¡Situaciones incómodas en el sexo de las que no se habla!
El titulo es:¡Situaciones incómodas en el sexo de las que no se habla!
Anuncio
Foto detalle: 
EL sexo no es tan glamoroso como se muestra en las películas para adultos.
aldia_web
Redacción ALDIA

¡Situaciones incómodas en el sexo de las que no se habla!

717

Al momento de la intimidad las cosas no resultan igual que en las películas porno.

La fantasía del sexo es algo en lo que se piensa desde inicios de la adolescencia, pero que puede verse distorsionada por los estereotipos reales que caracteriza el momento sexual, como una escena perfecta y no, la vida real es todo menos una película.

Y precisamente al respecto, un curioso lector nos escribió lo siguiente: “Respetado Don Juan, tengo 25 años y actualmente no tengo una relación, pero conversando con algunos amigos acerca de lo diferente que es la sexualidad a lo que muestran videos para adultos, nos gustaría saber cuáles son los momentos más incómodos que se pueden tener durante el sexo”.

En muchos casos por no decir en la mayoría, pasarán cosas que no se tenían previstas. En las cintas de cine la pareja se encuentra y el momento es lento, con movimientos perfectos y el recuerdo con el que se quedan es de pasar un momento único y perfecto. Pero lo que sucede en la realidad suele ser más complicado y con momentos bochornosos.

Estas son algunas situaciones que con más frecuencia de lo que se cree pasan y de las que no se hablan por lo incómodo que puede llegar a ser. 

Sudor 

La transpiración durante el sexo en algunos casos no se parece nada a lo que sucede en una película.  Algunos esperan algo de sudor, pero lo que no se tiene previsto es que son muchas las personas que sudan excesivamente.

Según la ciencia y en varios estudios se ha encontrado una similitud entre el acto del coito y hacer ejercicio, pues los movimientos y la aceleración del corazón queman una cantidad considerada de calorías y esto sin contar el contacto constante con un cuerpo que normalmente en actividad media puede desprender lo equivalente a 209 vatios de energía. 

El sudor llega a ser incómodo para algunos, ya que se puede escapar en gotas y estas caer directamente sobre el cuerpo del otro, para algunos algo no tan asqueroso pero quienes se imaginaban una experiencia menos húmeda no pueden estar más equivocados.

Sexo en la ducha

De seguro es una de las fantasías que la mayoría ha experimentado. Se ha visto en miles de películas en la que una pareja entra a una ducha y empieza a dejar que las cosas fluyan pero la realidad es que no todo fluye.

Lo primero es que el agua resta fricción entre los cuerpos lo que hace que la sensación sea menor, además, también disminuye la lubricación y puede que la penetración se vuelva incómoda.

Caras y risas

Nuestras facciones pueden que jueguen en contra durante el coito, no todos tienen un rostro diseñado para lo que se siente en el acto sexual, en especial cuando se llega al orgasmo. Morderse los labios, cerrar los ojos, y demás gesticulaciones, puede que le causen cierta gracia al otro, mientras la persona que las hace debe sentirse plena porno.

Son cosas que no se hablan, pero que siempre se llevan en los recuerdos.

Ruidos incómodos

Gases, fricción y por qué no, una cama mal ajustada, son de las cosas que la mayoría ha tenido que soportar en el momento súper romántico del sexo. Están las flatulencias vaginales o las estomacales, que juegan una mala pasada, pues precisamente ocurren en los momentos más silenciosos.

Estos instantes no son temas de conversación, pero son tan comunes dentro de la sexualidad y la intimidad de pareja, que nadie se libra de experimentar alguno de ellos a lo largo de su vida sexual.

Aquí se habló de:

Te puede interesar

Compártelo en: