ESPECIAL | El ‘Calvo’, el cerebro detrás de la banda criminal ‘Los Centrales’
El titulo es:ESPECIAL | El ‘Calvo’, el cerebro detrás de la banda criminal ‘Los Centrales’
Anuncio
aldia_web

Vas por aquí

Foto detalle: 
Jonathan Alexander González Campo nació el 1o. de septiembre de 1990.
aldia_web
Redacción ALDIA

ESPECIAL | El ‘Calvo’, el cerebro detrás de la banda criminal ‘Los Centrales’

1.2K

Jonathan González Campo, señalado de cuatro homicidios, entre esos un descuartizado.

De los 21 sujetos identificados por la Policía Metropolitana como integrantes de la banda delincuencial los Centrales, 11 de ellos siguen prófugos con órdenes de capturas; entre esos el cerebro de la organización: Jonathan Alexander González Campo, alias el Calvo, a quien responsabilizan, al menos como determinador, de cuatro de los 18 homicidios atribuidos al grupo.

[VER: ESPECIAL | Dosier criminal de los ‘Centrales’, una banda especialista en asesinatos]

Los Centrales, tipificado por las autoridades como un grupo enfocado en proveer sicarios, tiene su zona de impacto en Soledad, en barrios como La Alianza, Normandía, Las Colonias, Villa Estéfani, Villa Rosa, Villa Katanga, La Central y Ciudad Caribe, este último el punto de mayor influencia del ‘Calvo’.

Con sus escasos 1.67 metros de estatura, complexión corporal media, sin lucir tatuajes agresivos o un físico intimidante, Jonathan Alexander es en estos momentos el delincuente más temido en Soledad. De él la Policía afirma que ordena asesinatos con ‘tarifas’ que parten del millón de pesos, incluso, ‘por favores’, en los que cobra sumas inferiores.

“El ‘Calvo’ es un man que maneja un perfil bajo, que sabe moverse, poco se ensucia las manos, no tiene un solo antecedente. Es más, se dice que alguna vez lo capturaron portando un chaleco antibalas, pero pagó para que lo soltaran”, contó una fuente judicial.

Aunque no tiene anotaciones criminales, en agosto pasado la Fiscalía Octava (seccional Soledad) consiguió una orden de captura contra él por los delitos de homicidio, concierto para delinquir, porte ilegal de arma de fuego y tráfico de estupefacientes.

“Llegamos a la conclusión de su jerarquía dentro del organigrama de Los Centrales, a partir de interceptaciones telefónicas en las cuales imparte órdenes con voz de mando. Además se cuenta con el testimonio de un sicario que se acogió a principio de oportunidad con tal de recibir beneficios y lo señala como cabecilla del grupo”, continuó la fuente.

[VER: “A ‘Los Centrales’ se les investiga por un desmembramiento”: Policía]

AL DÍA tuvo acceso a una de esas interceptaciones telefónicas en las que el ‘Calvo’ habla con uno de sus segundos al mando. Conversa con Samuel Stiven Atencio sobre quién mató a uno de sus colaboradores, José Colón Molinares, ultimado el 11 de febrero de este año dentro del billar Las Brisas, en Las Colonias.

Calvo: ¿Cómo anda la vuelta? Samuel: Aquí compae, en el parche. Calvo: ¿Cómo está la vuelta pa’ allá? ¿Qué se dice? Samuel: Ya van pa’l entierro del vale (Colón Molinares), lo tienen en el billar. Calvo: Párale bola… A ese pelao lo jodieron estos manes (Mono Tiro y Diomedito). Orlando dijo que me iba a comentar algo: ellos le robaron una 9 (pistola) a un vigilante antes el sábado y el mismo sábado se la estaban empeñando a Orlando. Samuel: Yo sé, yo sé, compae. Calvo: Como que con esa lo jodieron. Samuel: No, a él lo jodieron fue el sábado con un 8 largo (revólver), compae, te estoy diciendo que fue este man también (Diomedito), pero ellos lo apoyaron, se están apoyando unos a otros, no ves que el Mono Tiro habló con ellos. Calvo: ¿Y no han aparecido por allá? Samuel: Naaada, ninguno, ni el Mono Tiro, ¡nadieeee! Calvo: Esos coles ninguno está por ahí, hasta las casas están cerradas, todos esos manes están perdidos. Samuel: Ahora hay que estar en la juega, que no nos maten otro ‘taquero’ (vendedor de marihuana). Toca andar como soldado, compae. Calvo: Sí, en la trampa, tú sabes cómo es. Samuel: Párame bola, ¿cómo hacemos?, el Gato (Mono Tiro) está vendiendo el fierro con el que jodió al pelao, tú no me quieres parar bolas, no me crees. El Tito no quiere colaborar con eso, porque mira que dijo ‘joooda, ahí vamos a perder los cartuchitos (balas)’. Ese cole fue, compa, ¿sabes dónde está viviendo?, en Villa Katanga. Calvo: ¿Tú sabes dónde? Después la conversación continúa y los puntos fijados son quién matará a Mono Tiro y cómo lo hará, además del pago que recibirá. Finalmente el escogido para el asesinato fue Luis Eduardo Gómez Miranda, alias Cúcuta. Samuel: No, pero está viviendo en Villa Katanga. Él está vendiendo el vainito ese (arma de fuego), le dijo al Cúcuta que lo está vendiendo, le dije al Cúcuta que lo trajera, pa’ ver si lo traía. Calvo: ¿Él dijo que va pa’ esa? Samuel: Sí. Calvo: Bueno, dale la tuya (arma de fuego). Samuel: Le dije que tenía que mostrar finura (valentía, disposición). Se la tiré plena: ‘Viejo Cúcuta, tú estás flojo’. Calvo: La plena era que yo no le iba a dar plata este mes. A ese pelao lo iba a abrir, pero si hace la vaina lo dejo. Samuel: Te lo voy a poner a que lo estampille por acá (que mate a Mono Tiro). No comentes nada a nadie, ni a Erlin ni Tito (cómplices de los Centrales). Calvo: Dígale al Tito que él mismo lo llame, que tenga la vaina tuya (arma de fuego) encima ya, cuando se la vaya a entregar ahí fue (lo balea), le quite eso (arma) y se quedó con eso, y eso es de él, yo le doy lo suyo a él (pago en dinero). Samuel: Bueno lo voy a mandar a llamar enseguida.

Este diálogo fue previo al publicado por AL DÍA hace ocho días, cuando se evidenció la puesta en escena del ataque si carial, pero sin éxito, porque los objetivos del atentado se supieron esconder y en el caso particular de Diomedito, Diomedes de Jesús Ortiz Santiago, cayó capturado por la Policía.

MÁS SOBRE EL CALVO…

Jonathan González Campo nació el 1o. de septiembre de 1990 en Barranquilla, pero se crió en Soledad, en la calle 53 No. 14-03, barrio Villa Rosa. Tiene 28 años. El alias de ‘Calvo’ nació como un apodo escolar, cuando cursó bachillerato en el Colegio Metropolitano de Soledad 2.000. Tenía poco cabello, tanto así que se le veía el cuero cabelludo, de ahí que los compañeros le decían ‘Calvo’.

Era desordenado, para nada aplicado en lo académico y su uniforme lo vestía desencajado. Para esos días en su familia se manejaba el negocio de pagadiario, por lo que él se fue acercando a ese mundo, hasta ser lo que hoy es: la cabeza de Los Centrales. González Campo, padre de dos hijos, es investigado por los homicidios de Jaily Herazo Vásquez (descuartizado en septiembre de 2016), Uberlando Oliveros Jiménez (julio de 2018), Edinson Rodríguez Uribe y Francisco Sarmiento Ortiz. A Rodríguez Uribe, de 32 años, lo asesinaron el 18 de noviembre de 2017 en Los Almendros (Soledad).

Este sujeto era exagente de la Sijín y aunque en principio se habló de un atraco, luego las autoridades ventilaron las hipótesis más fuertes. Según el coronel Hugo Molano, otrora subcomandante de la Policía Metropolitana, Rodríguez Uribe participó en un allanamiento ilegal con el fin de apropiarse un lote de cocaína.

Este medio corroboró la información con algunos investigadores, quienes añadieron detalles. “El caso del patrullero de la Sijín es teso, porque ese man salió de la institución (a mediados de 2017) y comenzó a portarse mal. En un allanamiento ficticio le robó 40 panelas de coca al Happy y al Calvo, que se enteró de la vaina y lo mandó a joder”, dijo la fuente.

En lo que respecta al caso del pensionado de la Policía, Francisco Sarmiento, el móvil obedeció, partiendo de líneas judiciales, a un problema de tierras. “Lo que dice el sicario que nos tira la ‘sopa’ es que el ‘Calvo’ lo mandó a quebrar por una disputa de unos lotes en Ciudad Caribe”, manifestó el investigador.

“Esta gente (sicarios) tienen una particularidad, que cuando toman ron se ponen a vociferar lo que hacen, a quiénes roban, matan o golpean. Entonces de ahí que nos enteramos de todo, pero qué pasa, muchas veces los motivos del que manda a matar no son los reales”, explicó el informante.

Trascendió que en varias ocasiones el ‘Calvo’ ha cobrado hasta 5 o 10 millones de pesos por un homicidio, pero que a los ‘gatilleros’ termina pagándoles de 500 a un millón de pesos, “aduciendo que es un favor para él, una cuenta pendiente directa, entonces los sicarios le cobran poquito para ganar ‘puntos’ o ‘probar finura’, como dicen.

En este momento el ‘Calvo’ es uno de los objetivos claves de la Policía en Soledad. Arrestarlo sería darle un duro golpe a la criminalidad en este municipio. La Sijín, que ya puso ante las autoridades a 10 delincuentes de esta banda, asegura que está muy cerca de ‘cortarle la cabeza a la culebra’.

Te puede interesar

Compártelo en: