Nochadas: a un paso del mundo de las drogas y la delincuencia
El titulo es:Nochadas: a un paso del mundo de las drogas y la delincuencia
Foto detalle: 
aldia_web
Redacción ALDIA

Nochadas: a un paso del mundo de las drogas y la delincuencia

261

Investigadores les siguieron la pista a varios grupos de menores que en 2017 organizaban esas fiestas ‘extremas’ y encontraron que hoy en día, hacen parte del hampa o han sido asesinados.

El pasado sábado 24 de agosto, vecinos de la calle 22B con carrera 28A reportaron a la Policía una multitudinaria reunión de jóvenes que se citó por redes sociales a un encuentro de menores de los denominados ‘Nochadas’. Desde 2017 no se tenía registros de este tipo de eventos.

Los vecinos de la fiesta indicaron que numerosos ‘combos’ de jóvenes llegaron a una casa a las 7:00 de la noche de ese día. Alrededor de las 10:00 de la noche llegaron uniformados de la Policía que, al señalar que el evento debía suspenderse, recibieron agresiones por parte de los menores. 

Esa noche, en cercanías al lugar fueron reportadas varias riñas entre los asistentes y atracadoress al parecer también menores de edad. “Yo estaba con un amigo y nos estaban persiguiendo, le pegaron a mi amigo y a todos los que estaban conmigo los cascaron. Esto ocurrió al lado del Ara del Hipódromo”, narró a AL DÍA un asistente a ese acto días después del hecho.

Respecto a ese acontecimiento que involucró a menores de edad, el comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, general Ricardo Alarcón Ramos, confirmó las agresiones de los menores a los uniformados que atendieron el caso. “Dentro del seguimiento que hacemos a redes sociales estamos muy atentos a todo lo que sucede allí. Al enterarnos de lo que ocurría en Hipódromo se envió a un grupo de apoyo a la estación de Soledad. Allá ocurrieron unos hechos donde menores de edad se enfrentaron con los uniformados”, explicó el comandante.

Desde 2017 no se tenía evidenciado en registros periodísticos este tipo de eventos.

De acuerdo con la investigación realizada por las autoridades, durante las ’nochadas’, los menores están propensos al consumo de alucinógenos, riñas con armas blancas y de fuego, así como encuentros sexuales. En la ‘nochada’ del pasado sábado quedó en evidencia por testimonios de menores dados a AL DÍA que hubo hasta personas con armas de fuego en el lugar. “En la fiesta, a un menor lo querían matar y llegó el papá de este con un arma de dotación a cubrirlo para que no lo agredieran”, indicó uno de los asistentes a la fiesta ilegal.

“No es nada nuevo es un proceso que se da desde hace 5 años”, aseguró el expersonero del Distrito de Barranquilla, Arturo García Medrano, quien desde 2017 le viene haciendo seguimiento a este tipo de casos.

Explicó que las ‘nochadas’ no han dejado de existir, sino que se han “clandestinizado”. Dijo que los perfiles de redes sociales de los menores organizadores de estas reuniones han sido más cautelosos en su comunicación “y han servido a la cooptación de jóvenes para grupos delincuenciales del sur de la ciudad”.

De acuerdo con García Medrano, este tipo de reuniones ha cambiado su modo de convocatoria de menores. “Pasaron de usar grupos abiertos de Facebook, a conversaciones privadas por Messenger o inbox, tienen grupos de Whatsapp que hacen su rastreo más complicado para la Policía”.

Miembros de la Policía de Infancia y Adolescencia consultados por AL DÍA indicaron que hay un grupo especial de la Policía encargado de rastrear por redes sociales los eventos y las convocatorias de menores de edad. 

“Estamos pendientes a estas informaciones, una vez se tiene conocimiento de la reunión, se llega al sitio a su verificación, en muchos casos estos eventos si están planeados pero a último momento no se llevan a cabo”, explicó uno de los Policías de este grupo especial para la infancia. “A veces los vecinos confunden fiestas como cumpleaños o quinceañeros que se realizan en la calle con ‘nochadas, pero cuando se llevan a cabo este tipo de eventos, se busca también la intervención de las comisarías de familia y el ICBF”, agregó el investigador consultado.

Las ‘nochadas’ en la mira de la delincuencia

“Hay casos en los que vemos que hay personas que influencian a jóvenes al consumo de sustancias”, continuó agregando el investigador sobre personas que al parecer se dedican a la delincuencia y que buscan influenciar y cooptar a los menores con fines delictivos”. Así lo afirma el expersonero García Medrano al indicar que hay grupos delincuenciales que han sido relacionados con estas fiestas ilegales. “Grupos como Los PVC en el barrio El Bosque, se iniciaron en pandillas que se aglomeraban en los picó, hoy 6 años después de que este grupo de 15 a 20 jóvenes se hizo llamar así, hoy son reconocidos como delincuentes dedicados al hurto y con varios homicidios perpetrados, uno de sus líderes, conocido bajo el alias de ‘Chikibaba’ ha hecho parte del cartel de los más buscados de Barranquilla.   

El caso Pacheco

Un paro cardiorrespiratorio acabó en la madrugada del 11 de agosto con la vida de Samuel José Pacheco Anillo, quien fue baleado la noche del pasado miércoles 7 de agosto, cuando caminaba por la carrera 79 con calle 83, barrio San Salvador, en Barranquilla. 

Pacheco Anillo, según las autoridades, fue tiroteado por alias Cache y Papapu. Los tiros lo impactaron en el abdomen y el brazo derecho. Luego del atentado fue trasladado al Hospital Niño Jesús y después lo remitieron a la clínica Porto Azul, donde murió. Las autoridades informaron que Anillo Pacheco tenía siete anotaciones judiciales, incluyendo dos por hurto.

Fuentes policiales informaron que una semana antes del atentado Anillo Pacheco tuvo una pelea dentro de un billar con el ‘Cache’ (reconocido delincuente) quien lo amenazó de muerte.

Pacheco Anillo era el menor de tres hermanos y deja un niño de un año. Había estudiado soldadura en el Sena.

AL DÍA pudo conocer que colaboradores de la Policía tenían identificado a Pacheco Anillo como el hombre que en su adolescencia era un asiduo asistente a las ‘nochadas’ e integró un ‘combo’ de jóvenes llamado ‘Los Petulantes’. “Él era el administrador de un grupo conocido como Las Hechizadas, integrado por mujeres”, según el informe, las mujeres tenían relación con otros grupos que asistían a estas. 

Los Charoles y sus fiestas

Las autoridades indagan la relación que tiene un picó que al parecer pertenecería a un miembro de la estructura delincuencial Los Charoles que delinquía en el suroriente de Barranquilla.

En 2015, la Policía dio por desmantelada esta banda, integrada por miembros de una misma familia. El 13 de agosto 2015, 25 personas fuern capturadas.

En los allanamientos, la Policía logró el decomiso de200 kilogramos de estupefacientes, tres armas de fuego, 17 celulares, tres vehículos y cuatro motos. 

En su momento a las autoridades llegaron informaciones de que esta banda, tenía el poder de convocatoria gracias al picó en su poder. “Era común ver menores de edad en esas verbenas, las cuales eran organizadas de manera ilegal y promocionadas por grupos de Facebook, integrado por menores”, agregó un investigador de la Fiscalía que participó en los operativos de captura contra este grupo. 

Doble homicidio 

El 4 de enero de 2016 ocurrió un doble homicidio a la 1:10 de la madrugada en la carrera 25 con calle 28, barrio Rebolo. 

Según informaciones dadas por los lugareños del sector, esa noche había sido convocada una fiesta de picó por jovenes patrocinados por la banda Los Charoles.  

En ese sitio se encontraban Julio César Mercado Oyola, de 19 años y Julio Aldair De Moya Soracá, de 18, quienes escuchaban la música de un picó que a esa hora sonaba en la casa de los Charoles.

Tras desmontar el picó, las víctimas se quedaron en el lugar  junto a otras personas cuando a los pocos minutos fueron sorprendidas por dos hombres que llegaron en moto y abrieron fuego contra el grupo.

En el hecho resultó gravemente herido Julio César Mercado Oyola quien recibió cinco tiros, mientras que Julio Aldair De Moya Soracá fue impactado en el cuerpo por seis proyectiles.

Los hombres fueron trasladados por varias personas hasta la urgencia del Hospital de Barranquilla, donde inicialmente falleció Mercado Oyola y minutos después lo hizo De Moya Soracá por la gravedad de las heridas que comprometieron órganos vitales.

El expersonero Arturo García explicó que se han evidenciado más de 65 grupos de jóvenes que por redes sociales buscan puntos de reunión para estas fiestas ilegales, sin el control de adultos responsables. “Las nochadas son una linea delgada para las juventudes que tienen detrás de ellos a grupos delincuenciales que esperan sumarlos a sus filas”, puntualizó.

*Con información de Camilo Bermúdez

Te puede interesar

Compártelo en: