¿Qué Pasa?

La dama blanca, un fantasma que se pasea por el mundo

En Europa y Norteamérica es donde más se aparece.

Compartir en:
Por: Álvaro Palacio

Dentro de la cultura popular latinoamericana se habla de espíritus o almas, procedentes de personas difuntas, que vagan y se manifiestan entre los vivos: son los fantasmas. Entre los más populares del continente europeo y Norteamérica existe uno al que se conoce como La Dama Blanca y cuyos testimonios en diferentes países dan cuenta que sus apariciones siempre han estado ligadas a perturbar a los hombres bien parecidos.

La Dama Blanca es un prototipo de espectro bastante habitual. Es un fantasma femenino, que suele aparecerse con más frecuencia en entornos rurales que urbanos y que va siempre vestida completamente de blanco.

Su historia suele estar relacionada con alguna tragedia de carácter local. Son mujeres que han perdido a hijos, maridos o han sido víctimas de una traición y su espíritu vaga sin encontrar el descanso.

En el medievo ya existía esta figura y su leyenda explicaba que La Dama Blanca se presentaba, tanto de día como de noche, en las casas en las que alguno de sus miembros iba a morir, con lo que la supuesta visión del fantasma aterrorizaba a todos los miembros de la familia. Inicialmente se pensaba que este espectro era el espíritu de algún ancestro femenino que venía a avisar y a acompañar al que iba a fallecer.

En Alemania, la leyenda explica que la esposa de un noble de la ciudad de Rheda-Wiedenbrück en la región de Westfalia, tomó a un juglar como amante mientras su marido estaba luchando en la Guerra de los 30 años. Cuando el esposo volvió los pescó in fraganti.

Mató al juglar ahogándolo en el foso del castillo y encerró a la mujer dejándole una provisión de agua y comida para estar seguro de que no volvía a engañarlo mientras partía de nuevo a la guerra. Prohibió bajo pena de muerte que nadie la liberase.

Su intención era hacerlo el mismo a la vuelta, pero el noble murió en la contienda y la mujer falleció de hambre y sed tras la pared cuando se le acabaron las provisiones. Años después se derribó la pared en una reforma y apareció el cadáver de la esposa vestido con ropajes blancos. Desde entonces, por la zona vaga un desdichado fantasma de figura femenina, vestido de blanco aparece para llenar de desgracia y muerte a aquellos que tienen contacto con él.

OTRAS DE SUS APARICIONES

En Malta, la leyenda de La Dama Blanca es algo diferente. Explica unos hechos que ocurrieron al parecer en el Palacio de Verdala. Una joven fue obligada por su padre a contraer matrimonio con un hombre al que no amaba. La chica, obligada a prometer obediencia al elegido por su progenitor, decidió suicidarse arrojándose por un balcón, vistiendo su traje blanco de novia.

En este palacio se celebra en agosto una ceremonia que se conoce como el ‘baile lunar’ y muchos de los asistentes dicen haber visto el fantasma de La Dama Blanca. Una de las Damas Blancas más populares es la de Rochester, Nueva York.

La leyenda de este fantasma explica que es el espíritu de una mujer del siglo XIX cuya hija fue asesinada por su novio en una zona del parque Durand Eastman Park. La madre murió de pena y desde entonces vaga por el parque, vestida de blanco, buscando el cuerpo de su hija.