ESPECIAL | La ruta del ‘Tusi’ en Barranquilla: cuando el diablo viste de rosa
El titulo es:ESPECIAL | La ruta del ‘Tusi’ en Barranquilla: cuando el diablo viste de rosa
Anuncio
aldia_web

Vas por aquí

Anuncio
Foto detalle: 
La cocaína rosada o Tusi se cocina con Ketamina, un potente analgésico usado en medicina. | Tomada de Internet
aldia_web
Kenji Doku

ESPECIAL | La ruta del ‘Tusi’ en Barranquilla: cuando el diablo viste de rosa

974

El testimonio de un exadicto a la droga sintética.

Siempre he sido una persona exigente con mis gustos. Quizá por eso terminé siendo adicto al ‘Tusi’, una de las drogas sintéticas más costosas que pasan por las narices de la narco-farándula barranquillera, dejando una estela de color rosado, olor a fresa y malas decisiones en las rumbas electrónicas de la ciudad.

Déjeme advertirle que el ‘Tusi’ o rosado, como se le conoce popularmente, no es cualquier droga. Los ‘dealers’ o jíbaros se están interesando cada vez más en la comercialización de esta sustancia psicoactiva, que toma su nombre del popular europeo 2C-B (por su pronunciación en inglés), una droga sintética que, gracias a Dios, no ha llegado a Barranquilla, pero que inspiró la sustancia a base de ketamina, un potente analgésico usado en la medicina por sus propiedades sedantes y anestésicas, que consumía a $120 mil el gramo.

Cada vez que llegaba a una de las pocas discotecas de música electrónica que hay en la ciudad, un par de pases de ‘Tusi’ me hacían despegar. Entraba por la nariz y la euforia era casi inmediata. Podía durar hasta tres días sin dormir ni comer; solo a punta de lo que algunos erradamente llaman ‘cocaína rosada’ y bailando al ritmo del ahora popular aleteo.

Sin embargo, la depresión, los problemas económicos y familiares, la pérdida de memoria y el constante riesgo de muerte, me hicieron tomar consciencia de que me estaba metiendo con el mismo diablo. Por eso cuento lo que viví, para prevenir a los jóvenes y llamar la atención de las autoridades y las familias, con el fin de terminar con este infierno*.

El baño de la disco

Esta parte de mi historia comenzó un viernes. Un ex compañero de estudio me invitó a una rumba electrónica en una discoteca. Él era un cliente frecuente, pero llevaba varias semanas sin ir desde que uno de sus llaves de fiesta o hangueo se había suicidado tras varios días de narco-rumba y de haber sufrido aparentemente una crisis depresiva.

Mi amigo me dijo que había muchas mujeres fáciles. Y yo tenía una platica guardada, descansaba el fin de semana, así que de una dije: “Va pa´ esa”.

Una de las cosas que más me sorprendió al entrar por primera vez a ese negocio fue ver a una pelada hermosa, quien, a la vista de todos, cerca de la barra, aspiraba un polvo rosado, utilizando la punta de una llave. No era que nunca hubiese visto a alguien drogándose; de hecho, empecé a experimentar con psicoactivos desde mi adolescencia, pero, generalmente, siendo discretos, tratando de ocultarnos. Nunca nadie consumía públicamente.

Me gustaba fumar marihuana tipo Krippy, por eso esa noche nos llevamos unos baretos escondidos en las medias y en los genitales para evitar posibles requisas de la Policía. Cuando llegamos, ya nos habíamos fumado uno, estábamos medio trabados, así que fuimos a comprar trago.

Pronto me di cuenta que mi amigo tenía razón. Había mujeres lindas por todos lados y, curiosamente, hasta se parecían unas a otras. Cabello largo, cuerpos de gimnasio, tenis, ropa cómoda y provocativa. Con los tragos y el ‘viajecito’ hasta me reía de que parecían clones.

En mi primera ida al baño, un man me dijo: “brother, prueba esta vainita para que te enrumbes bien bacano…yo sé que te va a gustar”. Él sostenía una especie de espátula metálica que, en la punta, tenía un polvillo de color rosado que olía a fresa, pero no a la de fruta, sino a la fresa intensa de un bom bom. Lo aspiré.

Euforia

Esa había sido la prueba con la que el dealer me enganchó. Cuando entró en mi cuerpo sentí el potente efecto de las drogas sintéticas.

Me invadió un estado de euforia que me hizo bailar toda la noche y me excitó de una manera que no había experimentado antes. También me provocó una sed intensa y ganas desenfrenadas de tener sexo con cualquiera de las mujeres que movían sus cuerpos al ritmo del DJ de turno. A los 15 minutos, quería más y, prácticamente, desde ese momento, empezó mi adicción.

Desde entonces, en cada rumba, el ‘Tusi’ me acompañaba. No era difícil conseguirlo, como me volví cliente frecuente de esa discoteca, los dealers me empezaron a conocer y fui escalando en la calidad y cantidad de droga que consumía. Pronto, conocí a uno de los proveedores con el mejor ‘Tusi’ de la ciudad.

“Mira, aquí tienes mi número, me escribes si necesitas algo. Ojo, pelao, nada de llamadas, solo por WhatsApp”, me advirtió.

Hocico rosado

 El emoji del hocico de cerdo que llegaba vía WhatsApp a una lista de difusión de contactos alertaba lo que se venía el fin de semana.

Ese mensaje era una especie de contraseña del dealer para su selecto grupo de consumidores de esta droga altamente adictiva que se ‘cocina’ en diferentes sectores de la ciudad.

Un gramo de ‘Tusi’ podía consumirlo en seis horas de rumba. Esto equivaldría a unos 24 pases, cada 15 minutos, de una cantidad que medía con una diminuta pala improvisada que hacía al morder la punta de un palito de bom bom. Sabía que si consumía más de eso, corría peligro mi salud.

Si comparamos el precio del ‘Tusi’ con el de la cocaína de mejor calidad que podría conseguirse en las calles del Norte, es evidente por qué los traficantes prefieren comercializarlo: debido a su enorme rentabilidad. Un gramo de coca de buena calidad puede costar $25 mil, mientras que la misma cantidad de ‘rosado’ se vende a $120 mil.

En mi extenso recorrido por las rumbas electrónicas me gané la confianza de algunos jíbaros y presencié en varias ocasiones cómo se ‘cocina’ esta destructiva droga. Ellos utilizaban unas cuatro ampollas de ketamina líquida que le suministraban empleados de hospitales y clínicas por valores aproximados a los $35 mil, cada una. Además, la receta incluye pastillas de éxtasis o pills, cristales de MD (anfetamina), cafeína y para rendir la mezcla le agregan azúcar de leche. Y no puede faltar la esencia de fresa o chicle y el colorante rosado que le da su llamativa apariencia.

Con estos ingredientes podían sacar hasta 20 gramos de ‘Tusi’ que se distribuían durante un fin de semana de rumba, las cuales terminan en las discotecas a las 3:30 a.m., pero se prolongan en los after party hasta por tres días en cabañas en Salgar, Sabanilla y Puerto Colombia. El único obstáculo para los vendedores de droga y los organizadores de estas fiestas es la Policía, pero, en varias oportunidades, noté que ‘cuadraban’ con ellos para que se abrieran.

Hoy, tras haber pasado por un proceso de rehabilitación durante varios meses y haber sufrido las terribles consecuencias económicas, sociales y familiares, le envío este mensaje a la juventud barranquillera: el diablo no es rojo, ahora viste de rosa, te entra por la nariz, destruye tu cuerpo, tu mente y te puede arrastrar hasta el infierno.

Los operativos de las autoridades

Las autoridades policiales han atacado en los últimos meses a redes de microtráfico que venden este tipo de alucinógenos en Barranquilla y su área metropolitana.

En septiembre, en un operativo de la institución armada, fueron capturadas once personas que estaban dentro de la habitación de un hotel en el norte de Barranquilla.

La información suministrada por la autoridad detalló en ese momento que entre los detenidos habían “reconocidos dealers” de la ciudad, así como otras personas sin antecedentes judiciales. Sin embargo todos fueron procesados por el delito de tráfico, fabricación y porte de estupefaciente.

Sobre aquel operativo, la autoridad señaló que en la habitación donde permanecían las personas fueron hallados 250 miligramos de ketamina, azúcar en leche, endulzantes de diferentes sabores, una trituradora, más 100 gramos de la droga Tusi o 2CB dosificados y listos para su consumo.

De los 11 que tenían la reunión con droga en el hotel, un juez cobijó solo a cuatro con medida intramural.

Además esta semana Ejército, CTI y Policía reportaron operativos contra bandas denominadas como ‘Los Domiciliarios’ y ‘Los Olímpicos’. Sobre la primera banda se dijo que tenían como zona de dominio en el tráfico de estupefaciente los barrios Boston, Chiquinquirá y Barrio Abajo, de la capital atlanticense. Mientras que ‘Los Olímpicos’ vendían drogas en el municipio de Galapa.

Fuentes de la Policía Antinarcóticos indicaron que en lo va de este año se han incautado en el país 253.037 dosis de drogas sintéticas, una cifra que varía con lo decomisado el año anterior para el mismo periodo 55.420 dosis.

*Testimonio de un joven rehabilitado.

Con *información de Camila Luque Rozo

Aquí se habló de:

Te puede interesar

Compártelo en: