El titulo es:El trágico final de una menor de 15 años asesinada por su expareja de 42
El trágico final de una menor de 15 años asesinada por su expareja de 42
Anuncio
Foto detalle: 
La joven estaba viviendo con otro hombre, presuntamente familiar de Simón, en Puerto Colombia | Luis Felipe De la Hoz
aldia_web
Amylkar Alvear Ariza

El trágico final de una menor de 15 años asesinada por su expareja de 42

5.2K

La pareja llevaba dos años y nueve meses de relación.

Juan de Acosta, municipio apacible, en el que los días trascurren re­lativamente tranquilos con el per­manente susurro del mar que lo bordea muy cerca, vivió este jueves un me­diodía convulsionado y trágico.

Simón Eduardo Jiménez Maury, de 42 años, asesinó a cuchillazos a su pareja sentimental Jordana Andrea Echeverría Vásquez, una niña de 15; y posteriormen­te se suicidó también a cuchilladas.

Los hechos ocurrieron en una vivien­da de la carrera 1A No. 3-43, barrio Villa Estadio, donde residía la peculiar pareja.

“Lo primero que hay que decir es que Jordana y Simón llevaban dos años y nueve meses de relación (es decir desde los 13 años de ella). Primero vivieron en Juan Mina, y hace cuatro meses estaban en la casa de Dunia Camargo, la abue­la paterna de ella. Las discusiones eran normales como de cualquier pareja, pe­ro siempre se notó que la diferencia de edades traería problemas”, relató una pariente de la menor que habló con AL DÍA y pidió reserva de identidad.

Tal vez por estos “problemas” de eda­des, hacía un mes la joven quinceañera había abandonado a Jiménez Maury, y estaba viviendo en Puerto Colombia con otro hombre, al parecer un cobradiario familiar de Simón.

No obstante la decisión de Jordana, Si­món Eduardo Jiménez Maury no dejó de llamarla e insistirle de que regresara a su lado, reveló la misma fuente. La me­nor terminó convencida por el hombre y retornó junto a él, en la casa de la abue­la de ella. “Jordana regresó a las 4 de la tarde del miércoles, Simón le dijo que la perdonaba, que entendía que ella quisie­ra experimentar una nueva vida con per­sonas de su edad, pero que él la amaba y quería brindarle lo mejor”, siguió rela­tando la familiar.

A las 7:30 de la noche del mismo miér­coles, tres horas y media después de la reconciliación, ambos fueron vistos por mucha gente del pueblo en un estable­cimiento de comidas rápidas en la Plaza Central de Juan de Acosta. Tardaron allí unos 40 minutos, comieron, compartie­ron y luego regresaron a la casa.

“Andaban agarrados de mano, parecía que habían arreglado totalmente sus di­ferencias”, apuntó una vecina.

Pero este jueves las cosas entre la pareja cambiaron diametralmente. Los vecinos dijeron que al rededor de las 11 de la mañana comenzaron a escuchar gritos e insultos entre los dos. Fieles a esa filosofía calle­jera de que “en pelea de marido y mujer nadie se debe meter”, la gente del vecin­dario seguía desde sus viviendas la discusión de la pareja, que a medida que pa­saban los minutos subía de intensidad.

Pero en un momento dado los gritos cesaron, y lo que comenzaron a escuchar fueron quejidos muy fuertes que de­notaban mucho dolo, provenían de la joven. La pareja permanecía encerrada en la alcoba que compartía.

Ya en ese momento los vecinos se agol­paban frente a la vivienda expectantes y angustiados, por lo que pasaba en el inte­rior. Lo que hizo que tomaran la decisión de irrumpir en el inmueble fue cuando escucharon al hombre lanzar la frase que se ha vuelto fatídica: “Si no eres para mí, no serás para nadie”. Dos vecinos y Ju­lio Echeverría, primo de Jordana, ingre­saron al inmueble y encontraron una es­cena dantesca: la jovencita estaba en la cama, semidesnuda, ensangrentada, con tres cuchilladas; una en el pecho, otra en el abdomen y una más en la pelvis.

Al llegar los tres hombres Simón Eduardo Jiménez Maury salió del cuar­to con un cuchillo en la mano, caminó rá­pido hacia la puerta y exclamó en la te­rraza: "¡La maté! ¡La maté!"

Con el mismo cuchillo con el que ata­có a Jordana Andrea el hombre se lo in­crustó en el pecho.

Luego se lanzó de frente y con fuerza contra una de las paredes de la casa, pa­ra que el filoso instrumento le penetrara en su totalidad.

A pesar de quedar moribundo con se­mejante acción, tuvo fuerzas para ex­traerse el arma cortopunzante, caminó dos pasos y se despolomó sin vida sobre la terraza.

Julio Echeverría, que presenció es­tupefacto la dramática escena, retornó entonces a la habitación donde estaba Jordana. Notó que aún se quejaba, la en­volvió en una sábana y junto a ella se em­barcó en un motocarro en búsqueda de ayuda médica.

A los pocos metros apareció una am­bulancia que recogió a la herida y la tras­ladó a la ESE Hospital Juan de Acosta, que funciona en la vereda el Vaivén, muy cerca de ahí. Los médicos la recibieron, pero cuando la iban a atender confirma­ron su deceso.

Según vecinos que alcanzaron a escu­char la discusión entre ambos, la joven se resistía a continuar conviviendo con el hombre, y esto al parecer desató su furia.

“Ella no quería vivir más con él”, ase­veró Julio Echeverría, apesadumbrado y aún confundido por lo sucedido.

JORDANA DESERTÓ DEL COLEGIO

Arelis Jiménez Gómez, tía de la ado­lescente asesinada, contó que Jordana Echeverría Vásquez trabajaba junto a su abuela paterna en un taller de costura, en el barrio Las Flores, de Juan de Acos­ta. Se puso a trabajar luego de abandonar el colegio para iniciar la relación con Si­món Jiménez Maury, que como ya se dijo era 27 años mayor que ella. La chica de­sertó de la Institución Educativa Técnica Juan Victoriano Padilla en el 2014, donde cursaba séptimo grado. Jiménez Maury era conductor de volquetas, y oriundo de Puerto Colombia. La pareja primero vi­vió dos años en Juan Mina y luego se mu­dó a la vivienda del barrio Villa Estadio, de Juan de Acosta, donde Simón decidió asesinarla y posteriormente acabar con su propia vida. Se pudo establecer que Simón era hermano de la madrastra de Jordana, y que a través de ese vínculo fa­miliar se habrían conocido.

Te puede interesar

Compártelo en: