Velan a un anciano en plena calle de brisas de los nevados
El titulo es:Velan a un anciano en plena calle de brisas de los nevados
Anuncio
Foto detalle: 
Los vecinos de Carlos Adolfo Castro Hernández velan en plena vía pública los restos del hornero fallecido hace días.
aldia_web
Agustín Iguarán González

Velan a un anciano en plena calle de brisas de los nevados

660

Buscan $2.700.000 para darle una digna sepultura.

La falta de recursos económicos para sufragar los gastos fúnebres, llevó a los habitantes del barrio Brisas de Los Nevados, al suroriente de Santa Marta, a velar a un anciano que la comunidad había adoptado hace 9 años y que falleció víctima de una enfermedad que desde hacía años lo aquejaba.

De 83 años, Carlos Adolfo Castro Hernández, un hornero  de oficio,  oriundo del Carmen de Bolívar, murió al lado de sus amigos, quienes  lo acogieron luego que anduviera caminando las calles sin horizonte definido.

Mayarlis Pinto, en cuya casa el anciano pernoctaba en una hamaca, manifestó que aunque lo llevaron a una funeraria, le dijeron que los costos pactados en un acuerdo  no alcanzaban para costear velación y menos para sepultarlo en bóveda.

Indicó que para ello se requerían 2 millones 700 mil pesos  y no lo tenían, por lo que decidieron colocar el ataúd en la calle en espera de despertar sensibilidad y encontrar benefactores que contribuyan con dinero para darle una digna sepultura.

“Solo reunimos 300 mil pesos, los cuales fueron utilizados para preparar el cuerpo  por un poco más de 24 horas, que se cumplirán a las 6:00 am del jueves”, comentó.

Indicó que prácticamente los entes del Estado le han dado la espalda. “En la Alcaldía nos dijeron que en los actuales momentos no tienen convenio con funeraria alguna”, añadió.

María Navarro, recuerda que a “El Abuelo”, como le llamaban en el barrio nunca le conocieron familiares. “Alguna vez nos comentó que tenía hijos pero no supo dar más explicaciones”, comentó.

Dijo que cuando el anciano llegó al barrio aún elaboraba hornos de carbón, pero el estallido de un petardo en una casa de este sector, lo afectó a él debido a que varias esquirlas le causaron lesiones en una de sus piernas. Por eso tenía que apoyarse con bastón.

Fue a partir de ese percance que el bario lo acogió y especialmente Mayarlis y María. “Era muy querido por los vecinos”, dijo sollozante.

Los vecinos de la carrera 20 con calle 50 esperan que por lo menos las notas de prensa sirvan para “ablandar los corazones”.

Te puede interesar

Compártelo en: