El cumpleaños que Angie no pudo celebrar
El titulo es:El cumpleaños que Angie no pudo celebrar
Foto detalle: 
aldia_web
Redacción ALDIA

El cumpleaños que Angie no pudo celebrar

8.3K

En la noche del pasado viernes un tiro de escopeta le puso final a la vida de la joven. El asesinato ocurrió en medio de un intento de atraco que se registró en la vía entre el corregimiento Los Pendales y el casco urbano de Luruaco.

En la casa de Angie Paola Utria Ríos quedó intacto el pudín que sus padres habían comprado para celebrar su cumpleaños 19. Sus familiares quedaron esperando el momento para reunirse en torno a la torta para entonar el ‘cumpleaños feliz’ y desearle muchos años más de vida. 

En la noche del pasado viernes un tiro de escopeta le puso final a la vida de la joven. El asesinato ocurrió en medio de un intento de atraco que se registró en la vía entre el corregimiento Los Pendales y el casco urbano de Luruaco.

El reporte de la Policía señala que hacia las 9:20 p.m., la joven salió junto a su novio, Manuel Coronel, y su hermana de 15 años en una moto para despedirse de su abuela, quien viajaba hacia Venezuela. 

Cuando transitaban por la zona donde años atrás estuvo ubicado el hotel El Carey, fueron interceptados por cuatro sujetos que trataron de detenerlos para hurtarles la moto aprovechando la oscuridad de la zona.

Con la luz de una lámpara los desconocidos trataron de desestabilizar a Manuel, quien también recibió un palazo en la cabeza porque no se detuvo. 

En ese momento uno de los hombres accionó el arma y una bala impactó en la cabeza a Angie Paola. Su hermana también fue herida por un brazo en el brazo. Los delincuentes escaparon sin ser capturados.

Las hermanas fueron trasladadas al hospital de Luruaco, donde las estabilizaron y Angie Paola fue remitida en ambulancia a Barranquilla.

“Cuando ya iban por el sector de Arroyo de Piedra la ambulancia se regresó porque Angie estaba muy mal y no tenían los elementos necesarios para atenderla”, expresó Yuleidis de las Salas, prima de la joven. 

La joven fue estabilizada y pudo ser trasladada hasta la Clínica Atenas en el norte de Barranquilla, donde murió a los pocos minutos por la gravedad de la herida.

Por su parte, la menor de 15 años fue trasladada hasta la Clínica Reina Catalina en el municipio de Baranoa, donde se encuentra recluida y está recibiendo atención médica.

Gertrudis Roa, abuela de Angie Paola, relató a este medio que la joven se encontraba “triste” por su viaje, razón por la cual decidieron ir hasta Luruaco a despedirla por segunda vez.

“Yo no tenía ni quince minutos de haber pasado por esa zona con mi hijo y no nos pasó nada. Ellos iban más lento de lo normal porque eran tres en la moto. Lo único que querían era darme una sorpresa y terminó siendo una tragedia”, sostuvo la mujer.

En medio de lágrimas Gertrudis recordó algunos momentos de la infancia de Angie en la ciudad de Caracas, de donde regresaron en 2016 a causa de la crisis económica que se vive en Venezuela.
“Fueron años maravillosos. Dicen que es una ciudad muy peligrosa, pero nunca nos pasó nada, nunca tuvimos problemas y vivíamos muy felices”, explicó.

La mujer también hizo un llamado a las autoridades para que los responsables paguen por este crimen.

“Estoy muy dolida, no hay nada que pague lo que hicieron con mi niña, ella era la luz de mis ojos. Queremos que tengan mano dura con ellos, si es necesario que los maten, lo hagan”, agregó. 

Los amigos de Angie la recuerdan como una joven muy cariñosa y carismática, que esperaba con ansias el mes de diciembre para poder recibir su título como bachiller de la Institución Educativa Técnico Agropecuaria Nuestra Señora del Carmen de Los Pendales. 

INTENTO DE ASONADA

Minutos después del hecho, tres personas fueron aprehendidas por las autoridades en las ruinas del antiguo hotel El Carey. 

Los sujetos fueron llevados hasta las instalaciones de la Estación de Policía de Luruaco por su presunta relación con el hecho de sangre.

En cuestión de segundos, una enardecida turba llegó hasta la zona, pidiendo la entrega de los tres sospechosos para ser linchados.

“La comunidad estaba indignada y apenas se enteró del hecho llegó hasta la Estación de Policía. Allá nos recibieron con gases lacrimógenos. También quitaron el servicio de energía para evitar que pasara algo peor porque ya estaban tirando piedras a los buses  y carros”, sostuvo un habitante del municipio, quien pidió la reserva de su identidad. 

La Policía del Atlántico aseguró que los tres hombres fueron detenidos con un cuchillo en su poder y fueron presentados ante las autoridades competentes. Sin embargo, fueron dejados en libertad debido a que no fueron apresados en flagrancia.

A su turno Nelson Bassa, secretario de Gobierno de Luruaco, sostuvo que no se registraron alteraciones del orden público en el municipio durante la noche del viernes, a causa del asesinato de la joven. 

Asimismo, el funcionario indicó que este caso no quedará en la impunidad y las autoridades vienen trabajando para su esclarecimiento.

*Con información de Gabis Amaya

Aquí se habló de:

Te puede interesar

Compártelo en: