La mató de un tiro porque le reclamó una infidelidad
El titulo es:La mató de un tiro porque le reclamó una infidelidad
Foto detalle: 
aldia_web
Andrés Gaitán García

La mató de un tiro porque le reclamó una infidelidad

3.4K

El presunto homicida fue identificado como Carlos Andrés Sánchez Ibarra y es buscado por la Policía.

Reclamar una infidelidad de su pareja, tras haberlo sorprendido en un patio vecino, besando a una mujer, le habría costado la vida a la venezolana Yahismar Mayerlis Ochoa Budez, de 18 años, quien fue asesinada de un disparo en el pecho.

El asesinato, enmarcado como feminicidio por las autoridades, ocurrió en el sector La Loma, del barrio Barlovento, en Barranquilla, a las 10:00 de la noche de este sábado, en la antesala del Día Internacional de la Mujer, que se conmemoró este domingo.

AL DÍA habló con un testigo, quien pidió reserva de identidad.

“Yasmi (como le decían a la víctima) llevaba dos años de convivencia con su asesino, quien se llama Carlos Andrés Sánchez Ibarra, de 26 años. Ellos tuvieron hace poco una niña que actualmente tiene cuatro meses de nacida. Carlos Andrés tiene el problema que es muy mujeriego”, contó la fuente.

Yahismar Mayerlis Ochoa Budez cumplió 18 años el pasado 25 de diciembre y hace dos años llegó a Barranquilla, tras haber vivido en Arauca y tratar sin éxito de llegar a Perú.

“Anoche (sábado) estábamos en la casa, ella estaba cocinando carne, arroz y tajadas, mientras yo tenía a la bebé en las piernas. En cierto momento, ella se fue para el baño y, como el baño queda en el patio y no tiene techo, se asomó y parece que en otra casa vio a Carlos besándose con una vecina y se formó la discusión”, agregó la fuente.

Herida por la traición Yahismar entró a su cuarto y rompió varios enseres y sobre todo destrozó una cartelera que con sus propias manos le había hecho a Carlos como regalo por su cumpleaños número 27, que ya se aproxima. Además arregló la maleta y anunció que se iba a ir.

“Luego ella salió para la casa del frente, donde vive una vecina que es su confidente y que iba a ser la madrina de la niña, para hablar con ella. En eso llegó Carlos a la casa buscándola y, al no encontrarla, sacó el arma –un revólver calibre 22 que siempre carga encima– y me dijo que si ella seguía con esa cantaleta le iba a tener que meter un tiro”, manifestó el testigo.

Carlos siguió el mismo camino que había tomado Yahismar y luego de discutir nuevamente le habría disparado en el pecho, en la parte de atrás de la casa de la vecina. Posteriormente huyó aprovechando que el sector es una invasión y está rodeado de monte.

Yahismar, herida de muerte, fue traslada por sus amigos y un hermano, de apenas 15 años, al Hospital Barranquilla, donde murió antes de la medianoche.

La bebé, de tan solo cuatro meses, quedó al cuidado del abuelo de la víctima, un adulto mayor que se gana la vida como vendedor ambulante en las calles de Barranquilla.

El cuerpo de Yahismar permanece en Medicina Legal, en el barrio Los Andes, en Barranquilla. Sus familiares más cercanos, el abuelo y el hermano, de acuerdo con la fuente, no tienen recursos para acercarse a las dependencias e iniciar el trámite para reclamarlo.

“Ella nos contó que tenía ocho hermanos, pero aparte del de 15 años, todos los otros están en Venezuela, como el resto de la familia”, relató el testigo.

Lo estamos buscando: General

El general Ricardo Alarcón, comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, confirmó que Yahismar habría sido atacada cuando estaba con una amiga “dialogando sobre una infidelidad de su compañero sentimental”.

Agregó que el hombre a quien los testigos señalan como el homicida es el mismo compañero sentimental de la víctima, “quien está identificado como Carlos Andrés Sánchez Ibarra y huyó luego del hecho”. El general Alarcón aseguró que se impartió una “alerta a nivel nacional para la captura de esta persona y será judicializado por feminicidio luego de que sea detenido”.

Investigan si es delincuente

Fuentes de la Policía Judicial informaron que Carlos Andrés Sánchez Ibarra no tiene ocupación conocida y, de acuerdo con habitantes del sector, vive de alquilar piezas y casas de tablas en el sector de invasión donde ocurrieron los hechos.

“Estamos investigando si esta persona hace parte de algún grupo delincuencial que opere en la zona, donde, no es secreto, existe una fuerte presencia de bandas criminales, como los Costeños”, afirmó el investigador consultado.

Otros feminicidios

En los últimos días, los habitantes de Barranquilla se han visto conmocionados por otros dos casos de feminicidio.

El más reciente sería el macabro asesinato de Karen Margarita Hernández Ochoa, natural de El Bagre (Antioquia), cuyo cráneo habría sido encontrado en una zona enmontada de la urbanización Caribe Verde, en el suroccidente de Barranquilla.

La joven de 18 años, y madre de un niño de tres, estaba desaparecida desde el pasado 19 de enero. Actualmente Medicina Legal realiza los análisis de rigor para establecer si el cráneo encontrado corresponde con Hernández Ochoa.

Familiares informaron que ese 19 de enero la joven tuvo la última conversación con su madrastra a través de mensajes de WhatsApp y le manifestó lo mucho que los extrañaba, que se sentía “aburrida” en la capital del Atlántico y que quería ir a verlos. Desde entonces, perdieron todo contacto.

Por este caso, las autoridades buscan al compañero sentimental de la víctima, un hombre identificado como Elvis Smith Quintero Pacheco, de 40 años, contra quien existe una orden de captura por desaparición forzada y feminicidio.

Y el pasado viernes 28 de febrero, en una clínica de Barranquilla, murió Diana Beleño Melo, la mujer que fue quemada por su marido el pasado 22 de febrero.

Beleño Melo permanecía en la unidad de quemados de la Clínica Reina Catalina con quemaduras de tercer grado en el 70 % del cuerpo. Fue agredida al interior de su vivienda, ubicada en la Cuchilla de Villate, en Barranquilla.

Familiares de la occisa contaron que el esposo, Marlon Enrique Jiménez Ortiz, de 26 años, ejercía mucho control sobre Diana Esther y que en varias oportunidades fueron testigos de la agresión verbal y psicológica a la que era sometida.

La pareja llevaba varios años conviviendo y tenían tres hijos: uno de un año, un bebé de 27 días de nacido y una niña de 8 años.

Marlon Enrique Jiménez Ortiz, el presunto agresor, fue llevado a audiencia pública el pasado miércoles 4 de marzo y la Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado.

En la diligencia el fiscal hizo el siguiente relato de los hechos: “Desde el viernes 21 de febrero Marlon había salido a tomar y llegó amanecido el sábado, no cumpliendo con las obligaciones del sustento del hogar lo que desencadenó el reclamo de Diana, porque no había comida para ella y los niños, a lo que él cogió un tarro de gasolinazo que me dijo  que utilizaban para quemar cobre, dado que Marlon se dedica al reciclaje y chatarrería, y luego le prendió fuego”.

En lo corrido del año se han registrado ocho feminicidios en el Atlántico.

Aquí se habló de:

Te puede interesar

Compártelo en: