yo no creo, hay una vaina que me gusta y es que se están haciendo una combinación entre la música popular y el vallenato. A eso si me le mediría para reencontrarme de cierta manera con mi gente de la costa.

¿Cuáles son sus referentes a nivel musical y actoral?

Me críe escuchando a Elenita Vargas, julio Jaramillo, Fruko y sus Tesos, Joan Manuel Serrat, a Celia Cruz, eso que me impactaba tanto de pequeña son mis grandes tesoros musicales, aunque me visiono mucho con el estilo de Elenita Vargas, tuve la oportunidad de grabar con ella un disco para la Alcaldía de Bogotá y creo que esos son mis senseis. A nivel actoral Anthony Hopkins o Harvey Keitel que son los súper actores, ellos hacen de psicópatas o de gente introvertida que dan muchas sorpresas, esos papeles son muy chéveres porque te permiten ser distinto a lo que eres.

¿Qué canción no se cansa de oír?

Mediterráneo, de Joan Manuel Serrat, esa canción la puedo repetir muchas veces y no me cansa.

¿En qué se ha dado gusto esta cuarentena?

En comer, he subido un poco de kilos y todos los tengo en las nalgas, no he hecho sino comer, aunque ya debo empezar a entrenar (risas).

¿Qué considera mejoró en su ser interior durante este tiempo?

Bajé mucho las revoluciones, uno se acostumbra a vivir los días con afanes, sientes que no te alcanzan las horas, que siempre quedas en deuda, eso nos hace perder el tiempo en familia, de meditar, orar y disfrutar lo más sencillo de la vida. Eso lo recuperé en este tiempo y me gustaría que ahora que el mundo vuelva a la normalidad no vivir de manera desaforada.

Aquí se habló de:

Te puede interesar

Compártelo en: