¿Qué Pasa?

Joven se suicidó lanzándose de una torre de energía eléctrica

Mientras amenazaba con lanzarse su mano hizo contacto con un cable de alta tensión.

Por: Redacción ALDIA

Los gritos desgarradores de un hom­bre trepado en lo más alto de una to­rre de transmisión eléctrica, pren­dieron las alarmas en la comunidad del barrio Los Olivos, suroccidente de Barranquilla.

Los vecinos de la calle 109A con ca­rrera 13B, del referido barrio, se prepa­raban a las 2:30 de la tarde de ayer para iniciar la celebración con motivo del Día de la Madre. Sin embargo, al escuchar los gritos del hombre que amenazaba con lanzarse al vacío desde una altura de 30 metros, aproximadamente, dejaron a un lado los preparativos y se dirigieron ha­cia la torre de energía.

“Me voy a tirar, ya no quiero seguir vi­viendo, no aguanto más”, gritaba a todo pulmón desde lo alto de la estructura me­tálica Víctor José Arroyo González, de 20 años.

El sector era sobrevolado por el he­licóptero Halcón, de la Policía Metropoli­tana, y en tierra la gente le pedía que no lo hiciera, que se bajara, pero el mucha­cho no escuchaba a nadie. Al parecer, no era la primera vez que se subía a la torre. Cerca de una hora estuvo en ese trance, hasta que la mano derecha hizo contac­to con el cable de alta tensión, el corrien­tazo le hizo perder el equilibrio y cayó al vació en medio de los gritos de horror de la comunidad.

Algunos de sus familiares corrieron hacia el lugar donde el cuerpo de Víctor se estrelló contra el piso, pero ya no había nada qué hacer. Murió de ma­nera instantánea. El joven sufría de pro­blemas psiquiátricos, dijo un allegado.

Aquí se habló de