“La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena”: hermana asesinado de un disparo en la cabeza
El titulo es:“La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena”: hermana asesinado de un disparo en la cabeza
Anuncio
aldia_web

Vas por aquí

Foto detalle: 
Liseth Castilla, hermana del Nelson, pidió justicia.
aldia_web
Redacción ALDIA

“La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena”: hermana asesinado de un disparo en la cabeza

3.4K

El municipio de Turbaco ardió en fuego la madrugada de ayer por la muerte de Nelson Castilla.

La muerte de Nelson Castilla Garban, el joven mecánico de 24 años asesinado de un disparo en la cabeza, la madrugada del pasado sábado en el barrio El Prado del municipio de Turbaco, desató un caos en esa población.

[VER: En medio de una riña amordazan y asesinan a joven en Turbaco]

Según su hermana, Liseth Castilla, Nelson buscaba a presuntos delincuentes que había descubierto robándole las pertenencias a una joven. Los allegados de Castilla Garban, que lo describían como un joven alegre, lleno de vida, educado y trabajador, decidieron tomar justicia por sus manos y con palos, gas y fósforos en sus manos salieron a quemar las viviendas de los presuntos responsables del asesinato del único barón de la familia Casilla.

Pero aparte de no solo quemar las viviendas como lo menciona una afectada, también al parecer acabaron con la vida de un menor de edad, quien sería quien le disparo en la sien a Castilla.

Familiares del menor que fue asesinado de una cuchillada en el cuello la noche del pasado domingo, a las afueras de un estadero del municipio de Turbaco, expresaron que el responsable de su muerte es el padre de Nelson Castilla, porque este en medio de rabia y llanto dijo que vengaría la muerte de su hijo y acabaría con la vida del menor.

Sin embargo, la enfermera jefe Liseth Castilla, hermana de Nelson, relató que le dio a su padre un medicamento para dormir, por las condiciones en las que se encontraba, y se enteraron de la noticia de la muerte del menor por medio de los medios de comunicación.

La mujer puntualizó que no saben quiénes acabaron la vida del joven de 17 años, y que solo quiere que las autoridades hagan justicia por su caso. Con los ojos llorozos la enfermera agregó que el bachiller asesinado, al parecer sí estuvo entre de los jóvenes que atacaron a su ser querido, y señaló que su hermano fue identificado 24 horas después, porque los vecinos al ver a su familia desesperada buscando al mecánico, que no había ido a dormir a casa, le dijeron que cerca de sus viviendas habían encontrado un muerto, pero manifestó que nunca se imaginó que era Nelson, sólo hasta que le vieron la ropa que coincidía con la que había salido la noche anterior.

“Mi hermano estaba irreconocible, supimos que era él por la ropa, los zapatos estaban por un lado, y el celular nos enteramos que lo estaban vendiendo”, dijo Liseth Castilla.

LA FUERIA SE DESATÓ

La mujer, sentada a las afueras de la morgue, manifestó que los vecinos al entrarse del vil asesinato de su hermano, sí tomaron la justicia por su cuenta, pero expresó que su familia no estaba de acuerdo.

Agregó que su padre sí lanzo entre rabia la exclamación que quería acabar con la vida de los responsables de la muerte de su hijo, pero puntualizó que no mató al menor. Por su parte, los familiares del menor quienes se encuentran sin vivienda porque expresan que fue quemada y destruida, manifestaron que el estudiante de bachillerato no estuvo involucrado en la muerte de Nelson Castilla.

Añadieron que el último de tres hermanos, que vivía con su abuela en el barrio La Consolata, en la ciudad de Cartagena, no conocía a la víctima y había llegado al municipio a visitar a su novia.

“Mi nieto llegó a Turbaco y la misma noche regresó, él no estaba dentro de la riña, sin embargo los familiares de Nelson dijeron que él lo había matado, y por ende acabarían con su vida y lo cumplieron. ¡Me mataron a mi nieto!, ¡me lo mataron!”, expresó entre lágrimas Ana María Burgos Rojas, abuela del menor asesinado.

Ella refirió a AL DÍA que su nieto, el domingo que lo asesinaron, regreso al municipio a visitar a la novia y ella le dijo con engaños que se regresara porque no quería que le pasara nada. Reveló que el joven, que por varios meses estuvo recluido en una fundación de rehabilitación, no le hizo caso y se quedó, horas más tarde se enteró que ya estaba sin vida.

“Yo le decía con engaños papi vete, vete que te van a comprar una ropa, pero el amor por una jovencita lo hizo quedarse. Lo mataron afuera del estanco, porque el dueño lo sacó al percatarse que iban por él”, agregó Burgos Rojas.

Las autoridades continúan investigando los móviles de los dos asesinatos. Hasta el momento no han dado declaraciones sobre el caso, solo manifestaron que el crimen del menor, fue por retaliación y que pronto habrán personas capturadas.

Con información de: Angélica María Cassiani Barrios.

Te puede interesar

Compártelo en: