Proceso contra el líder Javier Rojas seguirá en Bogotá por su propio pedido
El titulo es:Proceso contra el líder Javier Rojas seguirá en Bogotá por su propio pedido
Anuncio
aldia_web

Vas por aquí

Foto detalle: 
El líder wayuu Javier Rojas llegó tranquilo al Palacio de Justicia donde lo esperaban para imputarle tres delitos y dejarlo por fuera de las posibilidades de seguir controvirtiendo.
aldia_web
Redacción ALDIA

Proceso contra el líder Javier Rojas seguirá en Bogotá por su propio pedido

164

Trascendió que el líder wayuu aun está en Riohacha y este lunes será trasladado para que se siga en la capital del País.

A la ciudad de Bogotá será trasladado el día lunes el líder wayuu Javier Rojas Uriana, detenido y asegurado en establecimiento carcelario por decisión de un juez de control de garantías de Riohacha, quien  dirigió las audiencias preliminares en las que se encontró suficiente mérito para para decidir la reclusión intramural.

ES CONOCIDO EN TODO EL PAÍS

Rojas Uriana, el mismo personaje que junto a la abogada Carolina Sáchica han logrado visibilizar a nivel nacional e internacional, toda una problemática de hambruna en las comunidades indígenas wayuu que ha dejado cientos de niños muertos por desnutrición en la media y Alta Guajira, fue detenido este viernes cuando llegaba a Riohacha procedente de su natal municipio Manaure, en cumplimiento de una orden de captura que fue expedida desde el 18 de enero, pero que inexplicablemente no se había cumplido, pese a que el ahora imputado no se había ido a la clandestinidad y continuaba desarrollando su vida pública.

HIZO VISIBILIZAR LA HAMBRUNA WAYUU
 
Al líder que ha generado los más grandes debates jurídicos  en diferentes estrados en procura del bienestar la infancia de su etnia le siguen un proceso relacionado  con la presunta apropiación de por lo menos mil millones de pesos en un convenio por $2.223 millones que fue  celebrado entre la Asociación Shipia  Wayúu , donde él aparece como representante legal y el entonces Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (INCODER), entidad que  según un informe de la Fiscalía , habría aportado $1.448 millones del total del dinero dispuesto.

Dice la misma Fiscalía que el objeto de ese convenio  era realizar el proyecto de desarrollo rural con aplicación de enfoque étnico diferencial a favor de 31 comunidades del pueblo wayuu, que en ese momento integraban 200 familias afiliadas en la Corporación Shipia Wayúu, para el fortalecimiento de la economía tradicional en el resguardo de la alta y media guajira. Además del probable desvío en los recursos, la fiscalía plantea la probabilidad de que no se hubiera dado una liquidación efectiva del convenio.

GESTO DE BUENA VOLUNTAD

El director de Fiscalía en La Guajira Juan Mauricio Berrío, confirmó que el procesado seguía en Riohacha y que como un gesto de buena voluntad, se había decidido entre las autoridades, por solicitud del mismo Rojas Uriana, que se produjera su traslado a la capital del país, pues es en Bogotá, donde se encuentra su esposa y otros familiares.

Berrío Salamanca indicó que no podía dar mayores detalles, pues se trata de un proceso priorizado por la Fiscalía General de la Nación, en el que deben actuar con suma discreción. “Tenemos en la regional de La Guajira este proceso y el de los muchachos del CTI que están detenidos e investigados, donde no es posible entregar mayores detalles a los medios para que no se afecte la investigación.

Sin embargo, este diario pudo conocer que el mismo proceso de Rojas Uriana hay por lo menos tres órdenes de captura más que no han podido ser ejecutas.

HIZO MÁS DENUNCIAS CONTRA EL ICBF

El detenido líder wayuu, hizo claridad en el sentido de que hay una persecución en su contra para hacerlo callar por todas las denuncias que ha hecho en Colombia y fuera de ella sobre la muerte de cientos de niños por hambre en su territorio y añadió que acaba su organización de solicitar ante las instancias judiciales cerca de 200 incidentes de desacato del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) por no haber cumplido con las sentencias dela Corte Constitucional que fueron expedidas para el amparo cautelar de las comunidades wayuu. También por el no cumplimiento de las medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  en favor de los aborígenes de la etnia wayuu.

En su defensa plantea que el dinero que los investigadores presentan como sustraído es el aporte simbólico de dinero en el convenio con Incoder, donde se le dio precio a las horas de trabajo de la comunidad wayuu que participó de la contratación, pero esa plata no ingreso como tal, explicó

APOYO DE LIDERESA WAYUU

Leonor Viloria, una lideresa reclamante de tierras en la comunidad Santa Rosa, cerca del perímetro urbano de Riohacha, dijo que ella cree en la buena fe y honestidad de Rojas Uriana, pero deben acatar y respetar la decisión jurídica tomada en su contra. La mujer wayuu lo que sí reclamó fue la misma celeridad que se aplica en el proceso contra el líder capturado, para los procesos investigativos que según ella ‘se congelaron’ por los homicidios cometidos contra otros líderes wayuu y citó los casos de Luis Socarrás, asesinado por reclamar derechos en salud, la desaparición en 2008 de Juan Humberto Epiayú en la comunidad Santa Rosa; el crimen de Luis Guillermo Paz Pana, la muerte de Raúl Antonio Paz Jusayú, el crimen de Juana Almazo y todos los contratos irregulares que se denunciaron en los programas de asistencia social del ICBF, donde todos los implicados están en libertad.

Te puede interesar

Compártelo en: