El escándalo de corrupción que desató las protestas estudiantiles
El titulo es:El escándalo de corrupción que desató las protestas estudiantiles
Foto detalle: 
aldia_web
Tomás Betín

El escándalo de corrupción que desató las protestas estudiantiles

174

Una tarjeta de crédito con la que funcionarios de la Universidad Distrital de Bogotá habrían desfalcado $10.400 millones en carros deportivos, prostíbulos y hasta en la mensualidad de Netflix.

La unión de varias universidades públicas y privadas capitalinas empezó la semana pasada cuando el noticiero televisivo 'Noticias Uno' dio a conocer las acusaciones que hizo el director del Instituto de Extensión de la alma mater, Wilman Muñoz, contra el rector del centro educativo, Ricardo García.

Muñoz, quien había sido llamado a juicio por parte de la Procuraduría el pasado mes de a gosto por haber desfalcado entre 2012 y 2019 más de $10. 400 millones con una tarjeta de crédito con cupo de $30 millones a nombre de la universidad pública bogotana, dijo que García haría parte de la red de corrupción en la universidad junto con otros funcionarios del centro educativo así como concejales, alcaldes locales y funcionarios de Fonade y el Sena.

Con la tarjeta de crédito en mención Muñoz habría comprado carros deportivos por $460 millones, tiquetes de avión, hoteles, restaurantes, prostíbulos -a los que habrían asistido Muñoz y García-, ropa, cursos de inglés en línea y hasta la mensualidad de la plataforma Netflix.

Gastaron por ejemplo $19 millones en la joyería y relojería Glauser, $5 millones en la boutique Hugo Boss, $1 millón en Unicentro, $1 millón en la boutique de Massimo Dutti, ; $1,8 millones en tiendas Lacoste; $150 millones en una camioneta Lexus GX 460 y $190 millones en un Mercedes.

El director del Instituto de Extensión de la Universidad Distrital, Idexud, ante la avalancha del material probatorio, decidió colaborar con la Procuraduría y la Fiscalía, y en versiones libres y testimonios involucró a los demás funcionarios, e incluso dijo que muchos de los pagos eran en realidad coimas y sobornos para asegurar la rectoría de la universidad para García -posesionado ante el alcalde Enrique Peñalosa- con el representante de egresados ante el Consejo Superior de la universidad, Carlos Fajardo, y el exrector de la alma mater Carlos Mosquera -posesionado ante el exalcalde cordobés Gustavo Petro-.

No obstante, el rector -quien fue designado a finales de 2017- ha negado los hechos y ha señalado que fue él quien precisamente denunció a Muñoz. Sin embargo, García había sido destituido en 2003 por un presunto peculado, del que fue absuelto en 2006.

Entre tanto, la auxiliar administrativa del centro educativo, Patricia Gamboa -quien recibía órdenes de Muñoz-, dijo ante el Ministerio Público que junto a la tarjeta de crédito del desfalco se abrió una cuenta corriente que no tenían registro en los soportes contables. Así, se sacaba el dinero a través de convenios con Fonade y giros a la cuenta corriente

El próximo 15 de octubre se cumplirán los alegatos de conclusión de las partes en el proceso disciplinario que se sigue por este caso y la Fiscalía continúa sus pesquisas en las que están bajo la lupa al menos los tres últimos rectores de la universidad.

Te puede interesar

Compártelo en: