Farid Leonardo la voz prodigio del vallenato
El titulo es:Farid Leonardo la voz prodigio del vallenato
Foto detalle: 
Farid Leonardo en las instalaciones de Al Día, Barranquilla.
aldia_web
Redacción ALDIA

Farid Leonardo la voz prodigio del vallenato

205

Sueña con estudiar música y aprender acordeón.

Farid Leonardo Ariza Baltazar es un niño oriundo de una vereda humilde Chimichagua - Cesar, llamada Sabana de Juan Marco.

Inició en el canto a la edad de tres años, cuando su padre le ponía canciones de grandes juglares que poco a poco se fue aprendiendo y que luego las cantaba en las reuniones familiares.

Es amante del Vallenato y un fiel admirador de Silvestre Dangond, tanto así que la primera canción que se aprendió  fue “El Glu Glu”.

A la edad de 8 años, ya cuenta con reconocimiento por parte de los artistas, tanto así que lo han invitado a subir a tarimas en  shows de Carlos Vives, Iván Villazón y Farid Ortíz en diferentes municipios de la región caribe.

El niño es un apasionado en cuanto a sueños se refiere. Más allá de solo cantar, quiere estudiar y prepararse como un gran músico y manifiesta que le gustaría tener una beca en la academia del Turco Gil.

“Mi mamá no tiene plata para llevarme a una escuela de música, mi mayor deseo es que el Turco Gil me regale una beca y así yo poder estudiar música y también aprender a tocar acordeón como mi hermano, el me enseña, pero yo quiero estudiar en una escuela para poder ser un gran músico.”

Farid habla con gran admiración de su hermano, porque lo motiva con el instrumento que más le gusta, el Acordeón. Pero la vena musical la hereda por parte de su bisabuelo, el Gran Samuelito Martínez un juglar oriundo de la Loma - cesar, quien al igual que Farid, su aprendizaje lo heredó de sus familiares que lo inculcaron poco a poco, llevándolo a parrandas vallenatas donde lo enseñaban a tocar acordeón, versear y componer.

Farid Leonardo, como lo conocen todos, quiere ser mejor que su bisabuelo y llegar donde el no llegó, principalmente,  a otros países como su amado ídolo Silvestre. El más grande sueño después de estudiar es poder conocerlo y que algún día le permita compartir tarima con el.

“Yo quiero estar en una tarima con Silvestre, cantando todas sus canciones porque todas me las sé" dice jocosamente el niño. Su madre, Geraldin una luchadora incasable lo lleva a todas sus presentaciones y no deja de tocar puertas para él.

Con información de: Por: Isabel Garrido Galicia.

Te puede interesar

Compártelo en: