¿Qué Pasa?

Hombre hiere a su pareja a puñal y luego se quita la vida en el barrio Modelo

En medio de un ataque de ira, José de Jesús Antequera sacó un arma blanca y le asestó una puñalada en el pecho a su pareja Ludys Briceño y posteriormente se propinó siete heridas con el puñal.

Compartir en:
Por: Redacción ALDIA

Un taxista de 63 años hirió a su pareja tras propinarle una puñalada con un arma blanca, a las 7:45 de la noche de este jueves, y luego se quitó la vida asestándose siete cuchilladas en el pecho.

De acuerdo con el reporte de las autoridades, el hecho ocurrió en la calle 54 #63-22 del barrio Modelo, dentro de la vivienda de la pareja.

Se estableció que hubo una discusión entre ambos, y de los insultos pasaron a las agresiones físicas. Posteriormente el occiso identificado como José de Jesús Antequera Díaz-Granados “se torna agresivo ya que sufría de cuadros depresivos, y desenfunda de su pantalón un arma blanca y agrede a su pareja sentimental identificada como Ludys Briceño, de 63 años”, según indicó la Policía.

Tras herir a su esposa, se encerró en su habitación y se propinó siete lesiones en su cuerpo con una navaja.

En medio de la tragedia, los familiares forzaron la puerta y hallaron al hombre tendido en el piso. Seguidamente fue trasladado a la Clínica Prado lugar donde se produjo su deceso, mientras que su esposa fue llevada a la Clínica General del Norte donde se encuentra hospitalizada.

“Me traicionaron”

Carlos Bacca, vecino de la pareja y quien presenció los hechos, relató que durante la discusión que Antequera sostenía con su esposa, le gritó: Hey, Carlos, me traicionaron, me traicionaron”.

“Yo le pregunté: ¿quién te traicionó? En ese momento él tenía un cuchillo pequeño y yo se lo quité; se cayó y lo pateé, pero luego se metió un cuchillo grande”, contó.

Sobre las razones que tendría el hombre para apuñalar a su pareja y posteriormente suicidarse, vecinos afirman que Antequera padecía trastornos mentales y que no era la primera vez que intentaba arremeter contra la vida de Ludys Briceño y su propia vida.

“A él se le metió en la mente que lo traicionaban y no decía más nada”, añadió Bacca.

Pese al lamentable hecho, vecinos describieron a la pareja como excelentes personas. “Él tenía más de 20 años viviendo en el barrio y era un excelente vecino y buena persona, al igual que su esposa, una señora trabajadora y honesta. Muy correctos ambos”, precisó el vecino.

Aquí se habló de