Posible exceso de velocidad en muerte de educadora
El titulo es:Posible exceso de velocidad en muerte de educadora
Foto detalle: 
El accidente de Tania Guillot ocurrió a las 10:50 p.m. del pasado viernes en el kilómetro 97 Vía al Mar sentido Cartagena-Barranquilla, antes de llegar a ‘la Y de los chinos’.
aldia_web
Luis Miguel Arango

Posible exceso de velocidad en muerte de educadora

1.6K

Policía estudia imprudencia en accidente mortal de Tania Guillot; familia pide investigación a fondo.

Tanía María Guillot De Luque era vida, eso se concluye al hablar con quienes la conocieron, amigos o familiares; hoy ya no está, falleció en un penoso accidente de tránsito ocurrido a las 10:50 p.m. del pasado viernes en el kilómetro 97 Vía al Mar sentido Cartagena-Barranquilla, antes de llegar al sector conocido como ‘la Y de los chinos’, jurisdicción de Puerto Colombia.  

Guillot De Luque venía de suelo porteño y se dirigía hacia la capital del Atlántico. Según contaron las autoridades, perdió el control del vehículo, una camioneta negra Toyota Fortuner (IRY-663), se volcó y quedó tendida en el suelo, murió camino a la Clínica Porto Azul. 

Le puede interesar: Fallece mujer que resultó herida en aparatoso accidente en la vía la Mar

“En familia era una mujer muy especial, alegre, el alma de la fiesta a donde quiera que llegara, también lucía así entre sus amigos”, expresó Sandra Guillot Pérez, hermana de Tanía María. “Era una persona que no tenía problemas con nadie, dedicada a su hijo y trabajo”.

Familia pide investigar siniestro 

El capitán Maver Salazar, comandante del Servicio de Tránsito del Atlántico (Setra Deata), le confirmó a AL DÍA que manejan como hipótesis principal un aparente exceso de velocidad por parte de Tania Guillot, escenario que no convence del todo a los familiares de la víctima, quienes piden una investigación profundo en torno al siniestro. 

“Al parecer, por exceso de velocidad, la mujer perdió el control del vehículo, se salió de la vía y colisionó con una señal de tránsito, provocando un volcamiento lateral. La conductora fue trasladada a la Porto Azul, donde falleció”, precisó el capitán Maver Salazar. 

“La hipótesis inicial es un presunto exceso de velocidad, pero aún estamos tratando establecer cuáles son los factores contribuyentes y determinantes del siniestro”, continuó el comandante del Setra Deata. 
La posibilidad de una imprudencia en el manejo de su hija no llena los cuestionamientos de Roberto Guillot, padre de Tanía María, quien arribó desde Riohacha a Barranquilla el jueves pasado por asuntos médicos. 

“Lo que esperamos es que las autoridades esclarezcan el accidente, porque parece que hay algunas inconsistencias en las posibles razones de lo ocurrido. Ella era una persona muy juiciosa, detallista y vimos, por ejemplo, que salirse del carro fue lo que le costó la muerte”, indicó Roberto Guillot. 

“Ella debía tener el cinturón. La mata es el golpe que se da cuando sale del carro y sale por el lado de ella”, añadió el padre de la víctima. 

“Mi hermana era una mujer muy precavida a la hora de manejar, siempre usaba su cinturón, ella manejaba muy bien”, sostuvo Sandra Guillot. 

“Además, en todo esto resulta extraño es que gran parte de la noche ella no llamó, y siempre estaba comunicándose con su hijo, avisando si se demoraba o no, pero esta vez no fue así”, comentó Sandra. 

¡Excelente amiga!

Roberto Habib describió a su amiga Tania como una mujer esplendida, exactamente así. “Era la mamá de los pollitos, porque organizaba todo, se preocupaba por cada uno de nosotros, incluso hace unos días dialogamos sobre la celebración del aniversario de casado con mi esposa, me dijo ‘organicemos eso temprano para que después no me pongas a correr’, porque ella fue quien me arregló la cena el año pasado”.

Habib se conoció hace una década con Tania, el vínculo en común fueron los hijos, quienes estudian en el mismo colegio, desde entonces siempre fueron muy unidos. 

“Ella era demasiado especial con todos, hasta con el que no conocía, una persona humilde, que se daba con todos y siempre en ella había una voz de aliento, porque era muy positiva, creyente de Dios y de la virgen María”, añadió. 

“Hace poco nos fuimos en esa misma camioneta (Fortuner) a la casa de su familia en Riohacha, íbamos ocho personas y nos percatamos lo precavida que era para conducir”, añadió Roberto. 

Humberto De las Salas, gran amigo de Tania, comentó que era tanta la confianza en esta mujer, que “podíamos confiarle a nuestros hijos, porque era como una segunda madre, así de cuidadosa”.

De las Salas recordó las correrías dentro y fuera del país detrás de sus hijos deportistas. “El hijo de Tania y los míos juegan en la selección Atlántico de baloncesto, con ellos viajamos hace poco a Bucaramanga, Medellín, incluso México, porque para ella su hijo era primero, lo acompañaba a todas partes”.

“El pedido a las autoridades es que esclarezcan los hechos porque hay un lapso en el que no se supo nada de ella, que fue entre 6 de la tarde y 10 de la noche y no sabemos qué pasó. Aquí no se trata de irresponsabilidad de ella, sino que algo pasó”, añadió Humberto. 

Gran profesional

Alicia Álvarez Pertuz, docente  de la facultad de Derecho de la CUC, conoció a Tania Guillot hacía 11 años, cuando la segunda ingresó a la institución como docente en el programa de leyes. 

“Al poco tiempo pasó a ser la secretaria académica de la facultad, entonces todos los docentes teníamos que ver con ella, porque manejaba la parte administrativa que nosotros tenemos en torno a nuestro ejercicio profesional. Nunca hubo quejas, siempre se destacó por su entrega”, explicó Álvarez. 

“Fuera del plano laboral era súper chévere, muy  colaboradora, muy amiga, organizaba salida, almuerzos para integrarnos, estaba muy pendiente de que siempre estuviéramos relacionándonos y que no solamente fueran cuestiones laborales”, añadió Álvarez. 

Tanía María, de tres años para acá, trabajaba como coordinadora del Bienestar Universitario de la CUC, también dictaba clases en la facultad de Ciencias Económicas. 

Más sobre Tania

Tanía María Guillot De Luque, la segunda entre seis hermanos, nació en Riohacha, pero se radicó en Barranquilla desde los 17 años tras terminar los estudios como bachiller. Se graduó como abogada en la Universidad del Norte y se hizo magister en derecho comercial en una universidad de Londres. 

Guillot residía con su hijo de 11 años en la carrera 57 No. 77-52, barrio Villa Country. 

Te puede interesar

Compártelo en: